martes, 13 de enero de 2015

Marcelo Ghio: “Creo que este año estuvimos donde teníamos que estar, movilizados en la calle”

Miguel Aguirre (ACTA)

“El Sindicato de empleados inmobiliarios enfrentó dos procesos paradójicamente contradictorios: por un lado el reconocimiento del sindicato por parte del Ministerio de trabajo otorgando la inscripción gremial y por otro una gran crisis en el sector que provocó muchas pérdidas de fuentes de trabajo”, dijo Marcelo Ghio, secretario general del Sindicato de Empleados Inmobiliarios de la CTA en entrevista con ACTA.

-¿Cómo fue este año?

- En general muy bueno, sobre todo, en la primera mitad. A fin de 2013, el Ministerio de Trabajo nos otorgó la inscripción y en los primeros meses del 2014 cumplimos con la tarea de llamar a asambleas, conformación de la Junta electoral y el llamado a elecciones. Elegimos las autoridades del sindicato. Este proceso fue en paralelo a las elecciones nacionales de la Central, ya que las del sindicato fueron apenas 15 días antes, así que fue en general un momento de mucha participación y movilización de los compañeros en las dos campañas. Luego, junto con el parate natural que necesitábamos para recuperarnos de tanta actividad, vino la peor crisis del sector inmobiliario.

¿Cómo se manifestó la crisis en el sector?

- A mitad de 2014 fue el peor momento. Mirá, este fin de año, la Cámara Inmobiliaria anunció que 844 inmobiliarias cerraron en Capital y esto determinó un montón de puestos de trabajo que se perdieron, más otras que no cerraron pero achicaron mucho el personal. Es decir, en general, nos quedamos con un montón de puestos de trabajo menos en el sector.

-¿Qué les significó a ustedes como organización el reconocimiento del Ministerio?

- Bueno, inmediatamente después del reconocimiento, largamos una campaña de difusión y arrancamos con un programa de radio en Estación Sur, con gran participación de los compañeros y referentes del sector. Luego de esto, comenzamos a visitar a las grandes inmobiliarias para ver a los compañeros y para reunirnos con las patronales. En general todas nos recibieron muy bien y establecimos un diálogo. Acá hay un problema y es que el sector es muy particular porque los dueños de las inmobiliarias afilian a los compañeros de manera automática al sindicato de empleados de comercio, sin consultarlos. Lo que estamos haciendo nosotros es una campaña de afiliación y como nos cuesta sacarlos del área hacemos la doble afiliación. O sea que estamos en la tarea de difusión y militancia para el reconocimiento de los compañeros.

-¿Y cómo reaccionaron los compañeros?

- Ahí tenemos una tarea importante: tenemos que trabajar para que los compañeros se reconozcan como trabajadores y que venzan el temor de identificarse con el sindicato. Yo creo que esta es nuestra principal tarea para poder tener la fuerza necesaria para hacer valer nuestros derechos.

-Pero también tuvieron un conflicto fuerte

- Sí, en octubre el Colegio Profesional intentó elevar el cánon de inscripción para los martilleros y llevarlo de 5 mil a 25 mil. Nosotros tomamos parte porque aunque no son afiliados, sí generan empleo y esta medida pretende concentrar aún más el mercado. Fuimos a reunirnos con la Cámara, acompañados con el secretario general de CTA Capital Pepe Peralta y los abogados de la Central. Les exigimos que retrotrajeran la medida y aunque no conseguimos eso, interpusimos amparos para que la medida se revierta.

-¿Y cómo ves a la Central?

- Creo que estuvimos donde teníamos que estar en el 2014: movilizados, en la calle, reclamando. Creo que también el reconocimiento del Ministerio nos da un gran respaldo. Nos va a permitir profundizar sobre todo nuestro trabajo en el sector privado. Creo que en este sentido, deberíamos hacer un esfuerzo para ofrecerles a nuestros compañeros afiliados algunos servicios como contraprestación a su cuota sindical.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.