lunes, 26 de enero de 2015

Siria: Damasco desafía a los extremistas

Roberto Castellanos Fernandez (PL)

La ciudad de Damasco amaneció hoy bulliciosa y con su ajetreo habitual, pese a la lluvia de misiles y granadas de morteros disparada contra ella el domingo por extremistas armados que la amenazan con "una campaña de fuego".

Desde horas bien tempranas numerosos negocios comenzaron a abrir sus puertas, así como cafeterías, restaurantes, oficinas gubernamentales y escuelas, constató Prensa Latina.

En el barrio de clase media de Mezzeh, numerosos transeúntes se dirigían a sus centros laborales mientras la avenida que atraviesa el vecindario era surcada por infinidad de automóviles y ómnibus, como es habitual.

En las innumerables mezquitas de la ciudad, los muezines llamaban a los fieles a la oración matutina, mientras en el siempre atestado zoco de Hamidiyeh, en la Ciudad Vieja, los comerciantes alistaban sus mercarías.

Once civiles murieron y otros 59 resultaron heridos ayer es esta metrópolis tras las andanadas de obuses de morteros y misiles lanzados por extremistas.

Más de 90 proyectiles fueron disparados desde Guta oriental, extensa zona colindante con Damasco, dos días después de la amenaza de Zahran Allush, cabecilla del Ejército del Islam, de lanzar una "lluvia de misiles" contra la capital.

Los cohetes cayeron en los barrios de Mezzeh 86, Mezzeh Autostrad, Baramkeh, Plaza Omeya, Muhayereen, Jaramana, Sabee Bahrat, la beca universitaria, Barzeh, Esh Warwar y Dahiat Harasta, entre otros, según fuentes oficiales.

Como consecuencia de la andanada, el movimiento en esta urbe se redujo a partir de las 3:00 hora local, mientras en las escuelas, los profesores impidieron a sus alumnos salir al recreo o realizar ejercicios al aire libre.

Simultáneamente los irregulares abrieron fuego con más de 70 proyectiles contra la norteña ciudad de Alepo, en tanto la costera localidad de Latakia fue impactada con otros dos, que causaron sendas victimas mortales.

En respuesta, la aviación siria realizó más de 60 incursiones contra las posiciones de los radicales en los poblados de Jobar, Zamalka, Ein Tarma y Duma, en Guta oriental.

Al menos cinco plataformas de lanzamisiles fueron destruidas en el área de Otaya, próxima a Ein Tarma, y otras dos al norte de la Rotonda del Parlamento, en Jobar.

Por cada misil disparado contra Damasco nosotros lanzaremos 10 contra sus reductos en Guta oriental, advirtió un militar de alto rango de la Guardia Republicana, las fuerzas elites del ejército nacional.

Las palabras de Allush demuestran el desprecio de los terroristas por la vida, señaló a Prensa Latina el militar, que prefirió el anonimato.

Carecen de cualquier sentimiento patriótico y moral, y su plan de asesinar al mayor número de civiles busca perturbar la tranquilidad y estabilidad del país, subrayó.

Este mes más de cuatro mil civiles escaparon de las zonas controladas por los irregulares en Guta en medio de una ofensiva de las fuerzas armadas.

Los habitantes de esas áreas fueron trasladados por los uniformados hacia campamentos, donde recibieron atención médica, alojamiento y alimentos.

Medios de prensa nacionales estiman que las amenazas se Allush están motivadas por la creciente pérdida de territorios ante las tropas gubernamentales y la difícil situación de las bandas extremistas en esa zona.

Aunque los ataques de ayer fueron los más violentos en los últimos meses, los irregulares mantienen casi desde el inicio del conflicto, en marzo de 2011, el bombardeo constante contra la capital siria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.