jueves, 8 de enero de 2015

Entrevista a Félix Díaz tras el hallazgo de un joven qom muerto en la ruta 86

RNMA - RED ECO

El 3 de enero, Esteban Rolando Medina, de 17 años, fue encontrado sin vida a la vera de la ruta nacional 86 a la altura del kilómetro 1339 en la provincia de Formosa. Hace menos de un mes, había aparecido en el mismo lugar el cuerpo de su tía, Norma Artaza. La denuncia pública de estos hechos la realizó el Qarashe de la Comunidad Qom Potae Napocna Navogoh (“La Primavera”), Félix Díaz. Como en otros casos las muertes quedan registradas por causas naturales y nada se investiga: “nunca podemos saber realmente lo que pasa porque hay un ocultamiento generalizado por parte de las autoridades competentes en el tema salud, de la justicia, de las autoridades policiales, entonces el indígena cuando muere, nunca se le explica de qué murió”, aseguró Félix Díaz en la entrevista efectuada durante la emisión del 6 de enero de Enredando las Mañanas.

“Nosotros nunca podemos saber realmente lo que pasa en el interior o fuera de la comunidad porque hay un ocultamiento generalizado por parte las autoridades competentes en el tema salud, de la justicia, de las autoridades policiales, entonces cuando muere el indígena nunca explica de qué murió”, explicó Félix Díaz al ser consultado sobre lo sucedido el 3 de enero pasado cuando fue hallado el cuerpo de Esteban Medina a la vera de la ruta 86.

“A veces cuando muere un indígena sobre la ruta –continuó Díaz–, cuando lo atropellan intencionalmente lo caratulan como homicidio culposo, cuando a un indígena lo matan dentro de la casa dicen suicidio, cuando se incendia una casa, una choza de un indígena siempre se pone como que fue por un cortocircuito cuando la familia indígena no tiene luz eléctrica, cuando muere un indígena como murió Esteban Rolando Medina se dice que fue por un paro cardíaco cuando no tenía problemas del corazón. Entonces cómo discutir a las autoridades que firman estos informes, que son profesionales forenses, médicos, jueces, policías, gendarmería, con qué recursos contamos para decir que se investigue, porque es mucho mejor para ellos poner las carátulas que dicen que murió por paro cardíaco para que no se investigue el origen de la muerte”.

En diálogo con Enredando las Mañanas, el Qarashe advirtió que para su comunidad lo sucedido es muy preocupante: “venimos denunciando constantemente las violaciones a los derechos humanos del pueblo indígena, no tenemos la posibilidad de acceso a una justicia independiente para poder dar cabida a estos reclamos que hacemos”.

En este sentido, durante los últimos días de diciembre, Félix Díaz publicó un comunicado en el que pedía que se garantizara la seguridad física de la comunidad. Al respecto, señaló: “tuve varios hechos que le han sucedido a mi familia en la comunidad. En el año 2013 fue violentada mi hija Jorgelina, vino un tipo encapuchado que le dio con un puñal, ella zafó de esa puñalada que iba a recibir en el abdomen pero le cortaron parte de su cabellera. Después mi hijo Abelardo fue brutalmente golpeado, lo dejaron desnudo y golpeado, tuve que llevarlo al hospital de alta complejidad de nuestra capital, por suerte se recuperó. Y el 28 (de diciembre pasado) atacaron a mi hijo dentro de la comunidad, fueron personas criollas de la zona. Por estas cosas tenemos una medida cautelar que nos otorgó la Comisión Interamericana (hace cuatro años), y es para poder garantizar la integridad física de mi persona, mi familia y también de la comunidad qom, pero la Gendarmería no puede hacer nada porque no tiene los recursos necesarios para poder hacer un patrullaje porque no tiene vehículo, y además no tiene ni linterna para andar en medio de la oscuridad. El puesto de Gendarmería que instalaron a diez metros de mi casa no tiene luz eléctrica. Toda esta cuestión negativa hace que la medida cautelar que debería garantizar, la seguridad, no pueda cumplirse por falta de recursos, que debería proveer el Estado nacional”.

De todos modos, Díaz aclaró que la Gendarmería tampoco es la solución: “lo que nosotros queremos es ser libres, porque está la Gendarmería pero a veces mandan gendarmes que en vez de cuidarnos hacen servicio de inteligencia, le sacan datos a mis hijos, a nosotros, a los indígenas. Sin embargo, los que ellos tienen que cuidar son las personas extrañas que ingresan al territorio indígena, que tienen que dejar sus datos, de dónde vienen y qué hacen dentro del territorio, pero la Gendarmería muchas veces no lo hace porque el gobierno de Formosa tiene mucha influencia con el gobierno nacional porque es un aliado que favorece la estrategia provincial de desconocer nuestro padecimiento. Ellos dicen que la medida cautelar de la Comisión Interamericana es como una mancha para el gobierno nacional, que tiene la imagen del gobierno que defiende los derechos humanos a nivel general”.

Para revertir esta situación, Díaz afirmó que debe haber un gesto y una voluntad política para que los derechos de las poblaciones indígenas dejen de ser violentados: “tiene que haber una diversidad por parte de la gente que realmente tiene la autoridad de hacer aplicar las leyes, yo creo que tiene que haber una agenda política por parte del Poder Ejecutivo, el Judicial para que los derechos indígenas se apliquen como corresponde, y garantizar el respeto que nos merecemos de tener la libertad de circular, ir al hospital, que se investiguen nuestras denuncias, que seamos nosotros mismos actores de esta integración mediante nuestra participación, pero no queremos estar apadrinados por un partido político o por el gobierno porque no somos mascotas de nadie, somos seres humanos que hemos luchado y tenemos derechos que se adquirieron mediante la lucha de los pueblos indígenas. Así que queremos la libertad que nos corresponde, no estamos exagerando ni tratamos de imponer nuestro pensamiento sino que lo que estamos tratando es que se respeten nuestros derechos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.