lunes, 5 de enero de 2015

La causa de los cuatro desparecidos en La Tablada no prescribe

LA RETAGUARDIA

Así lo decidió la Corte Suprema en su último fallo del año, por lo que la justicia debe seguir investigando lo sucedido tras el intento de copamiento en enero de 1989. Irene, la hija de Francisco "Pancho" Provenzano, cuyo cuerpo nunca apareció, compartió la alegría por esta noticia durante la emisión del 31 de diciembre de Enredando las Mañanas.

El 23 de enero de 1989, cerca de 50 integrantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP) ingresaron al Regimiento de Infantería Mecanizada III de La Tablada en La Matanza. El intento de copamiento fracasó y tras un combate con efectivos de la Policía Bonaerense y el Ejército, en el que murieron varios militantes del MTP, un grupo se rindió y entregó. A algunos los fusilaron, pero cuatro de los que fueron capturados con vida permanecen desaparecidos. Se trata de Francisco Provenzano, Carlos Samojedny, Iván Ruiz y José Díaz.

Tras casi 26 años, sus familiares y compañeros lograron que la Corte Suprema resolviera que la causa no prescribió, además de revocar el sobreseimiento que la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Martín le había otorgado al general Alfredo Arrillaga y al mayor Jorge Varando, por lo que seguirán siendo investigados por estas desapariciones.

Irene es la hija de Francisco “Pancho” Provenzano y dialogó con Enredando las Mañanas tras conocer la decisión de la Corte Suprema por tres votos a favor de Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Eugenio Raúl Zaffaroni; y dos en contra de Carlos Fayt y Ricardo Lorenzetti.

"Es un triunfo nuestro"

“Para nosotros es bastante evidente que esta resolución de la Corte en un 30 de diciembre tiene que ver con la presión que pusimos hace un par de semanas con la actividad en la Corte Suprema, con la publicación de la solicitada con los apoyos. Este caso está en la Corte hace más de dos años, entonces nuestro interés porque se pronuncie favorablemente nos fue encontrando en varias actividades y movidas y visibilización del tema como para que esto no quede sin resolución antes de este año; y lo conseguimos. Me parece que tenemos que verlo de esa forma, como un triunfo nuestro, de los compañeros, de los familiares, de las organizaciones que nos apoyaron en este camino y con que la Corte falló como tenía que fallar para nosotros, no sin dificultades porque hubo dos jueces que fallaron en contra, pero con tres votos a favor el dictamen queda como aprobado”, afirmó Irene Provenzano en diálogo con ELM.

Este fue el último fallo de Zaffaroni como ministro de la Corte, ya que presentó su renuncia a partir del 31 de diciembre: “Ese era también nuestro objetivo, que saliera antes de fin de año porque sin que fuera una garantía necesariamente su presencia quizás nos garantizaba un voto más que si se daba el año que viene, porque quién sabe quién hubiera votado en su lugar”, agregó al respecto Provenzano.

A investigar

En relación a la importancia de este fallo, la hija de Francisco Provenzano señaló: “En la situación que estábamos hasta ahora Casación había recomendado que la causa cerrara porque los crímenes estaban prescriptos luego de 20 años, pero ahora lo que se indica es que no se da lugar a esa recomendación sino que la Corte asume el recurso que presentó la querella, que tiene que ver con seguir el curso de investigación, eso era lo que estábamos buscando. Esto no significa que se juzgó a alguien, ni que se investigó y llegó a más información, sino que se abre la segunda etapa de redoblar los esfuerzos en la investigación y de llegar a un juzgamiento y a una pena para los mayores responsables de esta represión”.

De los cuatro desaparecidos, Iván Ruiz y José Díaz fueron fotografiados con vida por Eduardo Longoni tras la rendición, por lo que es por demás evidente que fueron fusilados posteriormente: “Hay un registro fílmico del momento de la rendición en donde puede visualizarse quiénes son los que se rinden, además están los compañeros que atestiguan quiénes son los que quedaban con vida al momento de rendirse. Y del grupo que es llevado a una de las oficinas del cuartel, donde son torturados y muchos de ellos luego van presos, está claro que llaman puntualmente con nombre y apellido a Samojedny y Provenzano y se los llevan y los matan. O sea que hubo una búsqueda de fusilar y de hacer desaparecer a esos otros dos cuerpos. En el informe de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (realizado en 1997) se hace referencia a eso también, aunque no podían saber que estaban desaparecidos porque había cuerpos sin reconocer, sí se hace referencia a que se entregan con vida y a que luego son fusilados, junto con algunos otros compañeros más, como Berta Calvo y Pablo Ramos. Sus compañeros desde el primer día del juicio denunciaron estos fusilamientos extra judiciales y nunca fueron atendidas esas denuncias, como nunca fueron investigados y juzgados ninguno de los responsables del operativo por eso”, explicó Provenzano.

“Como familiares y compañeros por supuesto que quisiéramos saber el destino final de los cuerpos y encontrarlos –continuó–, pero lo que sí tenemos que ir hasta el final también es con la investigación y la señalización de responsables y que cumplan su condena por estos crímenes puntualmente. Los dos personajes (Arrillaga y Varando) están presos por otros crímenes, por otras violaciones a los derechos humanos, por otros crímenes de lesa humanidad en la dictadura y en democracia, pero ninguno está señalado por los crímenes en La Tablada, entonces que puedan ser juzgados y condenados es uno de los objetivos que perseguimos con esta segunda etapa de la investigación”.

En cuanto a cómo será el camino de los familiares a partir de ahora, Provenzano agregó: “La verdad que (la decisión de la Corte) nos agarra un poco todavía pensando cómo vamos a seguir, lo que es seguro es que el juzgado tiene vía libre para continuar con la investigación y para ponerse a trabajar con eso. Desde nuestra parte la querella tendrá que ser una querella activa, propositiva y presente como para motivar esa investigación, nuestra idea de presentar el caso nuevamente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sigue en pie, no ya para pedir el fallo de la Corte pero sí para ponerlos en conocimiento de cuál es la situación con las violaciones a los derechos humanos en La Tablada y que nuevamente puedan acompañar y pronunciarse a favor de una investigación completa y profunda sobre los hechos. Me parece que esa carta de buscar el reconocimiento internacional de las violaciones a los derechos humanos que ocurrieron en La Tablada sigue siendo necesaria y vigente. Fue muy importante el informe del ’97 que hizo la comisión, tanto para el fallo de (la procuradora general de la Nación, Alejandra) Gils Carbó en junio, como para esta resolución en la Corte; entonces me parece que no es menor que sigamos intentando que esto trascienda los límites de la Justicia internacional y reciba el juzgado una recomendación de la comisión nuevamente”.

La justicia tiene por delante resolver una de las tantas causas que tiene pendiente. Qué pasó con los cuerpos de los cuatro desaparecidos tras el intento de copamiento del Regimiento de La Tablada, además de dar con los responsables. Se trata de una investigación que debido al paso del tiempo ya no tiene todas las pruebas con las que contaba. Por ejemplo, el edificio del regimiento ya no existe, fue demolido hace unos años y con él se fueron las marcas de los disparos que había en las paredes y que podían servir para dar con el destino final de los cuatro militantes del MTP desaparecidos. De todos modos, sus familiares y compañeros están dispuestos a seguir la lucha hasta el final.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.