jueves, 8 de enero de 2015

La nuez en la garganta de los explotadores

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

El 6 de enero de 2015, falleció en La Habana, a la edad de 77 años, el caricaturista René de la Nuez, destacado combatiente de la revolución cubana a la que siempre defendió, con su pincel y con la dedicación a su Patria de su genio.

Hombre de ideas avanzadas, desde muy temprano en su vida entregó el enorme talento con que le dotó la naturaleza a la defensa de los pueblos, en especial los desvalidos y los humildes.

Sus caricaturas aparecieron sistemáticamente, en los últimos años de su vida, en el periódico PORESTO!, publicación que, editada en Mérida e impresa en otros puntos de la península de Yucatán, se incluye entre los medios de prensa de mayor circulación y de más prestigio e influencia en México y en el hemisferio occidental.

Según su director, Don Mario Menéndez Rodríguez, la idea de este periódico le nació en Cuba. “Por regla general los medios son propiedad de grandes monopolios que los usan para la defensa de sus intereses. Utilizan los diarios como instrumento de presión para obtener privilegios. La única forma de poder publicar información que defienda los intereses populares era que verdaderos periodistas fueran los dueños e impulsores de un periódico, no para obtener beneficios económicos sino para lograr utilidad social”.

Según Menéndez, “una de las cosas que él aprendió de la revolución cubana fue la participación popular en las fábricas, en los Comités de Defensa de la Revolución y los lugares de estudio, que le dieron ideas para abordar las relaciones del periódico con los problemas de la comunidad. De los comentarios y quejas de la gente obtenemos fuentes de información, líneas de investigación que luego seguimos. La idea es que los que mejor conocen los problemas de una comunidad son sus propios habitantes, por lo tanto son ellos los que deben exponer esos problemas. Y por supuesto también permitimos que critiquen la línea del periódico”.

Era lógico que, en una publicación así, el talento revolucionario y creador de Nuez se sintiera “como pez en el agua”.

Como los dibujos de Nuez desempeñaron un sobresaliente papel en apoyo a la lucha del pueblo cubano contra la tiranía de Fulgencio Batista, cuyo derrocamiento abrió paso a la llegada al poder de la revolución en su patria, su identificación con los propósitos sociales de POR ESTO! le resultaron siempre afines.

Nuez fue creador de personajes gráficos a través de los cuales expresaba sus mensajes educativos, literarios y políticos. De varios de ellos se han apoderado los lectores y los mantendrán vigentes más allá de la desaparición física del autor. El Loquito, Don Cizaño y Barbudo, quedarán por siempre en el imaginario popular.

El artista trabajó activamente en publicaciones periódicas como el semanario humorístico Zig-Zag y el diario oficial Granma. Cuenta, además con una vasta producción editorial que incluye libros con colecciones de sus caricaturas que siempre han disfrutado de gran avidez por los aficionados al humor gráfico político y costumbrista, así como entre los lectores en general.

De la Nuez, recibió en 2006 el Premio Nacional de Artes Plásticas en Cuba, en reconocimiento por sus más de 50 años de quehacer creativo y a la trascendencia, tanto artística como social, de una obra que ocupa un lugar privilegiado en el humorismo gráfico contemporáneo.

Por su obra gráfica, obtuvo el premio Hernández Cárdenas en costumbrismo en 1966 y fue seleccionado entre los 100 mejores caricaturistas del mundo, según encuesta promovida por la Casa del Humor y la Sátira de Gabrovo, Bulgaria, en 1976.

También, recibió la estatuilla que otorgaba el semanario Eulenspiegel, de la antigua República Democrática Alemana, por la obra La Gallina de los huevos de oro, en 1983, y en ese mismo año el galardón Jean Effel por Vencerá la vida. Entre las numerosas distinciones que recibió sobresalen el Premio Nacional Juan Gualberto Gómez 1960, Orden Lázaro Peña de Primer Grado y la Distinción por la Cultura Cubana, 1980.

Asimismo, fue laureado con la Distinción Raúl Gómez García, 1982, Medalla Alejo Carpentier, 1988, y la Medalla de Oro de la Bienal de Humor Gráfico en Castilla, España, 2007, ente otros.

El artista realizó numerosas exposiciones personales y participó en muestras colectivas en Cuba y en diferentes países.

Al publicar en la mañana de hoy la triste noticia, el periódico cubano GRANMA, del cual René de la Nuez fue fundador y durante varios años caricaturista editorial, que a éste le gustaba recordar que él nació con un bichito de hacer caricaturas y llegó a ser considerado uno de los cien caricaturistas más importantes del mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.