jueves, 15 de enero de 2015

México. Comentario a tiempo: Los berrinches en el PAN

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Desde siempre hemos defendido la participación de la mujer en todos los órdenes de la vida social de México y en todo el mundo, es más, de ninguna manera compartimos la discriminación de las mismas en las diferentes religiones que las relegan a simples objetos dependientes del hombre.

Por ello nos causa grima, el papel que dos damas están protagonizando al interior de su partido, Acción Nacional, PAN, al asumir protagonismos a partir del antecedente calderonista en Los Pinos, que por cierto es de un fracaso total.

En primero lugar, la ex “primera dama”, como les gustaba a los albiazules llamarla a Margarita Zavala de Calderón, está que no la calienta ni el sol porque el Consejo Nacional del PAN, le negó la posibilidad de ser candidata a diputada federal plurinominal, es decir, por dedazo a la siguiente legislatura.

La presunta reiterada candidata de los azules al gobierno de su natal Michoacán, Luisa María Calderón Hinojosa, alias “La Cocoa”, hermanita incomoda del ex huésped de la Residencia Presidencial, Felipe de Jesús, está que trina porque no se le permitió lucirse en la comparecencia en comisiones de la Cámara de Diputados del Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de esa entidad. Alfredo Castillo Cervantes.

Ya estas azules no alegan el derecho de sangre, sino lo que es menos válido, su antecedente presidencial, “aiga sido como aiga sido”, pues ahora como lo recordara un caricaturista, la Zavala, “aiga sido como aiga sido”, no será candidata a diputada federal. Ante tal situación, arrogante, asegura que ahora irá por la presidencia nacional del PAN. Los analistas le auguran un nuevo descalabro.

En cuanto a “La Cocoa”, no fueron los diputados priístas los que la centraran para respetar el reglamento parlamentario, fue la presidenta de la Primera Comisión Permanente-Gobernación-, Puntos Constitucionales y Justicia, la perredista, Aleida Alavez Ruiz.

Si en los varones el uso del poder, actual y pasado, es de pésimo gusto y lo aborrece la sociedad, en las mujeres resulta de una incongruencia soberana, sobre todo en sus luchas de género, a las que de siempre nos hemos sumado. Es tiempo de que los panistas superen sus estados de ánimo, sus intereses de poder por el poder mismo, en una palabra, que frenen sus berrinches.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.