miércoles, 28 de enero de 2015

“El número de espías es incalculable y da escalofríos de solo imaginarlo”

RNMA - RED ECO

En el Enredando las Mañanas de este martes 27 de enero, Miriam Bregman - abogada de Jorge Julio López, investigadora y denunciante del “proyecto X” y del infiltrado en Agencia Walsh- se refirió al funcionamiento de los servicios de inteligencia en la actualidad. Dijo que el número de espías es incalculable, pero que son miles.

Enredando las Mañanas: ¿Cuántos servicios de inteligencia hay funcionando? ¿Cuántos agentes? ¿Al servicio de quién?

Miriam Bregman: Son muchos los servicios de inteligencia que supuestamente se tendrían que haber desactivado después de la dictadura, que conservan incluso el mismo plantel de la dictadura genocida. El caso de Antonio Stiusso, que ha pasado desde el ´72 hasta la fecha por todos los gobiernos constitucionales y dictatoriales, es un buen ejemplo.
Nosotros nos hemos encontrado con la actuación de estos servicios en diferentes causas que tienen que ver con nuestra práctica de derechos humanos, con nuestra militancia. Una de esas es la del agente Balbuena, de la Policía Federal, que estuvo infiltrado en la Agencia de Comunicaciones Rodolfo Walsh por casi una década, y forma parte de un cuerpo de espías que según el diputado Marcelo Sain se calcula en mil integrantes.
En estos días se hablaba de dos mil de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE). El número que tiene Gendarmería asignado al Proyecto X no lo podemos calcular, nosotros vimos que es un personal muy importante, porque cuando tuvimos acceso a las distintas pruebas vimos que había informes de todo el país. Es muy difícil de calcular, pero estamos hablando de miles y miles.
Esto se replica en las policías provinciales, en estas fuerzas federales que tienen agencias en el interior del país, y no hablamos de la Prefectura, ni siquiera de cuánta gente tiene a cargo el Jefe de Ejército César Milani en esa fuerza. El número es incalculable y da escalofríos de solo imaginarlo.
Estos servicios cumplen un rol de espionaje interno y lo utilizan los diferentes gobiernos para poder espiar a los opositores políticos.
Uno ve que aparecen a la luz pública cada vez que hay una disputa. Recordarán todos cuando Néstor Kirchner se peleó con Juanjo Álvarez y apareció la carpeta de Juanjo Álvarez que era de la Secretaría de Inteligencia.
Milani mismo fue el que informó que Gerardo Martínez de la UOCRA era del Batallón 601.
Todos los usan para sus respectivas disputas políticas, y después también como estamos viendo hoy, que incluso se puede llegar a padecer por aquellos que lo han utilizado durante años.
Sabemos que la izquierda, que los movimientos sociales, que los luchadores populares, que los organismos de derechos humanos hemos sido siempre un blanco de estos servicios de inteligencia.
Otra función no se les conoce. El atentado de la AMIA no es que lo pudieron prever, sino que fueron parte de los que lo cubrieron y participaron en él. Es un funcionamiento que amerita que discutamos la disolución completa y el desmantelamiento total de la Secretaría de Inteligencia.
Atraviesan a todos los gobiernos. Yo siempre recuerdo una frase que utilizamos en nuestros alegatos en la causa Esma: cuando un prisionero de la Esma iba a ser liberado, uno de los represores que actuaba allí dijo que se cuidara, porque los gobiernos pasaban pero la comunidad informativa siempre quedaba. La comunidad informativa es esto.
No es un poder oculto. Es oculto para el pueblo trabajador, para nosotros, para ustedes, pero no es oculto para los que gobiernan, porque se ha demostrado que se aprovechan de eso. El ex presidente Raúl Alfonsín lo tuvo de custodio a Raúl Guglielminetti, un agente del Batallón 601. En el caso de Stiusso se demuestra cómo este gobierno lo usó.

ELM: ¿Qué rol estaría cumpliendo Milani hoy?

MB: El rol de Milani es oculto. Se dice que se estaría concentrando la inteligencia en él, pero son especulaciones a partir de que se le han comprado equipos y se le ha aumentado el presupuesto. Deberíamos saber a qué se dedica Milani, pero es algo que está absolutamente oculto. Primero que Milani debería estar preso, por la desaparición del soldado Alberto Ledo durante la última dictadura, y segundo, deberíamos todos conocer cuáles son las tareas que está realizando, porque el Ejército tiene prohibido realizar cualquier tarea de inteligencia interior, entonces es una obligación del gobierno informar cuáles son las tareas que cumple y a qué se destina el millonario presupuesto que se le acaba de aprobar.

ELM: ¿Quién avala tanto la función del Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni?

MB: Evidentemente Berni se ganó un lugar reprimiendo trabajadores. Ha llevado la voz cantante del gobierno, por ejemplo en el conflicto laboral de la autopartista Lear. Es el que reprimió, el que mandó a más de ochenta personas al hospital. Viene a ser parte de lo que muchos denunciamos como un giro a la derecha del gobierno. Es el exponente máximo de esa política y del recrudecimiento de la criminalización de la protesta social. Es de estos monstruos que genera el kirchnerismo, que después terminan actuando como actúan.

ELM: ¿Cómo imaginan ustedes este desmantelamiento de los servicios?

MP: Nosotros creemos que es algo urgente y lo estamos pidiendo desde hace un tiempo. En octubre presentamos un proyecto a través del diputado Nicolás del Caño para que la Secretaría De Inteligencia entregue en forma inmediata todos los archivos que provienen de la dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.