miércoles, 21 de enero de 2015

Es un momento de reflexión para todo demócrata, no solamente en Haití, para toda la gente amante de la paz, en contra de la explotación de los pueblos

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista a Henry Boisrolin del Comité Democrático Haitiano (CDH).

M.H.: Estamos en comunicación con Henry Boisrolin del Comité Democrático Haitiano. Ayer se cumplieron 5 años del terremoto que se produjo en tu país, con consecuencias gravísimas. Me gustaría que nos recordaras aquel hecho.

H.B.: Efectivamente, el 12 de enero de 2010, a las 16.53 de la tarde un fuerte sismo de 7.3 en la escala de Richter sacudió el departamento del oeste fundamentalmente, epicentro a 14km de la ciudad de Puerto Príncipe, provocando más de 300.000 muertos y el derrumbe del 80% de las instalaciones hospitalarias de la capital, Puerto Príncipe. Prácticamente todos los edificios públicos, más del 70% de las instituciones académicas del Estado fueron derrumbadas también y tuvimos oficialmente 1.500.000 personas viviendo bajo carpas.
El terremoto vino a demostrar, a nuestro entender, por la cantidad de muertos que produjo, que teníamos un país que estaba construyéndose mal, que había una serie de cosas que no fueron tenidas en cuenta. Había un control que ahogaba al pueblo haitiano, una serie de dirigentes entregados a causas anti populares, y eso derivó en un pueblo desprotegido, a pesar de que algunos años antes algunos científicos, incluido un científico haitiano, habían advertido a las autoridades que muy probablemente podía suceder esto. Lo mismo están señalando ahora respecto del norte, puede haber un terremoto mucho más fuerte que sacuda a Cabo Haitiano, pero ninguna autoridad ha tomado cartas en el asunto, y menos la comunidad internacional que sin embargo siempre está presente para decir que están para proteger al pueblo de Haití.
A 5 años, la reconstrucción de Haití se ha convertido en un gran negocio del que han participado, por ejemplo, el ex presidente norteamericano Bill Clinton. Hay que recordar que inmediatamente después del terremoto, sin que este tipo fuera haitiano, fue co-presidente junto al ex Primer Ministro Max Bellerive, de una comisión que se llamó Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH), donde todos los informes internacionales comprobaron que de toda la plata entregada sólo el 20% llegó a manos de los haitianos.
Según los cálculos de la ONU, Haití necesitaba U$S 13.000 millones de dólares y creo que dieron 4.000 millones y de esos solo el 20% llegó a la gente. Incluso la propia marioneta que pusieron como presidente en 2011, Martelly, dijo que por cada dólar que llegaba a Haití, solo 20 centavos llegaban a manos del Estado.
Todo ha sido una farsa y este gobierno se da un auto reconocimiento diciendo que han sacado a 1.500.000 de personas de debajo de las carpas, que quedan solamente 80.000, con un cinismo que no tiene límites, porque habría que ver dónde está la mayoría de esas personas, las supuestas casas que construyeron en lugares donde no hay ni un solo árbol, los materiales que utilizaron, le dieron 20.000 gourdes a la gente, que es una miseria. Desplazando a esta gente del centro de la capital, por ejemplo de la Plaza principal que es el Campo de Marte en Puerto Príncipe y algunas plazas de las zonas burguesas como en Petion Ville la plaza Saint Pierre, donde han sacado a la gente para arreglar la plaza.
Entonces hay una situación de profunda crisis, de burla con respecto al dolor del pueblo haitiano, y en esto yo acuso tanto a los actuales como a los anteriores dirigentes haitianos y a la llamada comunidad internacional, que desde 2004 han organizado una supuesta misión humanitaria, la Minustah, la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití, con el supuesto propósito de venir a ayudarnos, a consolidar instituciones democráticas, etc.
Es un momento de reflexión para todo demócrata, no solamente en Haití, para toda la gente amante de la paz y en contra de la explotación de los pueblos sobre lo que ha sucedido allí.

El Papa llamó a una conferencia con el eje de la caridad y sin plantear los verdaderos problemas del país

M.H.: El pasado sábado 10 de enero en el Vaticano, el Papa Francisco convocó a una conferencia precisamente con motivo del 5º aniversario del terremoto que cobró 230.000 vidas y afectó a un total de 3.000.000 de personas en Haití. ¿Tenés alguna información de esa conferencia?

