jueves, 29 de enero de 2015

México. Comentario a tiempo: “La verdad histórica”

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Sin discusión y como ha quedado probado, uno de los casos más difíciles y probablemente el más complicado para las instituciones responsables de la procuración y administración de justicia, es el de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada hechos ocurridos en lo que calificamos como “La Noche de Iguala”.

Desde que se conoció en toda su crudeza el brutal acontecimiento, más cuando se entró en los detalles del mismo y luego cuando de acuerdo a las primeras investigaciones se daba cuenta del involucramiento de las mismas autoridades municipales, en primer lugar el presidente José Luis Abarca Velázquez, su esposa María de los Ángeles Pineda Villa y su secretario de Seguridad Pública y pariente, Felipe Flores Velázquez -prófugo-, el fenómeno del dolor y la crispación de los padres de los muchachos desaparecidos estalló en toda su natural crudeza.

Tal situación alcanzó a la sociedad civil, no sólo de México sino de muchas partes del mundo, y también a grupos radicales quienes aprovecharon la tragedia para provocar toda clase de desmanes, mismos actos que seguramente para no agudizar el entorno, han sido tolerados por las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

La Procuraduría General de la República, PGR, precisamente su titular, Jesús Murillo Karam y el director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, en una amplia conferencia de prensa, sin cerrar el caso, dieron a conocer la conclusión de sus investigaciones y actuaciones, que calificaron de “verdad histórica”:

Los normalistas fueron víctimas de desaparición forzada por miembros de las policías municipales de Iguala y Cocula al considerarlos miembros de “Los Rojos”, grupo contrario al otro delincuencial “Guerreros Unidos”, mismos que los asesinaron, los incineraron y sus restos los esparcieron en el Río San Juan, adjunto al llamado basurero de Cocula, según confesiones, principalmente del jefe del narcogrupo, Felipe Rodríguez Salgado, alias “El Cerrillo”.

Ante esta conclusión, como era de esperarse, de inmediato se han formado tres círculos de respuesta: el propio gubernamental que se ha tomado el tiempo suficiente para que los jueces no echen abajo las consignaciones, una parte de la sociedad que cree en los resultados de las investigaciones y el que de plano no los acepta, formado por los propios adoloridos padres, una parte de la sociedad nacional e internacional, y obvio, por los grupos radicales.

Lo aconsejable es que por ningún motivo se cierren las investigaciones y actuaciones, esperar los resultados de la Universidad de Innsbruck y todas las demás científicas, que convenzan a los padres que sus hijos fueron muertos e incinerados, entonces sí, el resultado de la PGR se convertirá en “La Verdad Histórica”.

EN EL ÁTICO. Este es un sentido mensaje de la FELAP: “Conmocionada ante un nuevo asesinato de un comunicador en México, la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), les hace llegar al compañero Presidente de la FAPERMEX, Teodoro Rentería Villa y a nuestro amigo y colega, Secretario de Desarrollo Social de la FELAP, Teodoro Rentería Arróyave, como así a todas las compañeras y compañeros de la FAPERMEX, un abrazo solidario y fraterno.

Con ustedes y como ustedes, repudiamos el asesinato cometido contra el comunicador José Moisés Sánchez Cerezo, del estado de Veracruz. También hacemos llegar nuestras condolencias a la familia de la víctima y nuestro más respetuoso saludo a sus compañeros y amigos. Como siempre, decimos: ¡Basta Ya! Por la FELAP, Juan Carlos Camaño, Presidente.

Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, y miembro del Consejo Consultivo del Club Primera Plana.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.