martes, 6 de enero de 2015

Crisis capitalista: Petróleo y recesión mundial

AGENCIA WALSH

Los precios del petróleo se derrumbaron un 50% en 6 meses. ¿Porque se produjo esto? Economistas, analistas y funcionarios defensores del capitalismo dicen que es por las "leyes del mercado", producto del “nuevo rol” productor de Estados Unidos que ha provocado una sobreoferta. O que es producto de la suba del dólar, o que Arabia Saudita empuja el precio a la baja. Pero todos estos argumentos no pueden explicar semejante caída, las "leyes del mercado" no pueden explicar un derrumbe tan brutal en 6 meses. Lo que explica este enorme derrumbe es el comienzo de la recesión global en la economía mundial debido a la crisis del capitalismo

Veamos los índices que muestran como el precio del petróleo perdió más del 50% de su valor en 6 meses, primero el West Texas Index (WTI) que pasó de 107,26 dólares en 20 de junio del 2014 a 52,69 dólares el barril en enero 2015. Y luego el índice Brent, del Mar del Norte en Europa que pasó de 114,81 dólares en junio del 2014 a 53,2 dólares el barril en enero 2015. La caída es la más aguda desde que estalló la crisis del capitalismo.

¿Porque se produjo esto? La caída de los precios del petróleo es una expresión espectacular de la caída en recesión global en la que está la economía capitalista mundial producto de la crisis del capitalismo.

Economistas, analistas y funcionarios defensores del capitalismo intentan explicar la caída del precio del petróleo por otras razones intentando ocultar la crisis que estamos viviendo. Sus explicaciones se apoyan en hechos ciertos, pero que no pueden explicar semejante derrumbe.

Funcionarios y analistas de las Corporaciones Multinacionales como JP Morgan Chase dicen que entre las razones que explican el derrumbe en los precios del crudo se encuentra el hecho de que Estados Unidos se ha convertido en productor neto ya que aumentó la producción de petróleo gracias a la explotación del llamado "shale", y la incorporación del fracking, lo que le permitió un aumento de la producción del orden de los 3,9 millones de barriles de crudo por día.

Si bien los hechos son ciertos, este argumento es falso porque habiendo aumentado notablemente la producción con las nuevas técnicas, aun así Estados Unidos continua necesitando de importar el 30% de lo que necesita. Es decir la economía de Estados Unidos requiere de millones de barriles extra, y si la economía mundial creciera a todo vapor, el petróleo mantendría su precio sin problemas porque habría suficiente demanda global. No está aquí la explicación del brutal derrumbe.

A estas explicaciones se suman otras, por ejemplo quienes intentan explicarlo vía las “internas” en la OPEP (el cartel que agrupa a los países petroleros), la guerra civil en Libia, o el avance de ISIS en Irak. Sin embargo estos hechos lejos de derrumbar el precio deberían aumentarlo, porque esas guerras civiles dificultan la producción y la exportación “normal” de barriles. El mundo tendría poco acceso a los barriles y la demanda insatisfecha pondría los barriles por las nubes como ocurrió hasta ahora. Este argumento no es válido tampoco.

Otras explicaciones hacen referencia al rol “conspirativo” de Arabia Saudita. Es cierto que los sauditas especulan recortando su producción, con lo que ganan participación en el mercado porque en la medida que bajan los precios, les arruinan la vida a sus competidores, sobre todo a los de Texas que necesitan de un precio alto del petróleo para poder financiar la costosa técnica de fracking. Asentada en sus enormes reservas del orden de los 800 billones de dólares, Arabia puede dejar caer el precio hasta por debajo de los 40 dólares, con lo cual debilitan a Irán, su rival regional, y a Rusia. Sin embargo, tampoco a Arabia le conviene el derrumbe petrolero, tarde o temprano, los bajos precios exponen al golpe a su propia industria y a la de los países de la OPEP con los que tienen intereses en común.

Además las internas y pujas en la OPEP son permanentes, no puede ser esa la razón por el derrumbe brutal que en menos de 6 meses se ha registrado en el precio del petróleo. Es decir, los argumentos de economistas, analistas y funcionarios defensores del capitalismo se basan en hechos ciertos pero no alcanzan para explicar la magnitud de lo que está sucediendo. Pero el hecho que sí es cierto, y no ocurre todos los días, es que comenzó en el 2014 una recesión y depresión de la economía mundial, que hundió globalmente las economías más importantes del planeta, lo cual constituye la explicación central del derrumbe de los precios en la industria del petróleo y en la energía mundial.

