martes, 20 de enero de 2015

Entrevista a Antonio Cuesta Marín: El triunfo de Syriza sería de un valor simbólico muy grande frente a los poderes financieros

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

M.H.: Estamos en comunicación con Antonio Cuesta Marín en la ciudad de Atenas. Buenas noches, son las 11 de la noche allí.

A.C.M.: Buenas noches, así es.

M.H.: Antonio, tengo información que indica que Syriza sigue encabezando los sondeos de cara a las elecciones generales del próximo 25 de enero.

A.C.M.: En efecto, las encuestas indican una ventaja de entre 3 y 4 puntos, todas coinciden en que Syriza va adelante y se confirma poco a poco que ronda alrededor del 30% de los votos para conseguir la mayoría en el Parlamento.

M.H.: Me llamó la atención de esta última encuesta que llevó a cabo la sociedad ALCO para el semanario satírico To Pontiki, el bajo porcentaje de votación del Partido Socialista, el PASOK, que fuera el partido mayoritario en Grecia hace algunos años atrás. Le da tan solo un 3,6%, ¿producto de qué es este bajo porcentaje en la intención de votos para el partido socialista griego PASOK?

A.C.M.: Fundamentalmente por su abandono total de las políticas sociales y también porque ha sido el partido donde más casos de corrupción han salido a la luz y se están juzgando. No es que los conservadores no los hayan tenido, pero el caso del PASOK es escandaloso. Además ha tenido muchísimas fugas de diputados, de parlamentarios y cuadros del partido que en los últimos meses se han ido apartando, incluso el que fuera primer ministro, Yorgos Papandreu acaba de formalizar un nuevo partido que se presentará a las elecciones y que aunque no tiene por el momento el mínimo legal del 3% para poder entrar al Parlamento, le ha quitado un porcentaje de otro 2,5% que era por donde se movía el PASOK en las elecciones de mayo.
La debacle es un poco común en Europa de la socialdemocracia, y se debe a que como decía, no solo han abandonado el papel tradicional de garantizar los derechos sociales, la sanidad y la educación, directamente se han entregado a las manos de las políticas neoliberales más salvajes y efectivamente para eso no hay hueco, porque para eso está la derecha y los sectores tradicionalmente liberales, entonces se ha quedado sin espacio.

M.H.: Respecto de los últimos comicios legislativos que se llevaron adelante en junio del año 2012 y donde resultara vencedora la formación conservadora Nueva Democracia, ¿cuáles son los cambios que se pueden observar en la actualidad?

A.C.M.: El gobierno lleva en la Legislatura dos años y medio, creo que la mitad del tiempo anunciando una recuperación que nunca se da, en una situación que se ha ido agravando, no solo por la persistencia del desempleo, a pesar de que los últimos 2 o 3 meses ha empezado a reducirse muy tímidamente, incluso porque la Bolsa de valores de Atenas durante 2014 ha sido la que más pérdidas ha arrastrado en el mundo. Cayó a lo largo del año un 29%, lo cual indica que no solo la economía productiva no se recupera sino que ni siquiera los especuladores financieros y los inversionistas han tenido en Grecia una mejora en sus beneficios.
En líneas generales el gobierno se ha limitado a cumplir en la medida de lo posible todas y cada una de las exigencias que le impone la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI, sin ningún criterio y sin ninguna soberanía ni política ni económica. Hay economistas que califican este tipo de políticas no solo como criminales en contra de la población, incluso absurdas desde el punto de vista económico, que han llevado a todos los sectores, desde las exportaciones que no han conseguido levantar cabeza, las entidades financieras que están absolutamente postradas sin posibilidad de ofrecer crédito ni a pequeñas empresas ni a las familias, todos los sectores económicos productivos, salvo el turismo, no han conseguido funcionar en Grecia, ni arrancar, ni encontrar una viabilidad de funcionamiento. A pesar de que se han hecho esfuerzos enormes que ha tenido que soportar la clase trabajadora, recortando pensiones, recortando salarios, aumentando jornadas laborales, todo tipo de cosas que ni siquiera así logran superar la devaluación interna, sin poder hacerse de la moneda.
Alemania ha insistido y sigue insistiendo en hacerse de un Euro fuerte, hasta que ahora la debilidad de toda la Unión Europea está haciendo caer el Euro, todo ello ha ido en detrimento de la economía de la sociedad griega.

