viernes, 30 de enero de 2015

Gran Bretaña: Buscan reducir número de mujeres en cárceles

Leonardo Boix (ANSA)

El gobierno británico anunció hoy un plan para reducir a la mitad el número de mujeres enviadas a prisiones en Inglaterra y Gales, al considerar que se trata de "casos especiales" que no afectan la seguridad nacional.

El programa piloto, que se iniciará en Manchester y se ampliará a otras seis regiones del país, fue dado a conocer por el ministro de Justicia y Libertades Civiles, el liberal democrático Simon Hughes.

El funcionario destacó que las mujeres deben ser consideradas "casos especiales" y por ende tienen que ser tratadas de forma diferente que los hombres, porque según Hughes en muchos casos "ellas mismas han sido víctimas de delitos y abusos".

Según cifras oficiales, unas 3.800 mujeres cumplen sentencias en prisiones de Inglaterra y Gales.

El último informe de población carcelaria en Inglaterra y Gales concluyó que en el país hay 84.865 presos, y de ese total 81.054 son hombres y 3.811 son mujeres.

También se confirmó que hay unas 2.000 personas bajo arresto domiciliario.

La capacidad penitenciaria máxima de Gran Bretaña es de 88.218 y los expertos sostienen que de no construirse más cárceles el país registrará una crisis por superpoblación de presos.

"Hay demasiadas mujeres que terminan en la cárcel. La mitad de ellas no debería estar en prisión. Hablé recientemente con una mujer de unos 25 años que no debió haber terminado en la cárcel, ya que su problema era más bien de salud mental y no criminal", dijo Hughes en entrevista con la radio 5 de la BBC.

Tras ser preguntado por qué cree que las mujeres que cometen delitos deben ser tratadas diferente que los hombres, el ministro de Justicia respondió: "Ellas son casos especiales por razones muy buenas y la evidencia así lo demuestra".

"En primer lugar, muchas mujeres terminan en prisión por haber sido ellas mismas víctimas, ya sea tras ser abusadas o estar en relaciones violentas. En segundo lugar, muchas más mujeres tienen que hacerse cargo de niños que los hombres", agregó.

De acuerdo a Hughes, muchas menos mujeres terminan en la cárcel por delitos violentos.

"Hay algunas mujeres que han cometido delitos terribles y merecen estar tras las rejas por mucho tiempo. Pero me preocupa aquellas que no son un peligro para la sociedad, las mujeres que quedaron atrapadas en un sistema que no las ayuda a salir del problema", continuó. El anuncio se conoce días después que el grupo Liga Howard para Reforma Penal concluyó en un informe que el número de suicidios en las prisiones de Inglaterra y Gales trepó a su máximo nivel en siete años.

De acuerdo a ese estudio, 82 presos se quitaron la vida en 2014, siete más que el año previo.

La entidad benéfica destacó además que los suicidios "son resultado directo de los recortes en el número de guardias en las cárceles".

En total, 235 personas murieron en prisiones de Inglaterra y Gales durante 2014.

El año pasado, más de 120 presos murieron de causas naturales y otros 24 decesos aún deben ser clarificados por las autoridades penitenciarias.

La Liga Howard confirmó que la población carcelaria de Inglaterra y Gales es de 84.250, una cifra récord para el país.

Frances Crook, directora ejecutiva del grupo, dijo que es "evidente" que el aumento en el número de suicidios en las prisiones se debe a una falta de guardias experimentados que garanticen el bienestar de los reclusos.

"El gobierno británico ha permitido que crezca la población carcelaria, al tiempo de recortar el número de guardias. Y esto ha llevado a un aumento en el número de suicidios", subrayó.

Desde 2010 el número de guardias y empleados en las cárceles públicas cayó a 10.000.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.