jueves, 29 de enero de 2015

Policías de 220 municipios españoles cuentan ya con pistolas eléctricas

Daniel Ayllón (LA MAREA)

Policías locales de al menos 220 municipios de España cuentan ya con pistolas eléctricas Taser para realizar inmovilizaciones a través de fortísimas descargas. La empresa Andreu Soler i Associats -la única importadora oficial de este arma- ha vendido 850 unidades en los últimos siete años a sus departamentos de seguridad municipal. Entre los últimos diseños del arma, algunos como los adquiridos por la Policía Local de Gandía son capaces de traspasar un chaleco antibalas.

Diversas organizaciones de derechos humanos han denunciado que, aunque están pensadas para inmovilizar, las pistolas de tipo Taser pueden llegar a ser “letales”. Y ponen como ejemplo a Estados Unidos y Canadá, los países donde más ha proliferado su uso y donde, según estas organizaciones, se habrían producido decenas de muertes en los últimos años por el “uso abusivo” por parte de las fuerzas de seguridad.

Los sindicatos de Policía han solicitado en varias ocasiones informes para buscar un término intermedio que no implique la pistola eléctrica, pero reivindican que, en ocasiones, “es un elemento práctico y da seguridad al agente”.

El hecho de que varios gobiernos hayan prohibido el uso de defensas eléctricas a particulares y restringido su utilización a determinados funcionarios “se debe a que reconocen que pueden provocar fácilmente sufrimientos y lesiones innecesarias e incluso la muerte”, denuncia Amnistía Internacional en su informe Voltios Sin Control.

Su comercio también ha sido objeto de restricciones, añade el documento, al admitirse que estos dispositivos pueden utilizarse para “infligir tortura y ser un fácil instrumento de uso abusivo”. Aunque existe un mercado negro de este tipo de armas, el comercio de pistolas Taser y otras defensas eléctricas está limitado en la UE desde el año 2006.

El arco mediterráneo

El gerente de la empresa importadora de estas pistolas a España, Andreu Soler, explica que las comunidades autónomas que más unidades compran son las de la cuenca mediterránea, con Cataluña y el País Valenciano a la cabeza. El motivo, según el empresario, se debe a que hay municipios en los que en los meses de verano la población se multiplica “hasta por 10”, mientras que las plantillas de policías locales apenas se refuerzan y “los agentes se ven sobrepasados”, asegura.

A pesar de toda la documentación que aportan las ONG críticas con las pistolas Taser, Soler asegura que no hay “ninguna” sentencia jurídica que diga que la causa de las muertes de detenidos tras su inmovilización ha sido la fortísima descarga eléctrica que producen las pistolas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.