jueves, 8 de enero de 2015

El nacimiento de la Nación panameña

Marco A. Gandásegui (h) (especial para ARGENPRESS.info)

La vanguardia estudiantil del Instituto Nacional marchó el 9 de enero de 1964, bajo un sol radiante, por el cerro Ancón, con un solo propósito: izar la bandera panameña en el asta del Colegio Secundario de Balboa, en la Zona del Canal. La bandera era el símbolo de un querer abstracto, de un pasado amado, de los espacios compartidos con padres y hermanos, el símbolo de la Patria. ¿Pero se limitaban los estudiantes sólo a honrar la bandera? Los estudiantes eran porta-estandartes, pero también encarnaban la Patria. Eran los mensajeros de un proyecto que se impregnaba en sangre y dolor, se hacía presente en forma explosiva: Era el nacimiento - el parto - de la Nación panameña.

La juventud que avanzaba con determinación por tierras minadas por el ocupante foráneo, era la encarnación de una simbiosis, que dejaría su marca para siempre: la Patria y la Nación se abrazaban envueltas en el pabellón glorioso. Marchaban con un propósito muy claro: reivindicar la soberanía panameña. ‘Un territorio, una sola bandera’.

La burguesía nacional se reunió en torno al presidente Roberto Chiari en el Palacio de las Garzas. Junto con sus asesores claves, el Ejecutivo asumió en horas difíciles un liderazgo que pretendió levantar la bandera de la unidad nacional. “Ante la alevosa agresión que eran objeto los panameños, afirma Luis Navas, el presidente Chiari comprendió el momento histórico y se desempeñó con inteligencia y coraje. Decidió romper relaciones diplomáticas con Estados Unidos”.

El ministro de Educación, Manuel Solís Palma, y el asesor legal de la Presidencia, Eloy Benedetti, comprendieron que el 9 de enero no era un estallido espontáneo, no era una protesta pasajera. La movilización popular era el resultado de varias generaciones acumuladas de educación y organización que envolvía a todas las clases sociales. La insurrección que se presenciaba en las calles también comprometía a la burguesía nacional. Si en ese momento daba un paso atrás, el pueblo rebasaría los perímetros históricos y avanzaría con el proyecto de Nación sobre sus propias espaldas y asumiría todas las consecuencias de sus actos.

En el seno del gobierno de Chiari, sin embargo, se encontraba otro actor importante de la epopeya. En las primeras y agitadas horas del 9 y 10 de enero, los transitistas - especuladores tradicionales - se opusieron al rompimiento de relaciones con Estados Unidos e insistieron en la necesidad de apoyar a las fuerzas armadas ocupantes para reprimir las manifestaciones populares que protestaban a favor de la soberanía nacional.

El otro actor central fue Estados Unidos. La presencia semi-colonial de ese país en Panamá se partió en tres en las horas del atardecer del 9 de enero. Por un lado, la Embajada de Estados Unidos perdió control sobre los acontecimientos que se desenvolvían rápidamente. No logró asumir el papel político que exigía la coyuntura. Por el otro, el gobierno de la llamada Zona del Canal se encontraba acéfalo y contaba con líderes políticamente ineptos. Por último, el Comando Sur de Estados Unidos que rodeaba el Canal de Panamá con cerca de 50 mil efectivos de las cinco ramas armadas de ese país, distribuidos en 16 bases militares.

Mientras la Embajada se dedicaba a quemar papeles en su ‘bunker’ y la Policía de la Zona perseguía a estudiantes con sus toletes, salió el Ejército de Estados Unidos con sus tanques, bazucas y armas sofisticadas para enfrentar al pueblo panameño.

El presidente Lyndon Johnson, desde Washington, le daba instrucciones a sus asesores y subalternos para poner fin a las protestas. En los documentos desclasificados por Washington, sobre la insurrección del 9 de enero en Panamá, se destacan los informes de Thomas Mann, enviado personal de Johnson, quien hablaba de una revolución en Panamá. Trabajando en forma cercana con grupos antinacionales panameños, Johnson jugaba con la opción de intervenir militarmente para abortar un supuesto golpe de las fuerzas del opositor Arnulfo Arias combinadas con los comunistas.

Según un informe de la CIA, también desclasificado, la hegemonía o “status quo de la élite estaba peligrando”. Además, “los comunistas y castristas, aprovechando el nacionalismo, han establecido alianzas, han crecido y sus organizaciones han mejorado”.

Queda claro para la historia que la confusión e ignorancia que dominaba las filas de los dirigentes norteamericanos fue la causa de la muerte de 23 jóvenes panameños en las jornadas heroicas de enero de 1964. El presidente de ese país y su equipo sólo pensaban en las próximas elecciones.

Marco A. Gandásegui, hijo, es profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.