Mientras 505 multimillonarios poseen activos por U$S 60.000 millones al 80% de los griegos les va mal

M.H.: Ayer en Buenos Aires, en el hotel Bauen recuperado por sus trabajadores, hicimos la presentación del libro “El debate Piketty sobre El Capital en el Siglo XXI” y hoy a la mañana, revisando tu libro Europa: la hora de las alternativas como lo hemos titulado en Argentina, aunque el nombre original es Solidaridad y autogestión en Grecia, observaba algunas cifras que ilustran la desigualdad social. Por ejemplo, vos señalás que: “Pese al incremento de las quiebras empresariales, la proporción entre las rentas disponibles del 20% de la población con mayores ingresos y el 20% más pobre, creció del 2009 al 2012 al pasar de 5,6% al 6,6%, o lo que es lo mismo la brecha se agrandó en casi un 18%. Así, mientras en 2010 el número de personas con un patrimonio personal superior a los 30 millones de dólares era de 445, en 2013 la cifra llegó a 505. Los activos totales de estos multimillonarios se estimaban a finales de 2013 en unos 60.000 millones de dólares, lo que supuso un aumento del 20% con respecto al año anterior y equivalían al 24% del PBI de Grecia.” Estas cifras significan que no a toda la población griega le va mal.

A.C.M.: No, efectivamente, probablemente le va mal al 80%. Hay un sector, no me refiero a los muy ricos, como se ve claramente por los datos que se manejan, que han aumentado muchísimo su capital o sus beneficios, es la elite profesional y comercial que le va bien. Pero el problema gubernamental es que se han trasladado todas las ventajas, tanto legales como fiscales y de todo tipo, a una minoría que pagan menos impuestos. Por ejemplo, hay empresas como la filial de una canadiense, que está en un polémico proyecto de extracción minera en el norte de Grecia, que directamente no tiene obligación de pagar impuestos, todo lo que extraigan será beneficio limpio, a pesar de los daños no solo económicos sino también ambientales, que lleva a todas las pequeñas poblaciones y localidades de la zona norte a estar en pie de guerra contra la empresa minera.
Como los armadores, que también están prácticamente exentos de pagar impuestos al Estado griego, son los mayores capitales que hay en Grecia, aunque la mayoría de ellos tienen sus empresas radicadas en Londres y el único impuesto que pagan es uno simbólico sobre el volumen de las embarcaciones, estamos hablando de entre 600 o 1000 Euros al año siendo buques de una capacidad enorme. Entonces, claro que la diferencia es abismal, teniendo en cuenta que mientras tanto toda la clase trabajadora, los pequeños comerciantes, los autónomos y toda la gente que trabaja para vivir han estado durante los últimos dos años con una presión fiscal enorme, a tal punto que cerca del 40% de los ciudadanos de Grecia son incapaces de estar al día con sus obligaciones fiscales, que la deuda de los contribuyentes al Estado es de aproximadamente un 60%, y que es impagable porque la gente no tiene capacidad de sacar más con la merma que han tenido en los ingresos familiares, incluso muchas personas viven de la pensión de sus mayores, padres o abuelos; y los que viven de los salarios realmente tampoco dan para tanto.

La medida más polémica y la principal base de Syriza es la renegociación de la deuda

M.H.: Estamos en comunicación con Antonio Cuesta Marín, en la ciudad de Atenas, corresponsal de Prensa Latina en Grecia, abordando las próximas elecciones el 25 de enero. ¿Qué medidas concretas plantea Syriza en caso de ganar las elecciones?

