lunes, 12 de enero de 2015

España se aleja del bipartidismo

Miguel Lozano (PL)

El bipartidismo español se bate en retirada y nuevas tendencias, encabezadas por Podemos, colocan hoy la política nacional ante una etapa diferente de alianzas y negociaciones todavía poco definida.

La caída de los dominantes partidos Socialista Obrero Español (PSOE) y Popular (PP) y el auge de Podemos, con un programa similar al de la izquierda tradicional, hacen impensable hoy lograr en nuevas elecciones de un Parlamento hegemónico como el actual.

La mayoría absoluta del PP obtenida en 2011 ya es prácticamente imposible repetirla en los comicios generales que deben realizarse a fines de año, pero tampoco existe una fuerza capaz de formar por si sola un gobierno estable.

Según la última encuesta realizada en enero por Metroscopia, el partido que encabeza la intención de voto es Podemos, pero con sólo 28,2 por ciento, proporción que haría difícil un gobierno de un solo color.

Detrás marchan el PSOE con 23,5 por ciento, el PP con 19,2 por ciento, Ciudadanos con 8,1 por ciento, Izquierda Unida (IU) con 5,3 por ciento y Unión Progreso y Democracia, de centro derecha, con 5,0 por ciento.

La primera y más simple conclusión de los sondeos, que siguen más o menos la misma tendencia del de Metroscopia, es que el bipartismo del PP-PSOE está tocado de muerte y la segunda que, quien sea el triunfador, deberá convertirse en un hábil negociador.

Tanto PSOE como PP descartan una gran alianza entre derecha y socialdemócratas como en otros países europeos, si bien IU anuncia que ese sería el paso inevitable de los partidos monárquicos para cerrar el camino a la izquierda y los republicanos.

Pese a los muchos puntos de confluencia en sus programas, la opción tampoco parece asequible para Podemos e IU, dada la perspectiva del primero de llegar a una mayoría determinante y la sospecha de la izquierda tradicional sobre la ideología de los recién llegados.

Otras variantes como las de repetir la experiencia de Andalucía donde el PSOE gobierna en alianza con IU tampoco tienen fuerza, aunque todo parece hoy posible en España, donde la política se muestra sumamente cambiante.

La última encuesta de Metroscopia es una muestra de ello, con la irrupción en la política nacional de Ciudadanos, un partido de origen catalán que hace solo dos meses declaró su intención de acudir a las generales como fuerza nacional.

Sintomáticamente ese partido, autodefinido de centro-izquierda, obtuvo el 50 por ciento de su respaldo de votantes del derechista PP y el resto de abstencionistas y nuevos votantes, según investigadores.

Cuando aún no se define la fecha de las elecciones generales, quedan otras incógnitas como si la posición de Ciudadanos se mantiene, si Podemos (con solo una año de creado)puede crecer más, si el PSOE y el PP seguirán su descenso o si IU puede mejorar su posición.

Los más probable, sean cual fueran las respuesta a las anteriores variantes, es que el próximo parlamento español será muy variado en cuanto a grupos políticos.

Ante lo difícil de lograr alianzas estructurales, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, afirma que en España se puede gobernar en minoría y así se ha hecho, con acuerdos puntuales con otras fuerzas en aspectos coincidentes.

En la práctica, sin embargo, esa opción parece mucho más compleja que en la teoría, aunque no imposible.

De momento, los resultados de comicios anteriores como los del Parlamento Europeo en mayo de 2014 y las encuestas dejan claro que la política española ya no es como era apenas un año atrás y el bipartidismo cede terreno cada vez más.

La crisis, por la que se culpa al PP y el PSOE y el surgimiento de nuevas figuras y partidos marcan la perspectiva de otra España que comenzará a delinearse en los comicios municipales y regionales de mayo y adquirirá forma definitiva con las generales a fines de 2015.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.