viernes, 23 de enero de 2015

La sociedad capitalista genera la crisis de valores éticos y morales: Las consecuencias del modelo monopólico del mundo unipolar

Diego Olivera (BARÓMETRO INTERNACIONAL)

En varios de nuestros artículos, tratamos de exponer a los usuarios, el tema de la crisis de valores en nuestra sociedad, que luego de siglos de buscar el humanismo, que a partir de la revolución francesa en el siglo XIX, donde surgen nuevos postulados de una sociedad diferente, los principios de la equidad, en su llamado a la “igualdad, fraternidad y solidaridad”, en este período, se postularon ideas de emancipación, que fueron enarbolados en nuestro continente, por el proceso emancipador hace más 200 años.



La explotación y el exterminio de los pueblos originarios, fueron parte de una colonización a sangre y fuego, los valores de una sociedad feudal, impuesta por los españoles y portugueses, que no apostaban al desarrollo, sino al robo de las riquezas, para las coronas ibéricas. Realidad que marco un modelo de subdesarrollo, en el nuevo continente latinoamericano, que aún las bases de nuestras economías mono productoras, como nuestra dependencia de los centros de poder.

Esta breve puntualización de algunos factores políticos y económicos de la conquista, es bueno señalar que el Siglo XIX, marco una nueva era en el pensamiento humano, el termino humanismo, el socialismo, movimiento obrero, marcaron importantes ideas y modelos de sociedad humanizada. La idea de una sociedad de igualdad y solidaridad, surgió en el marco de muchos pensadores revolucionarios, desde las primeras nociones humanistas de Jacobo Rousseau, sobre el tema de la desigualdad y su propuesta de contrato social, que trataba de dar una explicación a las diferencias entre los hombres, condenando el poder de las clases económicas

Entre la desaparición del feudalismo como modelo de explotación económica, surge nuevas clases sociales, como la Burguesía que controla las primeras iniciativas capitalistas, hasta posteriormente el control de la grandes industrias, en un proceso de violencia política, como guerras imperiales, para adueñarse de Europa y de las Colonias en los otros Continentes.

Surgen teorías socialista y humanistas como propuesta anti capitalista

Ante esta realidad de la explotación, a escala mundial surge el pensamiento de los socialistas utópicos, el marxismo como teoría socialista, los cuales buscan respuestas al modelo capitalista. En esa realidad económica y política surge el pensamiento y la filosofía de Karl Marx. Sus definiciones económicas y la investigación de las leyes de la dialéctica en el proceso social e histórico, revolucionan la mitad del siglo XIX. Su llamamiento a los trabajadores a organizarse, para defender sus derechos, lo transforman en el eje revolucionario de los movimientos sociales. Sus constantes trabajos en revistas, que el mismo dirigía, fueron censurados en Francia y Alemania.

Marx nunca aceptó el apodo de padre del marxismo, desestimó en vida una apología a su persona, no se consideraba de ningún modo el fundador del socialismo ni despreciaba a los pensadores anteriores y contemporáneos, como puede comprobarse en la siguiente cita: “En cuanto a mí, no me cabe el mérito de haber descubierto ni la existencia de las clases en la sociedad moderna ni en su lucha entre sí”.

Su gran aporte en lo económico fue definir en el concepto de plusvalía, la raíz de la explotación de los trabajadores, al demostrar que la ganancia del capitalista no estaba en la venta de la mercancía, sino en la apropiación del valor real del trabajo, que encerraba cada una de ellas, al pagar menos la fuerza laboral, le quedaba otra ganancia acumulable, la cual encubría como costo de producción.

Una nueva categoría “El Imperialismo como fase superior del Capitalismo”

A finales del Siglo XIX y en las primeras décadas del Siglo XX, se ampliaban los debates en la II internacional, donde se concebía al capitalismo solo como un modelo político, pero en sus estudios y en su trabajo “El Imperialismo como fase superior del Capitalismo”, demostrando que el capitalismo muto a un modelo monopólico, generando de esa manera una nueva forma de explotación, de esta manera caracterizaba Lenin, a la trasformación de este modelo capitalista:

1. El imperialismo es el capitalismo altamente desarrollado, cuya esencia económica es el Monopolio.

2. El nuevo papel de los bancos y la fusión de estos con el capital industrial lleva a la formación del capital financiero, y al poder de la oligarquía financiera.

3. La exportación del capital adquiere una gran importancia, respecto a la exportación de mercancías, característica de la fase precedente.

4. La formación de asociaciones capitalistas internacionales, que se reparten el mundo, y la terminación del reparto territorial del planeta entre las potencias capitalistas más importantes.

La crisis de valores y la búsqueda de un modelo humanista

Estas definiciones sobre imperialismo, como la caracterización de Marx, sobre la explotación en su caracterización de la plusvalía, son alguna premisas imposible de soslayar, en cualquier modelo de socialismo, porque el empirismo y el idealismo sin teoría, no logra crear una propuesta humanista, donde los valores de igualdad y solidaridad, deben ser parte de la conciencia social.

No concebimos que solo un modelo teórico de sociedad, pueda ser la llave a las transformaciones populares, la falla de otros modelos anteriores de socialismo, como el da URSS y el Campo socialista, se sustentaron en una separación del Estado, con los sectores populares, abandonaron la unidad estado, Poder Comunal. Debemos construir una propuesta con las premisas históricas, con las características culturales y étnicas, como planteaba Carlos Mariátegui, en el tema de la cultura de los pueblos originarios, como lo ha planteado Evo Morales, son parte de nexos culturales y sociales, también el concepto de un Continente mestizo, no se puede obviar en la construcción de una nueva sociedad.

Pero por otra parte debemos enfrentar los antivalores en nuestra sociedad del capitalismo, como son el consumismo, el individualismo, la falta de solidaridad, la competencia, estas características ha creado en el pueblo, una pérdida de la conciencia social, que se refleja en nuestras comunidades, donde el ventajismo se impone, creando falsos dirigentes, que no comprenden el trabajo comunitario. También debemos formar servidores públicos, porque nuestras sociedades, están plagadas de burócratas, que no cumplen sus funciones, generando problemas sociales, como el mal funcionamiento de cualquier proyecto económico, como la falta de una contraloría eficiente, es indispensable cambiar los hábitos, de nuestra sociedad, cualquier modelo social o socialista, se debe sustentar en la eficiencia, en la productividad y en la participación popular.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.