miércoles, 14 de enero de 2015

Si gana la izquierda en Grecia, será un paso muy importante para demostrar en Europa que es posible otra vía que el neoliberalismo

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista a Antonio Cuesta Marín, corresponsal en Grecia de Prensa Latina

M.H.: Estamos en comunicación con Atenas, buenas tardes Antonio.

A.C.M: Buenas noches aquí.

M.H.: Buenas noches, porque son las 11 pm allá. Antonio es corresponsal en Grecia de la Agencia Prensa Latina, y vamos a estar en comunicación durante todo este mes a raíz de las elecciones en ese país. La primera pregunta Antonio, sería ¿por qué se ha llamado a elecciones anticipadas para el próximo 25 de enero?

A.C.M.: El gobierno de coalición de social liberales y conservadores, liderado por Andonis Samarás y Evangelos Venizelos, se encontró en una situación bastante complicada en el Parlamento, porque tenían una mayoría muy justa, y en las calles con la falta de legitimidad debido a que desde hace ya al menos dos años, desde que se inició la Legislatura anterior con la promesa de acabar con las medidas de austeridad, el gobierno ha hecho todo lo contrario, ha seguido aceptando todas las exigencias de los acreedores y haciendo todo lo contrario de lo prometido con lo cual la situación se complicaba cada vez más.
En concreto, el último escalón que ya no pudieron superar fue la elección parlamentaria del Presidente de la República que estaba prevista para el mes de febrero de 2015, pero como la negociación con los acreedores se alargaba y las posiciones se endurecían por parte del Banco Central Europeo (BCE), de la Comisión Europea (CE) y también del Fondo Monetario Internacional (FMI), y para la cual no tenían la mayoría necesaria (que son 2/3 de la Cámara), decidieron juntar al mismo tiempo unas elecciones generales anticipadas, que todo el mundo ya daba por supuesto que no iban a poder retrasarse más y, por otro lado, con la tan difícil negociación, en la que sin duda iban a efectuar nuevos recortes y nuevas medidas de austeridad, con lo cual la vía que le quedaba a Samarás era adelantar las elecciones.
Sorpresivamente, porque fue una decisión muy inesperada y en plena Navidad tuvieron lugar las tres rondas de votación en el Parlamento para elegir al Presidente y como se esperaba, no pudo salir adelante y acto seguido eso significaba la disolución de la Cámara y la convocatoria a elecciones en tres semanas. La fecha era para el 25 y lo que ahora pretende Samarás, que es su último cartucho, es volver a decir que no va a hacer recortes, que en realidad la economía del régimen ha empezado a ir muy bien gracias a su programa económico. Esa es un poco la situación que ha llevado al adelanto electoral.

M.H.: Antonio, es importante que aclaremos a nuestros oyentes, por qué son tan importantes estas elecciones en Grecia.

A.C.M.: Yo creo que es evidente que después de varios años, desde mayo de 2010, que empezaron las medidas de austeridad, que no ha habido ningún avance, todo lo contrario, ha sido un lastre para la economía real, para la economía productiva. Lejos de solucionar lo que esperaban con las medidas de ajuste presupuestario, los problemas se han agravado y se han alargado en el tiempo, teniendo en cuenta que la vida de la mayoría de los ciudadanos ha empeorado drásticamente. Entonces, por decirlo de una manera suave, son medidas absolutamente absurdas porque no tiene ningún fundamento para mejorar la economía real, ni la vida de los griegos, pero el gobierno no tiene ninguna soberanía ni autoridad para imponerse cuando los poderes financieros o los procedentes de la Comisión Europea o del BCE, que les imponen medidas y no tienen más remedio que aceptarlas.
Sin embargo, la situación a nivel social, calificada por el principal partido de izquierda como un desastre humanitario y no le falta razón porque los datos, que no tienen que ver con esos pequeños márgenes de la macro economía que son los únicos a los que el gobierno de Grecia recurre una y otra vez para decir que todo va mejor, la realidad es que los datos sociales siguen siendo malísimos, y después del gran retroceso que ha tenido en estos últimos casi cinco años, salir de ello no parece tarea sencilla y mucho menos con las medidas neoliberales que intentan proponer.

