lunes, 12 de enero de 2015

La Volatilidad del precio del petróleo condiciona economía de Venezuela

Victoria Argüello (XINHUA)

El descenso en los precios del barril de petróleo a escala internacional representa para Venezuela uno de los temas más mencionados a principios de 2015, y es que la volatilidad del crudo condiciona en múltiples aspectos la economía del país, que es dependiente y monoexportador de este hidrocarburo.

La venta de petróleo constituye el 96 por ciento de las exportaciones que realiza la nación suramericana, por lo que la entrada de divisas depende de las condiciones del mercado del crudo.

El precio de la cesta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), alianza de la cual forma parte Venezuela, se ubicó al inicio de 2015 en 46,97 dólares, alcanzando sus niveles más bajos en cinco años, lo que supone una pérdida para la nación de 47 millones de dólares por barril.

La producción petrolera venezolana, que ronda los 3 millones de barriles diarios, no podrá compensar fluctuaciones, al negarse la OPEP en su última reunión efectuada en noviembre pasado, a reducir sus cuotas de producción que constan de un tercio de todo el petróleo del planeta.

Pese a la caída vertiginosa, el Estado venezolano ha tomado medidas para frenar el impacto de esta situación en la dinámica política y social del país. Como ejemplo de ello, está la planificación en diciembre pasado del presupuesto 2015 con base en un precio del barril de 60 dólares.

Para múltiples analistas, las previsiones presupuestarias están siendo afectadas tras esta posición actual del petróleo, por debajo de los 50 dólares.

Sin embargo, existen otras acciones desarrolladas por el Ejecutivo motivadas a garantizar una economía estable, como lo es el caso de la optimización de la recaudación fiscal y tributaria que permitirá en este año aportar un 68,8 por ciento al presupuesto nacional.

Sumado a esto, el presidente Nicolás Maduro ha reiterado en numerosas ocasiones que los más de 50 programas sociales materializados a través del Sistema Nacional de Misiones, continuarán su curso y no se verán afectados por la situación.

Por el contrario, el mandatario suramericano anunció el pasado 2 de diciembre una reducción en 20 por ciento de gastos suntuarios e improductivos dentro de la administración estatal, rechazando además el despilfarro que prevalece en algunas instituciones de gobierno.

Aludió a esta misma reflexión el 30 de diciembre pasado, cuando al referirse a los anuncios económicos venideros, instó a promover una reducción de las embajadas del país en materia de infraestructuras y recursos.

También destacó la necesidad de disminuir la compra de vehículos que se usan dentro de la administración de gobierno.

A pesar de la situación petrolera internacional que ha sido atribuida por el jefe de Estado a una conspiración de Estados Unidos para golpear la economía del país del Caribe, así como la de Rusia e Irán, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) se ubica actualmente como una de las empresas hidrocarburíferas más importantes del planeta.

Datos apuntados por el economista Fernando Travieso refieren que la Administración de Información del Departamento de Energía del Gobierno de Estados Unidos emitió un informe en el que se estima que las reservas de la Faja Petrolífera del Orinoco -la más extensa región petrolera del país-, duplican los 257.000 millones de barriles de petróleo.

Con esta estimación de 513.000 millones de barriles, PDVSA se posiciona como la industria más sólida y con más larga vida respecto a producción y refinación de crudo, y supera las reservas de Saudí Aramco, la empresa petrolera de Arabia Saudita.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.