H.B.: Como debés estar al tanto, estamos en una situación en la que tenemos un Parlamento que ya no existe, un Presidente que va a gobernar por decreto, hay manifestaciones por doquier, ayer en Cabo Haitiano miles de personas salieron a la calle y la policía reprimió fuertemente. Entonces estamos con otras preocupaciones. Pero en cuanto al tema del Papa, llamó a una conferencia pero con los ejes de la caridad y no planteando los verdaderos problemas del país. Nosotros sostenemos para que Haití pueda salir de la situación en la que se encuentra, el pueblo ha de recobrar su soberanía, su dominación, elementos que no fueron planteados en la conferencia llamada por el Papa, evidentemente la visión caritativa golpea esta búsqueda que es la transformación del pueblo haitiano en sujeto de su propia historia.
Nosotros rechazamos profundamente toda visión de caridad, no necesitamos eso, necesitamos solidaridad, comprensión y respeto. En la conferencia no hubo ni siquiera una alusión al tema del cólera ni a la ocupación. Inclusive en esos días, un Juez de Nueva York rechazó la demanda efectuada por abogados, tanto haitianos como extranjeros, para que la ONU aceptara su responsabilidad y resarciera a las víctimas del cólera.
No lo han aceptado diciendo que sería no reconocer la inmunidad de los soldados de las Naciones Unidas en misión de paz. Sinceramente, a nosotros no nos afecta en gran medida lo que ha ocurrido en el Vaticano, quizás para hacer visible alguna cosa, pero siempre a partir de esta visión de piedad y no de un pueblo que está de pie, un pueblo que trata de luchar, un pueblo que trata de resolver sus verdaderos problemas.

En Haití se ha producido un golpe de Estado

M.H.: Te adelantaste a varios de los temas que quería abordar porque has hecho referencia a esta resolución de un tribunal de Nueva York que desestimó la demanda presentada contra la ONU por su responsabilidad en la epidemia del cólera que se desató en Haití en 2010, y precisamente confirmó la inmunidad de las tropas de ocupación a pesar de los 8.500 muertos y de las 700.000 personas afectadas. También señalaste otro tema, que quería que desarrollaras ampliamente, y que yo calificaría como un golpe de Estado que se ha producido en Haití en el día de ayer. Me gustaría que explicaras esta situación, yo tal vez estoy exagerando, corregime si corresponde, pero dentro de mi evaluación periodística, considero que lo ocurrido ayer en tu país representa un golpe de Estado.

