viernes, 23 de enero de 2015

El 14 de enero de 1959 se produjo la toma del frigorífico Lisandro de la Torre: La insurrección de Mataderos

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

M.H.: Gerardo Bavio habías hecho referencia en nuestro último programa al gobierno de Frondizi, apuntamos a ese período porque queríamos abarcar algunos temas que se suceden durante ese gobierno entre ellos la toma del frigorífico Lisandro de la Torre. Pero hay algo previo, durante todo ese período que gobierna Frondizi, posterior a la Revolución Libertadora, aparece lo que se denomina el Neoperonismo ¿en qué consistía y quiénes eran los neoperonistas?

G.B.: La respuesta es muy diversa pero una de las formas que tuvo la caída de Perón, porque los enemigos del peronismo, más que nada los enemigos del proyecto nacional y popular que querían rechazar cualquier posibilidad de un Estado guía, presente, y de una política que favoreciera a los sectores trabajadores, querían eliminar todas las legislaciones que eran fruto del peronismo, fue uno de los objetivos de la mal llamada “Revolución Libertadora”, porque fue una involución, una reacción conservadora, no tuvo nada de libertadora.
Hay hechos fundamentales que tuvieron lugar en la época de Frondizi, la restitución de Argentina al Fondo Monetario Internacional bajo las indicaciones del neoliberalismo propio de la época. El gobierno de Frondizi había ganado las elecciones con un discurso crítico a todo eso, sin embargo traicionó las convicciones y las promesas que había hecho durante la campaña y que formaban parte del pacto Perón-Frondizi, como hemos analizado en alguna emisión anterior, que se firma mediante la gestión de Rogelio Frigerio, John William Cooke, Perón y Frondizi.
Ese fue un pacto que no se cumplió, Frondizi no solo traicionó el pacto con Perón, sino también a la opinión que lo llevó al poder, al voto que logró captar a través de la campaña, porque ésta se había hecho contra el continuismo que representaba Ricardo Balbín y la posibilidad de una crítica a la política de la llamada Revolución Libertadora que era lo que pretendía Frondizi en sus discursos. Pero posteriormente firma pactos con el enemigo y traiciona esto. Inclusive el tema de la Iglesia católica, recordemos que la caída de Perón estuvo muy penetrada por el conflicto con la iglesia, Frondizi aparecía como la izquierda, sin embargo, fue el primero que restituyó el emblema que era para los católicos la enseñanza religiosa, la impuso en las escuelas, fomentó las Universidades privadas católicas, etc. En suma, traicionó completamente todas sus concepciones anteriores.
Es un año clave 1959 porque desemboca con un conflicto gremial muy importante, justamente el 14 de enero fue el conflicto en Mataderos, en el frigorífico Lisandro de la Torre. Hubo una disposición del gobierno de Frondizi de privatizar el frigorífico, que además de ser estatal estaba penetrado por reclamos salariales que no se cumplían, el papel del sindicalismo ahí está representada por la figura de Sebastián Borro, uno de los organizadores de la lucha, y también está presente la figura de John William Cooke.

M.H.: Sebastián Borro que después va a confluir contigo en la constitución del Partido Peronista Auténtico en 1975, ¿verdad?

G.B.: Sí, él se alía a través de la rama sindical junto con Andrés Framini, Armando Cabo y otros.

M.H.: Sebastián Borro era delegado general del frigorífico Lisandro de la Torre. Había ganado las elecciones el mes anterior, ¿no?

G.B.: Sí.

M.H.: Interesante personalidad sindical, estaba leyendo sobre Sebastián Borro que nunca iba solo a ninguna reunión, siempre lo hacía con otros compañeros.

G.B.: Sí, no era muy frecuente su presencia en las reuniones, yo recuerdo muy pocas reuniones en las que hubiera estado presente, sí estaban Framini y Armando Cabo.

M.H.: Yo me refiero a las reuniones que se hacían a nivel sindical, con el empresariado o con autoridades nacionales, por aquel año 1959 que vos mencionás, a todas esas reuniones le gustaba ir con dos o tres compañeros, inclusive a las reuniones con Frondizi. Los dirigentes sindicales actuales, cuando los invita un presidente, va el secretario general del sindicato solo, es muy difícil que sea acompañado por la Comisión Directiva o parte de ella. Y otra característica que le cuestionan los militares, el jefe de la policía Niceto Vega, era que en las asambleas dejaba hablar a los comunistas.

G.B.: Todos esos detalles no los conocía pero evidentemente están presentes en la lucha y las reuniones de aquella etapa.