La campaña del miedo para intentar que los votantes no opten por Syriza es muy fuerte

M.H.: ¿Qué significaría para Grecia el triunfo de Syriza, de su dirigente Alexis Tsipras?

A.C.M.: Principalmente creo que significaría una victoria simbólica para imponer la opinión mayoritaria de la ciudadanía que está agotada y muy descontenta con este tipo de políticas neoliberales. Lo que luego realmente pueda hacerse, está un poco por verse, porque lógicamente los poderes financieros son muy fuertes y la campaña del miedo para intentar que los votantes no opten por esta formación de izquierda es muy fuerte.
Se ha visto cómo cargaban contra el líder del partido Syriza, y más dirigentes europeos han sostenido en estos días que sería el caos si gana y, sobre todo, si no aceptaba seguir con el mal llamado “programa de rescate”, un eufemismo para decir que en realidad son los acreedores los que deciden qué políticas se hacen, que son, desde luego, las que más interesan a los grandes inversores y a la Banca y las grandes empresas alemanas que al fin y al cabo son los únicos beneficiarios de la situación que se vive actualmente en Europa.
La situación, una vez que pase el 25 de enero y si gana la izquierda, va a ser muy complicada, pero en cualquier caso yo creo que será un paso muy importante para demostrar en Europa que es posible otra vía, otros caminos y que la gente puede elegirlos.

M.H.: Estamos en comunicación con Antonio Cuesta Marín, desde Atenas, Grecia. La intención es hacer una serie de notas a lo largo de todo este mes en “Plan Baires”, en torno a las elecciones en ese país. Antonio ha escrito un libro, editado en nuestro país, Europa: la hora de las alternativas, precisamente centrado en la situación griega y las respuestas solidarias y autogestivas a la crisis en ese país. Al respecto, cuál es la situación concreta en cuanto a los índices de desocupación, al PBI y la producción industrial porque leyendo tu libro encuentro muchas coincidencias con lo que fue nuestros años 2001/2 en Argentina.

A.C.M.: Sí, la verdad es que cuando escribí el libro también encontré muchas similitudes, sobre todo en lo que respecta a los trabajadores que decidían tomar las empresas en sus manos, aparecían las mismas reflexiones en las asambleas, las mismas decisiones. Sorprendentemente no eran similares, sino en muchos casos iguales.
Es cierto que la situación económica y del país difieren en muchos casos, pero la percepción social, por lo que leí, es igual en que el PBI se desplomaba, como en el caso de Grecia que ha llegado a bajar un 26% desde el 2009, en el último trimestre de 2008 empezó la recesión, también con el tema de la producción industrial que se ha reducido en 1/3, el desempleo, hoy precisamente se han dado las últimas cifras desde el mes de octubre, está aproximadamente en el 25,8% y ha bajado en el último año y medio alrededor de dos puntos. Pero estos datos son un poco engañosos, porque esa bajada de dos puntos porcentuales, en realidad se corresponde con un descenso en el mismo período del salario medio a nivel nacional, cerca de un 10% y con un incremento enorme de la temporalidad de los contratos de media jornada que han aumentado en un 35% en ese mismo período.
Entonces, queda claro que el alta de trabajadores asegurados, que era un poco de ahí de donde salían los datos, se corresponde con un fraccionamiento de las jornadas laborales, donde antes en lo que trabajaba una persona ahora trabajan dos, y además se ha dado la circunstancia que han sido los sectores menos pagados y peor considerados a nivel laboral, como son los trabajadores inmigrantes y las mujeres, los que se han incrementado las contrataciones exponencialmente, porque en el caso de los trabajadores inmigrantes se ha dado un aumento del 50%. Lo cual quiere decir que el ligero descenso que ha habido, se ha cubierto con gente mucho peor pagada y en jornadas de cuatro horas, con el salario mínimo que hay fijado por ley, que en muchos casos ni siquiera se cumple.
Hay que decir que un trabajo de cuatro horas no sirve absolutamente para nada, porque estamos hablando de cantidades muy pequeñas que no llegan a cubrir las necesidades más básicas de lo que sería la canasta diaria, ni siquiera se cubre con los trabajos de jornada completa y el salario mínimo que está cerca de los 500 Euros. Hay muchos trabajadores que están por debajo del nivel de la pobreza.

