viernes, 30 de enero de 2015

Tsipras busca recuperar la esperanza y la soberanía para Grecia

Antonio Cuesta (PL)

El primer consejo de ministros del nuevo gobierno de Grecia puso sobre la mesa las prioridades y directrices que marcarán una legislatura en la que pretende restaurar la dignidad y la soberanía del país.

El Primer Ministro, Alexis Tsipras, destacó la necesidad de ofrecer una respuesta inmediata a la crisis humanitaria que sufre Grecia, producto de las durísimas medidas de austeridad aplicadas durante casi cinco años, y llevar a cabo una negociación con los acreedores para reducir la deuda soberana.

El mandatario recordó a los miembros de su gabinete que "no debemos olvidar que las personas tienen grandes expectativas de este gobierno, y no esperan que mejore la economía en un día, pero sí cambios radicales en la justicia, la transparencia y la equidad que requiere un gobierno con un estilo diferente".

En menos de 24 horas, desde que accedió al cargo, Tsipras reorganizó la administración del Estado reduciendo los ministerios de 18 a 10 y coordinando a sus responsables en diferentes áreas para mejorar la gestión y agilizar su funcionamiento.

De ese modo el área económica, responsable de negociar con los acreedores, incluirá al Ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis; al de Economía, Yorgos Stathakis; al Viceministro de Relaciones Económicas Internacionales, Euclides Tsakalotos; y al frente de ellos al Viceprimer ministro Yanis Dragasakis.

Tanto Varoufakis como Stathakis coincidieron al asegurar que las políticas de austeridad no benefician en nada a la economía y las cuentas del país, por lo que pidieron "pasar la página de la austeridad", pues "es obvio que el país no puede beneficiarse si seguimos con esas políticas".

El Ministro de Trabajo, Panos Skourletis, adelantó cuatro medidas de aplicación inmediata, consistentes en la retirada de la actual norma sobre contratos, la derogación de la ley que permite los despidos colectivos, la restauración del salario mínimo en 751 euros y de los convenios colectivos.

Desde el Ministerio de Reconstrucción Productiva, Medio Ambiente y Energía, su titular, Panayiotis Lafazanis, anunció la paralización del proceso de privatización de la compañía de electricidad (DEI) que pasará a ser "una empresa de interés público que funcionará con criterios no lucrativos".

Igualmente señaló que "vamos a tratar de hacer la corriente más barata para impulsar la competitividad y ayudar a las familias", dentro del plan que prevé dar electricidad gratis a 300 mil familias que se hallan bajo el umbral de la pobreza.

A su vez, el ministro de Interior, Nikos Vutsis, anunció que se concederá la ciudadanía a los niños extranjeros nacidos o criados en Grecia, los inmigrantes de segunda generación, al tiempo que decretó el cierre de las cárceles de máxima seguridad (tipo C) por vulnerar los derechos humanos.

En política exterior su titular, Nikos Kotzias, comenzó su andadura con un disenso con la Unión Europea, al aprobar esta una declaración contra Rusia sin informar ni acordar la posición con el gobierno griego.

Por tal motivo Kotzias asistirá en Bruselas al Consejo extraordinario de Asuntos Exteriores de la UE, para tratar la cuestión del conflicto en Ucrania.

En el terreno educativo fue anunciada una profunda reforma por el ministro de Cultura, Educación y Asuntos Religiosos, Aristidis Baltas, mientras que el responsable de Sanidad y Seguridad Social, Panayiotis Kurumplis, aclaró que el sistema público de salud volverá a ser gratuito y universal.

Por último, Nikos Paraskevopulos ocupó el cargo de ministro de Justicia y la única cartera otorgada al socio de coalición, el partido conservador-nacionalista ANEL, correspondió a su líder Panos Kammenos en el Ministerio de Defensa.

Además, fueron nombrados tres ministros de Estado, Panagiotis Nikoludis, Alekos Flampuraris y Nikos Pappas, y un portavoz gubernamental, Gabriel Sakellaridis.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.