jueves, 29 de enero de 2015

Cuba y Estados Unidos: Pasos de un largo camino

Nuriem de Armas (PL)

La cooperación en diferentes áreas, la definición de posturas políticas, los pasos y los principios a seguir para el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos centraron las conversaciones recién concluidas entre ambas naciones.

El Palacio de las Convenciones de esta capital acogió este 21 y 22 de enero el encuentro con que se dieron los primeros pasos en un proceso, que ambas partes consideraron que será largo.

Coincidieron además en que las citas se desarrollaron en un ambiente positivo y constructivo.

Las delegaciones identificaron potencialidades para establecer o ampliar la cooperación bilateral, como el enfrentamiento al narcotráfico, al terrorismo y a las epidemias.

Bajo el precepto del respeto mutuo, las partes fijaron sus posiciones acerca de temas como los derechos humanos, sobre el que Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, quien encabezó la delegación cubana, ratificó que existen profundas diferencias entre los dos países en esa materia.

Vidal insistió en la propuesta de su país de sostener un diálogo con Estados Unidos para abordar a nivel de expertos las visiones sobre este asunto.

Por otra parte, en un comunicado de prensa, la delegación cubana a estas negociaciones expresó serias preocupaciones sobre la falta de garantías y de protección a los derechos humanos en Estados Unidos.

El texto enfatiza en la persistente ilegalidad de las detenciones en la cárcel de la base naval norteamericana en Guantánamo y los reconocidos actos de tortura que allí se cometen contra los prisioneros.

En el documento, Cuba propuso sostener un diálogo respetuoso y sobre bases de reciprocidad acerca de esta materia en el futuro, a partir de las experiencias cubanas en el disfrute de los derechos humanos y su contribución a la mejoría de estos derechos en muchos países del mundo.

Asimismo, los representantes de Cuba y Estados Unidos intercambiaron criterios sobre los procedimientos para restablecer las relaciones diplomáticas en una fecha por determinar y decidieron continuar las conversaciones sobre este tema, con vistas a definir los pasos que deberán darse para la apertura de las respectivas embajadas y la realización de visitas de alto nivel.

La parte cubana abordó los temas que deberán ser resueltos en el proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, en particular el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Washington contra La Habana.

Por su parte, la secretaria asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental Roberta Jacobson, quien presidió la delegación estadounidense, señaló que este será un proceso largo y no se limita al restablecimiento de dichos vínculos y de embajadas en las dos capitales, sino que requiere el cumplimiento de otros requisitos prácticos.

No existe una lista o modelo a seguir, se irá realizando por acuerdo mutuo entre ambas partes y se realizarán otros encuentros en el futuro próximo debido a que hay profundas diferencias entre ambas partes, aunque se dieron pasos concretos en la dirección que se busca, dijo.

En el área de la cooperación las delegaciones pasaron revista al estado del intercambio en varios temas, como la seguridad aérea y de la aviación, y la respuesta a derrames de hidrocarburos, en tanto exploraron las potencialidades para ampliar la cooperación.

La propuesta cubana busca sostener un encuentro para definir las modalidades de intercambio con vistas a enfrentar de manera efectiva y eficaz el virus del ébola, así como la disposición a desarrollar intercambios con sus contrapartes estadounidenses sobre monitoreo sísmico, áreas marinas protegidas e hidrografía, e investigaciones conjuntas sobre especies marinas.

Además, para establecer cooperación científica en un grupo de áreas como la protección del medio ambiente, la mitigación de los efectos del cambio climático y la prevención de desastres naturales.

Los representantes cubanos trasladaron también la disposición de Cuba a discutir la delimitación de la Dona Oriental en el Golfo de México y se interesaron por los próximos pasos para la implementación de un Plan Piloto para restablecer el servicio de correo postal entre los dos países.

Vidal expresó confianza en que Estados Unidos y Cuba encuentren la manera de convivir pacíficamente, pese a las profundas diferencias existentes.

Confió en un futuro mejor para nuestros países. Somos naciones vecinas con profundas diferencias, pero hemos visto cómo países con profundas diferencias pueden convivir civilizadamente, en función de encontrar soluciones a problemas comunes, afirmó a la prensa.

Conversaciones migratorias

El 21 de enero inició el encuentro dedicado a la revisión de los acuerdos migratorios establecidos en 1994 y 1995, y que desde ese último año se desarrollan con frecuencia bianual para evaluar los convenios sobre el tema.

Las conversaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos fueron calificadas de constructivas pese a que permanecen sin cambios la Ley de Ajuste Cubano y la política pies secos-pies mojados.

La diplomática que representó a la isla, enfatizó en conferencia de prensa que estas regulaciones impuestas son contrarias a la letra de los acuerdos migratorios bilaterales.

Consideró que la permanencia de la política de pies secos-pies mojados y la Ley de Ajuste Cubano "continúan siendo el estímulo principal a la emigración ilegal, al tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares a Estados Unidos desde terceros países de ciudadanos cubanos que viajan legalmente al exterior".

La representación norteamericana estuvo encabezada por el subsecretario asistente del Buró para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee.

Vidal comentó que esas medidas confieren solo a los ciudadanos cubanos un trato diferencial, exclusivo y único que no reciben otros, por lo que es un elemento que anima esas salidas ilegales.

Señaló que está en manos del ejecutivo estadounidense decidir sobre la forma en que se aplican esas políticas aún cuando la eliminación de la Ley de Ajuste Cubano sí depende de una decisión del Congreso de esa nación.

Durante el diálogo se identificaron avances en el cumplimiento de acuerdos migratorios sobre la entrega de no menos de 20 mil visas anuales, así como un incremento en el otorgamiento de visas temporales, explicó.

Subrayó el aumento de la cooperación y comunicación entre agencias competentes para enfrentar la trata de personas, el contrabando de emigrantes y el fraude migratorio.

Las partes acordaron hacer un encuentro técnico para tratar temas como el fraude de documentos, apuntó Vidal al tiempo que destacó la coincidencia en lo favorable que resultaron los intercambios recientes entre el servicio de guardacostas norteamericano y tropas guardafronteras de Cuba.

Agregó que la isla rechaza además la política de alentar a especialistas cubanos a abandonar sus misiones en terceros países, lo cual -afirmó- es una práctica censurable de robo de cerebros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.