jueves, 8 de enero de 2015

El Banco de Inglaterra vigilará las redes sociales para predecir la economía

Pablo G. Bejerano (DIARIO TURING - ELDIARIO.es)

Un equipo de personas específico analizará Internet y las redes sociales para adelantarse a los vaivenes de la economía británica. El jefe económico del Banco de Inglaterra, Andy Haldane, afirma que la actividad online ofrece datos más actualizados que las fuentes de información oficiales.

El Banco de Inglaterra, el organismo encargado de decidir la política monetaria de Reino Unido, ha puesto en marcha un equipo técnico cuya función es analizar la actividad en Internet, incluidas las redes sociales, con el fin de hacer predicciones económicas. Los empleados a quienes se han asignado estas tareas ya han empezado a funcionar. Su objetivo es estudiar fuentes de información no convencionales para lograr que las predicciones sean más precisas.

De esta forma el Banco de Inglaterra pretende tener una visión más clara de cómo marcha la economía británica. La idea es poder descubrir con antelación señales que indiquen caídas o repuntes del cuadro económico nacional. El organismo tiene especial interés en vigilar de cerca cómo está marchando la recuperación en el país.

El equipo de especialistas ha empezado a explorar datos como la frecuencia con la que se busca empleo y el nivel de precios de los artículos que se venden online. Estos dos, por ejemplo, podrían aportar cierto valor a las predicciones sobre el estado del desempleo y la inflación. El jefe económico del Banco de Inglaterra, Andy Haldane, piensa que los datos derivados de la actividad en Internet, una parte importante de la cual proviene de las redes sociales, constituyen información más actualizada que la que llega de fuentes oficiales.

"Las estadísticas oficiales tienden retrasarse y a corregirse. Lo que esta exploración de la Red puede hacer es darnos una lectura mejor de lo que está pasando hoy", comenta Haldane en una entrevista para el canal británico Sky. Esto no significa que vayan a desechar las fuentes de información oficiales, ni mucho menos. Se trata de complementarlas con datos que tienen un componente de actualidad del que carecen las estadísticas que difunden las autoridades.

Técnicas de Big Data

El equipo creado por el Banco de Inglaterra está compuesto por especialistas en analítica. Su trabajo pasa ahora por construir modelos y algoritmos para extraer los datos relevantes entre todo el cúmulo de información que Internet produce minuto a minuto. Haldane destaca que se trata de un cambio estratégico ciertamente importante para el banco en lo que respecta a cómo se hacían las predicciones en el pasado.

Uno de los campos donde ya están en marcha las técnicas de Big Data que el equipo ha empezado a usar son las hipotecas. El organismo decidió las limitaciones que ha impuesto este año al mercado de la vivienda analizando la base de datos de las hipotecas en el país.

Pero en lo que se refiere a Internet, los datos son más volátiles y es difícil extraer información relevante. El bloguero especializado en temas económicos Tim Worstall recuerda que los economistas siempre dicen que no hay que prestar demasiada atención a lo que la gente dice, sino a lo que la gente hace. Los algoritmos y las herramientas de análisis tienen que diferenciar los sentimientos, opiniones y comentarios que son lo suficientemente intensos como para mover a la acción.

La firma analista Finmaven indicó en un informe algunas claves para analizar las redes sociales en busca de datos relevantes para hacer inversiones. Identificar los términos o las frases más importantes para lo que se busca, vigilar los niveles de conversación generados o descubrir fuentes de información influyentes –personalidades u organizaciones– son algunas de las recomendaciones que aparecen en el informe. El análisis de estos y otros datos, en volúmenes masivos, es lo que llevará a cabo el Banco de Inglaterra con la esperanza de arrojar una luz más prístina sobre la situación económica futura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.