martes, 27 de enero de 2015

Guatemala: Informar y opinar sin miedo

CERIGUA

La prensa y los periodistas éticas y responsables no somos quienes hemos llevado al país al caos, lo que hacemos es llevar la información a la sociedad; por eso, si se logra el objetivo de acallarnos, de seguir poniendo obstáculos a este trabajo, de condicionarlo, de censurarlo o autocensurarlo, la gran perdedora será la sociedad, señaló Ileana Alamilla.

Alamilla, quien tituló su columna de este lunes publicada en Prensa Libre como “Informar y opinar sin miedo”, dijo que ejercer la profesión siempre ha tenido algún riesgo, sobre todo en un país signado por la violencia diaria, por el sufrimiento ajeno que convertimos en propio cuando nos enteramos de cada pérdida de vidas que enlutan a familias y a toda la nación.

La columnista agregó que el entorno criminal sobre el que debemos informar y opinar se convierte cada vez más en un cerco a la libertad de expresión; incluimos en él a todos aquellos que, valiéndose de la autoridad, agreden, intimidan, hostigan, amenazan o golpean a periodistas y comunicadores.

Fomentar la fragmentación social, poner a los periodistas unos contra otros, solo beneficia a quienes, como aves de rapiña esperan el momento para cosechar lo que se está sembrando, indicó.

Los que contribuyen a crear este clima de desestabilización también van a resultar responsables de hechos lamentables que puedan ocurrir; aquellos que valiéndose de su posición, de los recursos que manejan o de los ropajes internacionales de que están investidos y que contribuyen con sus posiciones sectarias a la división de la sociedad y del propio gremio, son también cómplices de los imprevisibles efectos que podríamos enfrentar de seguir en esta ruta desbocada hacia el precipicio, destacó Alamilla.

Antes de terminar el primer mes del año, el Observatorio de los Periodistas de la Agencia Cerigua tiene registradas al menos nueve denuncias de hechos que han afectado a periodistas y comunicadores; entre ellos acosos judiciales, difamación, intimidaciones y retención de corresponsales por vecinos, enfrentamientos entre pobladores en los que salen golpeados los periodistas, amenazas, agresiones físicas y funcionarios ediles que azuzan a sus seguidores para agredir a comunicadores.

Finalmente, Alamilla subrayó que “nuestra respuesta será la unidad granítica del gremio, saldremos en defensa de cualquier colega, no importa si se trata de directores de medios, columnistas, reporteros, corresponsales, fotógrafos, presentadores de televisión, caricaturistas, locutores, radialistas, productores, editores, redactores o camarógrafos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.