martes, 13 de enero de 2015

“El programa Hambre Cero reconoce 10 mil niños desnutridos en Misiones”

MISIONES CUATRO - RED ECO

El periodista Sergio Alvez, quien investigara casos de desnutrición en aldeas mbya en 2013, se refirió al caso del niño qom fallecido recientemente en Chaco y aclaró que el problema “no es una situación extraña a nuestra provincia; nos recuerda a casos como el de Héctor Díaz o el de Milagros Benítez".



Luego de conocerse el caso de Néstor Femenía, un niño qom de 7 años, fallecido por desnutrición en Chaco, el periodista Sergio Alvez recordó que este problema social no es ajeno a Misiones. El cronista comentó que el caso de este chiquito, “tan doloroso nos recuerda a casos muy latentes en Misiones, como el de Héctor Díaz aquí en Apóstoles, un niño de 2 años que murió en 2011 o el de Milagros Benítez en Montecarlo.” Alvez destacó que el programa Hambre Cero del Ministerio de Derechos Humanos, “reconoce 10 mil niños desnutridos en Misiones.”

Las muertes de niños indígenas por desnutrición, “no es una situación extraña a nuestra provincia. Tenemos que pensar que el programa Hambre Cero reconoce oficialmente, por la cantidad de inscriptos, la presencia de 10 mil niños con desnutrición o bajo peso. Es una cifra bastante elocuente y sobre la que no hay que prácticamente no hay que explicar nada en relación a las políticas sociales de los últimos años. Porque si el resultado son 10 mil niños desnutridos, eso habla por sí solo. Después está el tema de cómo tratan de invisibilizarlo [las autoridades]”, expresó el periodista.

Con relación a los intentos de invisibilizar la desnutrición en Misiones, Alvez recordó el informe que presentó en la revista Superficie, en la que se denunció con nombre, apellido, DNI y grado de desnutrición, la existencia de 113 niños desnutridos en aldeas de San Ignacio, con la firma del exdirector del Hospital y una médica. “Cuando esa información salió [se nacionalizó en el programa PPT de Jorge Lanata] Salud Pública y el gobierno en general, intentaron desmentirla y cambiar la información”, pese a que está la documentación respaldatoria. “Hay un esfuerzo constante, por conveniencia política, para invisibilizar lo que está ocurriendo”, sentenció Alvez.

“La situación es muy mala, no sólo en las comunidades indígenas, sino también en zonas urbanas. El problema de la desnutrición, como bien lo afirman especialistas del tema, tiene que ver con condiciones socioambientales directas, el entorno del niño”, explicó el cronista, quien advirtió que la asistencia del programa Hambre Cero, es de carácter paliativo –no modifica las condiciones estructurales, falta de agua potable, cloacas, etc. “Hambre Cero es un plan muy austero que no alcanza para combatir la desnutrición, es apenas, paliativo. Y paralelamente vemos el despilfarro en otras cuestiones”, indicó.

En tono crítico frente a declaraciones de funcionarios provinciales que culpan a los padres y madres por los problemas de nutrición de los pequeños, Alvez insistió en que se trata de intentos de evadir responsabilidades en un país donde “la matriz de la distribución de la riqueza no se ha modificado en absoluto.”

En esta línea, el periodista se refirió a planteos del Ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta, quien también ha incurrido en la culpabilización de los padres de niños desnutridos, lo cual es “una revictimización [de estos], que también son víctimas. No sorprende, por el rol tan lamentable que le cabe a Soria Vieta [responsable de Hambre Cero]”, dijo Alvez, quien recordó la génesis de este programa. Surgió “en 2010 luego del cierre de la única sala de recuperación nutricional [de Misiones] que funcionaba en Oberá, cuando José Guccione [hoy, diputado nacional] era Ministro de Salud, con la excusa de que no había más desnutridos. El médico [a cargo de esa sala] denuncia que era una atrocidad cerrarla y se lanza el Programa, primero en la órbita del Ministerio de Derechos Humanos. Pero ocurrieron las muertes [de niños] y entonces por decisión política se traslada a DDHH cuando esto es claramente un problema de Salud. Es bastante improvisado todo lo que se hace con Hambre Cero. Por lo menos existe… a partir de las denuncias”, indicó el cronista, recordando que el niño mbyá de Apóstoles mencionado [Héctor Díaz], era beneficiario del plan Hambre Cero.

Sin embargo, persisten los problemas estructurales que derivan en desnutrición, y en Apóstoles, según Alvez, “las condiciones habitacionales en las que vive muchísima gente en barrios, son verdaderamente lamentables e impiden cualquier tipo de progreso y de dar una alimentación y salud adecuada para los hijos de estas familias. Que no encuentran en el Estado la posibilidad de desarrollarse en un ambiente con todos los servicios básicos disponibles”, concluyó.

http://www.misionescuatro.com/interna_general.php?id=11234&t=%93El+programa+Hambre+Cero+reconoce+10+mil+ni%F1os+desnutridos+en+Misiones%94#.VLBuNNKG-uJ

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.