M.H.: Tengo un dato que dice que 3 de cada 5 ciudadanos griegos viven por debajo del umbral de la pobreza y el desempleo juvenil es de cerca del 50%.
Alexis Tsipras envió el sábado pasado, un mensaje a los partidos ecologista, comunista y al frente de izquierda anti capitalista Antarsya, pidiendo la confluencia “pues la batalla que tenemos que dar está por encima de las diferencias que existen dentro de la izquierda.” ¿Qué respuesta ha habido a ese llamado del líder de Syriza?

A.C.M.: Hasta ahora los únicos que han respondido positivamente ha sido el Partido Ecologista, que hasta ahora se quedaba por debajo del 3% que es el mínimo legal para entrar al Parlamento y no habían conseguido representación, ellos ayer acabaron una reunión con la dirección de Syriza y estuvieron de acuerdo en participar, creo que mañana anunciarán la lista de candidatos, porque la reunión fue esta noche a puertas cerradas. Supongo que ante la respuesta positiva del Partido Verde, figurará alguno de ellos en la lista, y con respecto a los otros dos, Antarsya es un partido pequeño también de izquierda anticapitalista, no ha habido todavía una respuesta formal, lo que sí parece muy complicado es que el Partido Comunista dé una respuesta positiva porque generalmente tiene una posición muy enfrentada con Syriza al que consideran que es el recambio de la socialdemocracia, el partido que tradicionalmente durante los últimos 40 años se había repartido el poder con los conservadores, esta prácticamente hundido y existe la posibilidad de que ni siquiera consiga representación parlamentaria.
En todo caso, todas las encuestas que salieron hoy, dan como vencedor a Syriza aunque con un margen no muy grande con respecto a Nueva Democracia, los conservadores, alrededor del 3 y 4% de ventaja. Syriza necesitaría conseguir una victoria que le permitiera gobernar en solitario porque las coaliciones, para cualquiera de los partidos, van a ser muy complicadas teniendo en cuenta el resto de formaciones que probablemente estén en el Parlamento. Este límite para gobernar en solitario esta en torno al 30% de los votos y se empieza a tener la posibilidad de tener mayoría absoluta, lo cual depende de la representación que saquen el resto de las formaciones.

M.H.: Bien, Antonio, podríamos decir que esta es una cobertura exclusiva para Argentina de las elecciones griegas, vamos a continuar todos los jueves durante todo el mes de enero con este contacto y creo que corresponde preguntar cuál es tu evaluación respecto de esta situación.

A.C.M.: Se dan dos situaciones, por una parte hay un sector importante de la población, que es el que yo creo que se manifiesta en las encuestas a favor de Syriza, porque son gente que entiende que puede significar un cambio destacado en la política del país, estoy hablando de la gente que puede tener un pensamiento en base al cansancio de la política actual, que tiene una inclinación por un cambio de modelo, sin embargo, no acaban de ver claro que Syriza sea capaz de cumplir con lo que dice que quiere hacer…

M.H.: Se cortó, la comunicación con Grecia es complicada, sin embargo, hemos cumplido con la entrevista a Antonio Cuesta Marín, corresponsal de Prensa Latina en Atenas, Grecia, con el cual vamos a estar en comunicación a lo largo de todo este mes porque la perspectiva de que gane Syriza la elección en Grecia, este partido político que de alguna manera plantea un discurso contra el ajuste, contra los dispositivos de rescate financieros monitoreados por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI, realmente provocaría una situación de cambio, máxime si lo vinculamos a la situación de España, donde está Podemos, que de realizarse elecciones en el día de la fecha también ganaría y es un partido político similar al liderado por Alexis Tsipras.
Vamos a continuar durante todo el mes en contacto con Antonio Cuesta Marín, desde Atenas, Grecia, corresponsal de Prensa Latina y autor del libro Europa: la hora de las alternativas. Un libro que hemos publicado en editorial Metrópolis en el mes de septiembre de 2014 apostando a esta situación política que se vive hoy en Grecia, nos faltó poner en la tapa el subtítulo Solidaridad y autogestión en Grecia que hubiera sido importante porque ubicaría un poco más la temática del libro, con prólogo de Guillermo Almeyra y presentación de Antonino Infranca.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.