jueves, 29 de enero de 2015

Panorama económico de Rusia

XINHUA - SPUTNIK NOVOSTI

Rusia perderá 200.000 millones de dólares por impactos económicos
Los impactos externos, incluyendo la caída del precio del petróleo, costarán 200.000 millones de dólares a la economía rusa, indicó hoy el ministro de Finanzas, Anton Siluanov.
Siluanov advirtió que dos fondos soberanos de inversión se agotarán en los próximos dos años si los gastos presupuestarios se mantienen sin cambios.
"El efecto de los impactos externos en la balanza de la cuenta corriente de Rusia ascenderá a aproximadamente 200.000 millones de dólares", dijo Siluanov durante una reunión del Consejo de la Federación, la cámara alta del Parlamento, y citó la caída del precio del petróleo como la principal razón. Actualmente, el precio del petróleo se ubica por debajo del nivel de los 50 dólares.
Además de enfatizar que la baja continuará en el largo plazo, Siluanov indicó que no habrá una rápida recuperación del precio del petróleo como en 2008 y 2009 y señaló que "es improbable" que el precio del petróleo regrese a los 100 dólares en el futuro cercano.
El ministro dijo que el bajo precio del petróleo añadirá más presión al tipo de cambio del rublo y a la inflación para el consumidor, la cual estimó Siluanov que alcanzará una tasa anual de 12,5 por ciento en enero. El funcionario pronosticó que la inflación se mantendrá en 7,5 por ciento en 2015.
"Nuestra economía tiene que ser adaptada a las nuevas condiciones de la demanda interna", dijo Siluanov, quien agregó que el país necesita reducir su gasto presupuestario para controlar la inflación.
El ministro advirtió que los dos fondos soberanos de inversión, el Fondo Nacional de Bienestar y el Fondo de Reserva, se agotarán en un año y medio o dos si los gastos presupuestarios se mantienen sin cambios.
"Una de nuestras principales tareas por el momento es mantener estas reservas y conservar la estabilidad financiera del Estado que fue creada en los últimos años", enfatizó Siluanov.
Ante la dura realidad, el gobierno tendrá que revisar en los siguientes años los gastos de inversión presupuestaria y aplazar los nuevos proyectos de construcción de 2015, indicó Siluanov.
El ministro propuso que todos los grandes proyectos de construcción programados para ser terminados en 2015 reciban financiamiento completo y que la planeación financiera para los futuros proyectos sea revisada y muy probablemente reducida a la mitad.
El gobierno ruso publicó hoy un plan de austeridad contra la crisis de 38 páginas, diseñado para garantizar el desarrollo económico y la estabilidad social en medio de condiciones económicas desfavorables.
El plan prevé un recorte de 10 por ciento en el presupuesto de 2015 y una mayor reducción de al menos 5 por ciento anual que será propuesta más tarde en los próximos tres años.

Una cuarta parte de los bancos de Rusia podría desaparecer durante 2015
Unos 250 bancos en Rusia podrían enfrentarse a problemas de falta de capital este año, lo que llevaría a la revocación de sus licencias, explicó al periódico Rossiyskaya Gazeta el experto del Centro de Análisis Macroeconómico y Pronósticos a Corto Plazo, Mijaíl Mamonov.
“Nuestro análisis al sistema bancario mostró que durante este año unos 250 bancos podrían experimentar problemas de capital. Esto no significa que necesariamente desaparecerán, por lo que no esperamos una ola de quiebras en el sector bancario”, dijo Mamonov.
El principal motivo del aumento de riesgo se debe a la posible contracción de la economía durante este año. “Esto significa que la capacidad de pago de los deudores disminuye y las ganancias de los bancos se reducen”. “Las organizaciones de crédito se verán obligadas a crear reservas usando un capital cada vez más limitados”, explica, “lo que es muy peligroso para los bancos ya que si abusan de esto, el Banco Central les puede revocar la licencia”.
El gobierno está intentando resolver el problema de liquidez del sistema bancario inyectando un billón de rublos (unos 15.000 millones de dólares). Aunque Mamonov cree que ante la situación actual podrían necesitarse unos 700.000 millones de rublos adicionales.
“El motivo por el que se requerirán tales sumas es que durante 2011 a 2013, que fue un período de relativa estabilidad varios bancos prestaron dinero a deudores no del todo confiables”, explica Mamonov. Tanto los bancos grandes como pequeños realizaron tales prácticas.
Una de las recetas para salir de esta crisis sería una ola de adquisiciones mutuas por parte de los bancos. En concreto, que los bancos regionales sean comprados por los más grandes.
Es imposible predecir a ciencia cierta el número de bancos que dejará de existir, cree Mamonov. “Pero la economía rusa no necesita tantos bancos. Actualmente hay 650 bancos en el país que representan tan solo el 5% de los activos a nivel nacional y el 95% en los 200 bancos restantes”, señala.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.