lunes, 26 de enero de 2015

El pueblo de Grecia aplasta a la derecha y propina un duro golpe a la Unión Europea y al FMI

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Syriza, la Coalición de la Izquierda Radical, ha obtenido este domingo una votación extraordinaria, que supera largamente la distancia que le adjudicaban los encuestadores interesados con relación al partido de derecha en el gobierno. Podrá formar un gobierno propio o con aliados de izquierda, no necesita de contubernios con la derecha.

A la izquierda de Syriza, el frente Antarsya, obtuvo el 6% de los votos, lo mismo que el PC, y el EEK, el 0.3 por ciento. El conjunto de la izquierda de Grecia se ha convertido en mayoría nacional electoral. Se trata de un resultado sin precedentes en la Historia de la Grecia moderna.

Se trata de un repudio sin atenuantes a la política de hambreamiento social impuesto por la Unión Europea para salvar de la quiebra a los bancos de Grecia y de los acreedores bancarios internacionales. El gran capital europeo y el FMI han provocado una crisis humanitaria sin precedentes en Grecia. El conjunto de Europa, luego de casi una década de ajustes, se encuentra ante una situación económica desesperante.

Syriza enfrenta ahora la contradicción entre sus planteos para poner fin a la miseria social, por un lado, y su decisión de arribar a compromisos con los gobiernos y banqueros de Europa para mantener a Grecia en la órbita de la Unión Europea. En América Latina, experiencias similares, en Uruguay, Brasil y Bolivia, entre otros, han llevado a un feroz crecimiento de la deuda externa y de la dependencia internacional, y a la insatisfacción de los reclamos populares.

Se abre en Europa un escenario de conflicto político extraordinario en esta década de crisis mundial. El desenlace de este conflicto dependerá, en lo fundamental, del grado de independencia y resolución política de las masas de Grecia, y por otro lado de la solidaridad que reciba de los trabajadores del resto del mundo, en primer lugar mediante sus propias luchas nacionales en defensa de sus conquistas y reivindicaciones.

Incluso si Syriza ha renunciado a cualquier desafío de conjunto al régimen capitalista y a sus creaciones políticas e institucionales, su victoria electoral expresa el amplio campo de desarrollo que la crisis mundial ha abierto para la izquierda revolucionaria.

Saludamos con entusiasmo este primer paso de los trabajadores de Grecia en su lucha contra el ajuste y el capitalismo internacional, y llamamos a desarrollar alternativas obreras independientes y socialistas en todos los países.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.