M.H.: Inclusive un conflicto que fue muy acompañado por los habitantes de Mataderos, porque rodeando la planta que tenía 9.000 trabajadores, había entre 30/40.000 personas cuando se desarrolla la represión policial y del ejército con la participación de cuatro tanques Sherman.

G.B.: Claro, le llamaron “la insurrección de Mataderos”, todo el barrio y toda esa zona estaba sublevada contra el ejército, porque hay que tener en cuenta que ya estaba vigente el Plan Conintes “de conmoción interna” que ordenó Frondizi durante su gobierno y que consistía en entregarle otra vez el dominio de la represión a las Fuerzas Armadas.

El gobierno de Frondizi se había sumido en la entrega total

M.H.: Volvamos al papel que jugó John William Cooke en la toma del frigorífico Lisandro de la Torre.

G.B.: Así es, en enero de 1959. Hay un crecimiento de la lucha obrera durante toda la primera etapa de lo que llamamos “La Resistencia” que empieza el mismo 1955, pero que en aquella etapa de fines de los ´50 tiene lugar un crecimiento que se manifiesta en un hecho que fue crucial, la toma del frigorífico Lisandro de la Torre por parte de los trabajadores.
El frigorífico estaba por ser privatizado por el gobierno de Frondizi, que además recordemos no respetó el pacto con Perón. La ruptura de ese pacto se produce en los días de la eclosión del Lisandro de la Torre. Ahí está John William Cooke, que además de ser uno de los firmantes del pacto, fue uno de los dirigentes de la rama política más activos en la Resistencia, ahí se ve obligado a asumir una posición de liderazgo que perdura en los años siguientes durante toda la década del ´60.
El 14 de enero los trabajadores toman el frigorífico. Fue como si el barrio de Mataderos estuviera en manos de los trabajadores, todo el barrio se sumó. La cuestión de la privatización involucraba algo más, si se privatizaba venía una expulsión de trabajadores, iban a perder su fuente de trabajo, ese es uno de los hechos que determinó la lucha, además de una baja en el salario. Por otro lado, se trataba de la privatización de un frigorífico que era del Estado con una influencia muy importante de los trabajadores.

M.H.: Investigando sobre el tema, veo que hay una fuerte acusación contra John William Cooke y sus partidarios a los que llaman “la banda trotskista” y quiero leerte lo que dijo Rogelio Frigerio, la mano derecha de Arturo Frondizi: “Las provocaciones peronistas suscitaban las reacciones del gorilismo golpista que nos exigía esas medidas contra el peronismo” -se refiere a la represión brutal que se llevó adelante-, “esas eran cosas de dirigentes, los obreros eran sujetos pasivos de ese manipuleo” dice el libro que estoy leyendo, de Ernesto Salas: “… la base de esta interpretación de los hechos la daría Frigerio años más tarde cuando recomienda el análisis de las declaraciones hechas por Cooke, de las que se desprende, dice Frigerio, “la unidad de acción entre el militar reaccionario Toranzo Montero y los grupos nacionalistas de izquierda del peronismo. John William Cooke había declarado públicamente durante la huelga que la defensa del frigorífico nacional será la chispa que incendiará al país y barrerá al gobierno de la entrega”. Es decir, que en base a esto, Frigerio afirma que la toma del frigorífico fue planificada entre Cooke y los sectores más reaccionarios del Ejército, en este caso lo menciona al general Toranzo Montero, con el objetivo de derribar el gobierno “progresista” de Arturo Frondizi. ¿Qué nos podes decir al respecto?

G.B.: Es un invento, para mí es un total invento, el gobierno de Frondizi ya no representaba un gobierno progresista, ya se había sumido en la entrega total. Además, mucha mayor vinculación había entre el gobierno de Frondizi y los mandos militares que con lo que podrían ser los grupos de obreros que reclamaban por sus derechos en el Lisandro de la Torre. Hay una falsedad muy grande que si la llevamos al día de hoy podemos ver que es el mismo método de distorsión de la realidad al cual recurre la derecha argentina y de cualquier otro país para dominar la mente y engañar a las mayorías.
Los trabajadores, con Sebastián Borro a la cabeza, no tenían nada que ver con el Ejército, por el contrario fueron reprimidos por los tanques que entraron rompiendo las puertas y detuvieron, reprimieron a los trabajadores y esa es la realidad total, de un lado estaba el pueblo luchador y del otro la reacción que venía desde la llamada Revolución Libertadora de Aramburu y Rojas, no era nada nuevo, sino repetir la misma historia, nada más que esta vez en la boca de Rogelio Frigerio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.