A.C.M.: Lo más polémico y la principal base de Syriza es la renegociación de la deuda. Algunos de sus dirigentes ha dicho en estos días que con la renegociación la deuda debería reducirse al menos a la mitad. Hoy precisamente ha habido una noticia a propósito de la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dictaminó ayer que el proyecto que tenía el Banco Central Europeo de comprar bonos soberanos de los países de la Unión Europea era legal y estaban parados dentro de la normativa y los tratados europeos. Uno de los economistas asesores de Syriza, también candidato en estas próximas elecciones que se llama Yanis Varoufakis, mostró su agrado con esta decisión porque permitirá que no solo la deuda soberana de Grecia pase en una buena parte al Banco Central Europeo y él entiende que esto facilita la lucha contra la deflación, que es la última manifestación de la crisis estructural de la zona Euro, sino que también ayudará a la posición negociadora de un posible gobierno de Syriza, porque será más fácil modificar el valor de los bonos griegos en manos del Banco Central Europeo. Al fin y al cabo se entiende que esta medida de compra de bonos se hace para aliviar la carga que tienen los estados principalmente del sur de Europa y que ese descargo financiero sirva para incentivar de alguna manera la economía productiva. Está por verse qué margen de negociación le permiten a Syriza los acreedores y el resto de las instituciones que forman la Troika, que son los que están manejando la economía griega, pero en cualquier caso ha sido una noticia para celebrar.
Junto a la negociación de la deuda, una de las primeras acciones que pretende llevar a cabo Syriza es elevar el salario mínimo, volver a recuperar en la medida de lo posible los subsidios sobre todo para la gente más necesitada que habían sido retirados, mejorar muchas situaciones que se estaban dando a nivel laboral, como la eliminación de los convenios colectivos, o la eliminación de pagos extraordinarios que se habían quitado tanto en la administración pública como en las empresas privadas, recuperar la sanidad para todos, ya que ahora hay un 40% de la población que está fuera del servicio sanitario público. En primera línea todo lo que tiene que ver con recuperar la dignidad social y un nivel de vida digno para la población, son las líneas más urgentes que han marcado. Luego también se ha hablado que van a retirar uno de los impuestos más polémicos y más gravosos que era el impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, que es disparatado para los propietarios de viviendas. Esas son las líneas generales.

M.H.: Desde las pasadas elecciones locales en municipios y regiones ya gobierna Syriza, un caso es el de Atica, que tengo entendido es la región más poblada de Grecia, en esos lugares ¿pueden observarse cambios concretos a partir del momento que Syriza asumió el gobierno local?

A.C.M.: Sí, dentro de los límites que tienen las regiones en Grecia, que no tienen una gran autonomía, ni política ni económica. Pese a ello, por ejemplo, en el gobierno de Ática que es la región que incluye la capital, Atenas, han tenido un cambio bastante considerable en cuanto a los presupuestos, se han revertido los recortes en los gastos en la inversión social, falta todavía intentar buscar mejorar la financiación para poder disponer de más fondos. Han tenido un papel muy importante también en oponerse, junto a otros ayuntamientos gobernados por Syriza y por el Partido Comunista, a una directiva del Ministerio de Reforma Administrativa, que es el encargado de reformar todo el aparato burocrático y administrativo de Grecia. Según los criterios de los acreedores, estas instituciones ahora en manos de la oposición, han logrado frenar el despido de la última tanda que había para este año que era de 5.500 funcionarios y empleados públicos que tendrían que haber ido a la calle a fines de 2014 y en lo que respecta a todos los trabajadores que estaban en cuestión en las administraciones locales, como es el caso de los ayuntamientos y las regiones, se han negado a facilitar ningún tipo de censo o documento que certifique la calificación o los puestos que ocupa cada uno de ellos, en base a los cuales se llevaban a cabo los despidos masivos y por ahora han conseguido frenarlos. Al mismo tiempo, han tenido un papel más simbólico pero de solidaridad con los trabajadores de otros sectores que han estado peleando por sus derechos laborales desde que empezaron las medidas de austeridad en 2010, han estado siempre de su parte y dando todo el apoyo.

M.H.: Para ir cerrando esta nueva comunicación. ¿Qué significaría el triunfo de Syriza para el continente europeo?

A.C.M.: Yo creo que sería un triunfo simbólico muy grande para demostrar que es posible otra forma, sin ser revolucionaria, de enfrentarse a los poderes financieros intentando hacer política, que es lo que creo que han abandonado desde hace tiempo los gobiernos en Europa, que de un modo u otro se dejan llevar por lo que dicen los poderes financieros y les han dicho que la austeridad hay que llevarla a cabo a cualquier precio y nadie ha puesto ningún inconveniente.
Creo que lo que se plantea, que dependerá lógicamente del apoyo que Syriza recabe, me refiero al apoyo popular, puede ser un primer paso para ir más allá. A Syriza se le achaca que tiene un programa de gobierno muy moderado, que en realidad no van a conseguir nada. Yo creo que hay que tener un margen de paciencia para ver si realmente es posible, contra esta Europa tan poderosa del capital y sobre todo del capital alemán, ir poniendo el freno y recuperar de alguna manera a nivel nacional algo de la dignidad y la soberanía que estaba totalmente entregada.

M.H.: Muchas gracias Antonio por esta nueva comunicación, te despido hasta el jueves que viene.

A.C.M.: Muchas gracias a ustedes.

Antonio Cuesta Marín es corresponsal de Prensa Latina en Grecia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.