H.B.: Te entiendo y corroboro lo dicho. Lo que podría ser un auto golpe, porque todo fue maniobrado a favor del presidente Martelly. Este hombre lleva 3 años como Presidente y no organizó ninguna elección, pero no solamente de parlamentarios, tampoco de jefes comunales, ni en las zonas rurales. Ahora bien, había intendentes cuyo mandato caducó hace uno o dos años, lo que hizo Martelly fue sacar a la gente que no le respondía y nombrar directamente un reemplazante, eso ya era un golpe, porque un elegido tiene que ser reemplazado por otro elegido. ¡¿Qué derecho tiene Martelly para revocar a un intendente?! Eso no está escrito en la Constitución haitiana y viene sucediendo hace más de dos años.
Por otro lado, cuando este hombre forma su propia comisión, llamada “Comisión presidencial”, que elaboró la propuesta de renuncia del Consejo Electoral, del Ministro Lamothe, del Presidente de la Corte, etc., y dice que acepta todas las recomendaciones y que va a respetar la renuncia de Lamothe, del Presidente de la Corte, del Consejo Superior de Justicia y del Consejo Electoral, significa que este hombre había avasallado todo, entonces a lo que se llegó ayer es una consecuencia lógica a una serie de cosas que vienen desarrollándose en el país, donde se viola la Constitución permanentemente, en nombre de la Constitución dicen algo cuando les conviene y cuando no, ni la nombran.
Yo acuso a la Comunidad Internacional, porque la Constitución haitiana dice claramente que no puede haber ningún contingente armado extranjero sobre el territorio, y resulta que hace 10 años tenemos la Minustah, entonces es una violación de nuestra Constitución. Hay dos resoluciones del Senado haitiano pidiendo el retiro y, sin embargo, las tropas están. Entonces que no me vengan a hablar ahora de Martelly, de los Senadores que votaron y de los que no.
Después, hay todo un engaño para poder hacer ver que el tema electoral es el tema principal mientras que no es así, hay un sistema que nosotros, algunos intelectuales haitianos llamamos “formación social servo capitalista” donde hay una burguesía capitalista dependiente de lo que producen los campesinos haitianos en medio de un sistema de producción pre capitalista y dependiente del capital transnacional, porque como no fabrican nada, tienen que comprar todo afuera para venderlo en el país. Es una burguesía sin capacidad para desarrollar ningún tipo de proyecto nacional, por eso se llama “servo capitalista”, a medida que ese sistema no podía dar respuesta, Haití se convirtió en lo que un Doctor en Sociología haitiano denomina un país epi-periférico, esto significa que somos periferia de la periferia. Por eso países periféricos como Argentina, Brasil, Chile, etc., mandan tropas a Haití, haciendo el trabajo para Estados Unidos.
Ese sistema ha entrado en colapso, entonces la gente que está en la calle que pide la partida de Martelly, no está solo por eso, está en la calle porque hay hambre, no hay trabajo, hay una miseria realmente espantosa con condiciones infrahumanas, el sistema educativo está derrumbado. Hay corrupción, traiciones, por ejemplo, el ex Primer Ministro Laurent Lamothe no tendría que haber sido Primer Ministro nunca. Por eso a mí me da risa cuando hablan ahora de los seis senadores responsables de que no se llegue al quórum en el Parlamento, que por esa razón Haití entró en la ilegalidad cuando está hace rato, desde que violan la Constitución.
Ese Primer Ministro, Lamothe, de las condiciones establecidas por la Constitución haitiana para ocupar ese cargo, cumplía con una sola: la edad. La Constitución haitiana exige para ser Primer Ministro haber vivido en el país durante los últimos cinco años antes de su designación, no fue su caso. Tener nacionalidad haitiana y no haber nunca renunciado a ella, cosa que hay serias dudas si el hombre es o no norteamericano. Entonces, la única condición que cumplía era ser mayor de 38 años.
Se vienen violando hace rato muchos puntos, entonces eso se ha derrumbado y la única forma de mantenerlo es con la represión, entonces vamos a ir hacia mayores manifestaciones y mayores represiones porque va a llevar a un problema de ingobernabilidad. Incluso, el domingo se llamó a asamblea legislativa y llegó al recinto la embajadora norteamericana, la señora Pamela White, pidiendo a los diputados no retirarse para dar quórum para votar la ley electoral. ¿A dónde se ha visto esto? Esos son datos, cosas que no se dan a conocer, pero aprovecho esta oportunidad que me das siempre para poder hacer esto público, es un escándalo.
Si leés la nota emitida por el gobierno norteamericano con respecto a esta fase de la crisis que ellos llaman “crisis electoral” es otro escándalo, dicen que pase lo que pase van a apoyar a Martelly, que son conscientes de todas las concesiones que ha hecho para resolver la crisis, pero nunca dicen que Martelly no organizó ni siquiera una elección en una zona rural. Además, ¿qué tiene que ver la Embajada norteamericana para emitir esto? Por supuesto, al final dejan una puerta de salida diciendo algo como “cualquier cosa legítima que salga de Haití, Estados Unidos la va a apoyar”, previendo que quizás el tipo pierda el control.
En cuanto al concepto de golpe de Estado, no hay Parlamento, sin embargo habrá un Primer Ministro impuesto, que va a formar su gobierno y va a presentar un programa, cuando la Constitución dice que todo Primer Ministro ha de sentarse frente a las dos cámaras legislativas por separado para presentar su declaración de política general y si no hay aprobación en una de las Cámaras, en la Cámara Baja o en la de Senadores, el proceso recomienza. Entonces, ese tipo no va a pasar por esto, van a formar un Concejo electoral ¿en base a qué? Según ellos, de acuerdo al espíritu de la Constitución, del artículo 289, pero lo que la gente pidió desde un principio fue que había que disolver el Consejo Electoral que había formado Martelly y convocar a elecciones en función del artículo 289 y no lo hizo.