El fin del QE3 llevó a la economía mundial a la recesión

El petróleo es una de las mercancías que refleja con mayor fidelidad la actividad económica. Producto de que es la fuente de energía más importante que consume hoy la humanidad, cuando la producción y el intercambio obtienen impulso, el precio del petróleo tiende a subir, porque sube la demanda global de energía. Pero si la economía atraviesa una depresión, y la producción global se estanca, la demanda cae y con ello el precio del barril. Aunque ha habido excepciones en la oscilación de los precios por motivos de especulación, o de pujas en la OPEP, la tendencia más general de los precios siempre está marcada por los movimientos fundamentales de la economía.

¿Y cuál es el movimiento de la economía hoy? La recesión. La crisis del capitalismo atraviesa una coyuntura en que las economías más importantes del planeta están en recesión. Los llamados “BRICS”, (en inglés “ladrillos”, Brasil, Rusia, India China, Sudáfrica) los países que se suponía eran la locomotora que sacaba al capitalismo de la crisis, están en recesión. China, la economía más grande del mundo y factoría global, cayó del 14% a menos de 7% que para China es considerado recesión. Su gobierno miente sobre las crisis, y oculta los enormes salvatajes que están inyectando en la economía.

La caída de China derrumbó la demanda mundial del petróleo y hundió el precio del barril, arrastrando a todos los BRIC’S. India, cayó del 9,2% al 3%, Brasil a un 0,8%, Sudáfrica que es el 40% de la economía de África crece al 1% en recesión, y Rusia en recesión inyectando desesperados salvatajes. La caída delos BRIC’S derrumba las economías de todos los países en vías de desarrollo, pero además las economías capitalistas más importantes también están en recesión. Francia se hundió al 0%, Europa están en recesión con la única excepción de Alemania cuya economía se está desacelerando, y traslada la crisis a Europa del Este.

Japón está en recesión, y a pesar del mega salvataje iniciado en 2013 no logra llegar al 2% en el que estaba en el 2007, cuando empezó la crisis. La verdadera locomotora del capitalismo mundial que es la economía de Estados Unidos crece 1,7% anual en el 2014, como promedio de trimestres de 4% y 5% y el 1er trimestre de -3%. Pero estos trimestres de 4% y 5% se lograron merced a salvatajes que se inyectaron durante más de un año y medio de 85 mil millones U$S. Este salvataje global que implementó la Reserva Federal de los Estados Unidos evitó que la economía globalmente cayera en recesión durante 2 años, entre 2012 y 2014.

Pero fue un operación muy peligrosa, porque implicó la emisión de enormes masas de capital ficticio de alrededor de 4 billones U$S que dispararon la inflación mundial, y peligrosas y enormes maniobras financieras que incrementaron el peligro de estallido de varias burbujas especulativas. Tras evitar el derrumbe durante 2 años, inflar artificialmente ganancias para Wall Street, la Fed debió retirar los salvatajes por los riegos que esta maniobra aparejaba para el capitalismo global.

Y de este modo, en la medida en que el salvataje global era retirado la economía mundial fue entrando en la recesión: En junio los precios del petróleo comenzaron su descenso, en octubre cesó el QE3 y en diciembre la caída en los precios del barril totalizó un 50%. Hace un año, en el artículo "La encrucijada del capitalismo" explicamos que el capitalismo se enfrentaba a una encrucijada: Debía salir del QE3, y a la vez hacerlo sin que la economía mundial se sumerja en una absoluta depresión.

El QE3 finalizó, y mientras los salvatajes continúan en Europa, China, y Japón, la economía se hunde en la recesión, sin que lo salvatajes hagan más que postergar el colapso. La caída de los precios del petróleo son la expresión de este movimiento profundo que la economía mundial capitalista está sufriendo. Este "congelamiento" global de la economía, la recesión que puede transformarse en depresión, fijará el rumbo de los acontecimientos políticos, económicos y sociales del mundo, y agudizará la crisis más grande en la historia del capitalismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.