lunes, 12 de enero de 2015

Bolivia prevé complicaciones por caída de precios internacionales de petróleo

René Quenallata Paredes (XINHUA)

La dramática caída de los precios internacionales del petróleo no afectó a Bolivia en su crecimiento al cierre del año, ni lo afectará hasta mediados de 2015, pero si ese descenso continúa, tendrá efectos a partir del segundo semestre de la nueva gestión, coincidieron el gobierno y expertos economistas.

Las versiones del gobierno boliviano perfilan que con un precio de 50 dólares por barril de petróleo en 2015, se calcula un efecto negativo de 100 millones de dólares, aunque otra versión del Ejecutivo asegura un ahorro de similar monto anual por la subvención de carburantes.

Sin embargo, algunos analistas y ex autoridades como el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997) consideran que la bonanza económica terminó y que 2015 será muy complicado para la gestión de Evo Morales.

En cambio, el presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, dijo que la caída de los precios internacionales del petróleo no afectará a Bolivia en los próximos meses de manera significativa, debido al sistema de cálculo de los precios del gas de exportación a Argentina y Brasil.

Sin embargo, advirtió que si la disminución continúa al mismo ritmo el próximo año "la situación podría tornarse más delicada".

Recordó que los precios del gas boliviano de exportación están ligados a tres derivados del petróleo y son fijados con base en el promedio del trimestre anterior, en el caso de Argentina, y al último semestre, en el caso de Brasil, lo que amortiguará el impacto en 2015.

"Bolivia no es un país autárquico, es parte de la economía mundial y, por lo tanto, vamos a sentir los efectos de la caída de los precios, pero en una primera fase van a ser muy leves.

"Si continúa la caída, por supuesto que vamos a sentir los efectos en términos de ingresos para el país, pero no en los términos de crecimiento, porque la economía deber dinamizarse internamente", señaló.

El ministro de Economía, Luis Arce, consideró que si bien se reducen los ingresos para el país por renta petrolera destinada a gobernaciones, municipios y universidades, no es vital para la economía interna, pues tiene otros componentes, como que el gobierno inyecte recursos para dinamizar la economía, con apoyo de las reservas internacionales.

La dinámica, el comportamiento y la bonanza que se tiene en Bolivia, permite poner varios elementos que blindan, dan seguridad y confianza al conjunto de la población boliviana en el modelo económico que se construyó en el Estado Plurinacional.

En ese sentido, la economía boliviana tendrá efectos menores, manifestó por su parte el economista Luis Ballivián.

Fluctuaciones de precios

La economía de Bolivia en el periodo del gobierno de Evo Morales no ha sido manejada por la fluctuación de los precios internacionales de los recursos naturales como del petróleo y los minerales, porque ha sabido vigorizar su crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) con creciente demanda interna y los presupuestos récord de inversión pública.

Estas son las apreciaciones del ministro de Economía y Finanzas, quien manifestó que la política de estabilidad y crecimiento ponen a Bolivia entre las primeras economías de la región, porque ha sabido enfrentar en la última década momentos complicados de crisis internacional y baja de precios de las materias primas.

Analistas consideran que la baja del petróleo no debiera ser una novedad ni ser dramático, aunque coinciden que el próximo año el país se verá mermado en sus ingresos por la venta del gas natural a Brasil y Argentina, que están en un promedio anual de 5.500 millones de dólares.

El ministro Arce afirmó que el gobierno nacional ha manejado "adecuadamente" periodos en que los precios estuvieron buenos, pero también cuando los precios cayeron.

En 2013, con semejantes descensos de precio, Bolivia creció 6,8 por ciento. En 2014, el funcionario señaló que se espera al menos 5,9 por ciento, mientras que las economías de otros países que dependen de las materias primas tienen descensos mucho más bruscos en sus economías, porque son dependientes de los precios internacionales.

Asimismo, ratificó que seguirán incrementando la inversión pública productiva en el Presupuesto General del Estado para que continúe dinamizando la economía nacional en un contexto donde hay crisis internacional, en un contexto de tercer año consecutivo de caída de precios de los minerales y del petróleo.

Para Bolivia, a decir del ministro, no es ajeno ni es novedad que los precios de las materias primas estén cayendo, porque "hace cuatro años atrás los precios fluctúan de subidas y bajadas y no ha afectado nuestro crecimiento promedio por encima del 5 por ciento".

El ministro recordó que en el año 2008-2009, la más drástica caída de precios fue de 145 dólares a 30 dólares el barril de petróleo. "Estamos hablando de 115 dólares de caída por barril del petróleo".

A principios de 2011, el barril de petróleo llegó a 113 dólares, y se desplomó a 75 dólares.

Manifestó que, por si fuera poco, en 2012 también hubo una fluctuación de 109 dólares a 77 dólares, pero Bolivia mantuvo crecimiento en promedio de 5 por ciento.

mayor inversión

El presidente Evo Morales manifestó que Bolivia cuenta con un colchón financiero solvente y un plan de inversiones agresivo para enfrentar la caída de precio del petróleo, por lo que este panorama no le "asusta".

"Después de algunas consultas, no tenemos miedo a la caída de los precios del petróleo, vamos a garantizar mayor inversión especialmente el tema productivo. Los equipos de trabajo van a activar un plan de cómo enfrentar esta situación económica que viene desde los otros continentes", declaró Morales.

Según las perspectivas de Morales, se prevé combatir la baja del petróleo incentivando la producción agropecuaria y su exportación.

Además el ministro de Economía dijo que otra estrategia para contrarrestar la caída del crudo es con mayor volumen de producción y exportando más.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.