La situación es la de una olla a presión que se encuentra bajo efecto de fuertes y altas temperaturas y en cualquier momento puede explotar

Hemos llegado a algo que han planificado de manera criminal y no es un plan de Martelly, él ha ejecutado su parte, pero es un plan del imperialismo que quiere entrar en una nueva fase, porque hay organizaciones que se han despertado, que han planteado el tema de la autodeterminación, la soberanía, eliminar la ocupación, etc. Un movimiento popular que está tomando fuerza y no hay posibilidad de mantener este régimen si no es mediante la mano dura, así de simple y con Martelly entregando todo. Incluso el Senado había votado una resolución prohibiendo la explotación de nuestras minas y con esa resolución algunas empresas tuvieron que suspender su actividad, pero ahora que se disolvió el Senado, van a volver a explotarlas.
Es muy simple. Lo que pasa es que nos quieren confundir, nos ponen un árbol ante los ojos y eso nos tapa el bosque. Yo te defino la situación para ejemplificar lo que estoy diciendo, para mí Haití es una olla a presión que se encuentra bajo efecto de fuertes y altas temperaturas y en cualquier momento puede explotar. Yo no tengo la bola de cristal, no hago política así, pero todos los indicadores dicen que vamos a enfrentamientos, esto es lo que denunciamos desde el principio, que la Minustah no es la solución sino que es parte del problema, nunca Martelly podría ser una solución porque también es parte del problema, que nos dejen a los haitianos buscar nuestra solución, si queremos sacar o no a Martelly es asunto nuestro.
El tema ahora es que hay dos proyectos, uno que se basa en la liberación y otro en la profundización de la dependencia a partir de la ocupación y transformar a Haití en un protectorado, y Martelly cumple esa orden.
Ahora, si hiciéramos como algunos que piensan que Martelly pasando esta etapa, consolidándose, va a organizar elecciones, para que gane cualquier otro candidato, estaríamos siendo ridículos, no ingenuos, sino ridículos. Un hombre que no ha organizado elecciones a propósito, un hombre que organizó seis carnavales, que nombró y que desplazó intendentes según su propio deseo, es algo que no tiene nombre. Además hay una cosa, la Constitución dice que el Presidente es el principal responsable de la buena marcha de las instituciones, y hay una institución que no está funcionando en este momento que es el Parlamento, entonces él es el primer responsable. Ahora, si nosotros no nos ponemos los pantalones largos para trazar un ejemplo, cualquier dirigente puede venir después y hacer lo que quiera, total no hay castigo.
Lamothe tenía 5.000 millones de gourdes, equivalentes a 120 millones de dólares, supuestamente para utilizar en un posible huracán que no pasó. Nunca se supo qué hizo con ese dinero, cuando se lo convocó en el Senado para dar explicaciones no fue, una sola vez se presentó, se hizo el enojado y se fue. Nunca el pueblo supo qué hicieron con esa plata. Han tomado dinero de cada ayuda internacional a Haití, para el fondo educativo, de cada transferencia que hace la diáspora haitiana el gobierno saca una parte, esa plata no está fiscalizada, no fue controlada por el Parlamento, el Poder Ejecutivo no puede estar manejando esto, estamos nadando en la ilegalidad y la Minustah está ahí y es cómplice de este plan macabro avalando toda la situación, por acción u omisión.
Es realmente lamentable que países que han sufrido golpes de estado, dictaduras, desaparecidos, etc., hoy avalen un gobierno que directamente, porque no le queda otra, dirige por decreto. Que no puede debatir nada porque no hay diputados y quedan 10 senadores sobre 30, significa que no puede funcionar, la ley es clara, si no hay quórum no se puede ni hablar en el recinto. Entonces están inventando cosas, como partidos que se unen para firmar con Martelly y la Comunidad Internacional abalando todo esto, que es un plan de ellos.

M.H.: Me queda preguntarte sobre el proyecto de ley que ha presentado la Cámara de Diputados dominicana, que consiste en la construcción de un muro en la frontera con Haití, según informa el periódico “Diario Libre”

H.B.: Yo no tengo esa información, te pido si me la podés enviar vía mail. Lo único que sé es que el lunes, Republica Dominicana había cerrado la frontera totalmente y fue militarizada.

M.H.: Según la información que manejo es un proyecto que se va a presentar en febrero en la Cámara de Diputados dominicana, con los argumentos de detener el contrabando de armas y el narcotráfico, pero obviamente también apunta a la migración de ciudadanos haitianos.

H.B.: Una vez más dejame agradecerte porque tu ayuda para dar a conocer la lucha del pueblo haitiano es ejemplar. Muchísimas gracias en nombre de este pueblo que está sufriendo pero está luchando, no perdemos la esperanza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.