martes, 20 de enero de 2015

Derecha chilena intenta cortina de humo sobre escándalo

Fausto Triana (PL)

El financiamiento ilegal a campañas políticas en Chile puso contra las cuerdas a la derecha, empecinada en lanzar cortinas de humo con maniobras contra el Gobierno y los partidos en el poder.

Una encuesta de opinión de la firma Cadem reveló que, no obstante, la incredulidad se instaló definitivamente en la opinión pública, con más del 80 por ciento de las personas consultadas escépticas de la clase política.

Precisamente la senadora Ena von Baer, de la Unión Demócrata Independiente (UDI) obtuvo las peores notas en los sondeos, con el 88 por ciento de la ciudadanía que no le cree respecto a los aportes irregulares del grupo financiero Penta

Luego de contrapunteos y desmentidos, todo indica que las evidencias presentadas por el Servicio de Impuestos Internos (SII) de Chile resultaron indiscutibles y el asunto pasa ahora por los mea culpa o las explicaciones justificativas.

Conocido como el caso Penta, o Pentagate, el escándalo abarca uso de boletas de honorarios falsas, obtención indebida de devoluciones de impuestos y omisiones en declaraciones de impuestos de renta.

El presidente de la UDI, Ernesto Silva, tampoco sale bien parado en la encuesta que señala a un 84 por ciento de los consulados que tampoco le cree. Así la lista de desconfianza salpica a varios políticos de derecha.

Sin embargo, lejos de replegarse, la Alianza (que integran la UDI y Renovación Nacional-RN), optaron por contraatacar en busca, según la óptica de la administración de Michelle Bachelet, de un "empate" en los financiamientos ilegales.

Así, la emprendieron contra la campaña electoral de la propia mandataria y luego de varios intentos, se enfilaron ahora hacia una cena en un yate en Nueva York donde supuestamente hubo contribuciones foráneas.

La insistencia llevó a una comisión del Congreso a permitir la citación al ministerio de Exteriores, Heraldo Muñoz, para dar explicaciones y así zanjar el entuerto creado por la UDI.

No satisfecho, la principal organización opositora atacó transversalmente a la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual, curiosamente afiliada al Partido Comunista (PCCh).

Pascual fue emplazada por presuntas injerencias en el proyecto de ley para aplicar el aborto terapéutico en Chile. Y como los cañones están enfilados hacia la izquierda, dos diputadas también son ahora cuestionadas por la UDI.

Las carismáticas Karol Cariola y Camila Vallejo, ambas ex dirigentes estudiantiles e integrantes del PCCh, fueron acusadas por la UDI de haber recibido financiamientos ilegales desde Francia.

Empero, dirigentes estudiantiles se manifestaron ayer ante la sede de la UDI para pedir la inhabilitación de "parlamentarios corruptos".

Hay parlamentarios que tienen conflictos de intereses en el debate de las reformas que buscan igualdad y por eso deben inhabilitarse porque no están a la altura, declaró Ricardo Paredes, vocero de la coordinadora de estudiantes secundarios.

Entre los involucrados recientemente en el caso Penta aparecen el ex diputado de la UDI Cristián Letelier, la senadora Von Baer (UDI) y el ex parlamentario Alberto Cardemil (RN).

Por delito tributario, el SII presentó la demanda contra Pablo Wagner, precisamente subsecretario de Minería en el Gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014) y su cuñada, María Carolina de la Cerda.

El diputado de la UDI Iván Moreira reconoció irregularidades a la hora de recibir fondos a su campaña para acceder a un escaño en la Cámara Alta, representando a la Región de Los Lagos. Sus palabras contrariaron a su partido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.