lunes, 19 de enero de 2015

Una visión sobre los acontecimientos en Francia: Terrorismo globalizado

Norma Estela Ferreyra (BARÓMETRO INTERNACIONAL, especial para ARGENPRESS.info)

Todo atentado terrorista, es abominable y repugnante. Venga de donde venga. Eso está claro. Tampoco podemos admitir el terrorismo de la invasión genocida y el saqueo a otros países, en los que actualmente Francia despliega ocho mil soldados. (Según datos numéricos de Jorge Beinstein (ARGENPRESS.info) Me resulta espantoso ser testigo de guerras provocadas, con las características brutales del terrorismo Internacional.

Lo más repudiable de estas invasiones programadas, es el masivo lavado de cerebro que se realiza a través de los medios de comunicación dominantes y cómplices, que difunden y repiten, constantemente, las falsas noticias que reciben de fuentes establecidas por los dueños del medio y que operan, según las características del país donde se difunden, a través de diversas formas En esos medios monopólicos, no hay periodistas, son locutores que ganan muy buenos sueldos, para dejar de lado su libertad de expresión y difundir lo que le mandan. Allí se hablan de países ricos y pobres. Pero todos sabemos que no existen países pobres, sino saqueados, explotados y esclavizados por los que se hacen llamar civilizados del primer mundo, pero que son invasores con su lacra de seguidores, que aportan soldados y armas, para no quedarse afuera de la Historia, como es el caso de Francia..

El plan orquestado por este llamado poder mundial, tiene alcance global y sería casi perfecto, si no subestimara con tanta frecuencia a la inteligencia humana o si no cometieran tantas veces, los mismos errores. Sobre todo, si no se mostraran en bloques, tan compactos y descarados, como resultó su codo a codo, con el pueblo francés, donde se vieron a muchos jefes de Estados Europeos en Paris, mostrando su linaje archi terrorista sin mostrar vergüenza, después de haber actuado en el saqueo criminal de países africanos, así como en la larga lista de países libres y honorables que aún resisten en medio oriente y en América, Venezuela, Haití y tantos otros, que seguirán en esta cadena Multinacional de desestabilizaciones, invasiones y genocidios, prolijamente programados, por el poderío mundial de la barbarie, que se esconde en las sombras,

Por un lado, la televisión basura, sirve de entretenimiento y al mismo tiempo de distracción, a tal punto, que todos están convencidos de que la guerra, todavía no empezó, cuando en realidad ya está en su parte final. Mediante filmaciones, muchas de ficción, se introducen en forma global, noticias sobre las denominadas guerras, que en verdad son deliberados atropellos a la soberanía y a la libertad de las naciones. También se habla de treguas, que son falsas, como la de Palestina, que día tras día, suma víctimas inocentes, en el sector invadido.

Mediante la libertad del engaño, se deforman los acontecimientos reales, se introducen otros que ocurrieron en otro lugar y mienten a la mayoría de los seres humanos. Así surgen atentados que se auto provocan, para justificar invasiones genocidas y arrasar con los civiles, especialmente niños, con cualquier pretexto, al estilo de una película de Hollywood. Pero este terrorismo globalizado, no sólo usa armas sofisticadas sino armas múltiples, como son los levantamientos, supuestamente, populares, provocados por intereses económicos foráneos. Y mediante el uso de las redes sociales, manejan sectores internos para el logro de tales propósitos o mediante provocaciones con los llamados soldados invisibles, un nuevo modo de ataque, con mercenarios extranjeros.

Estos poderes internacionales, especializados en sobornos, saqueos, vaciamientos de productos, provocan modificaciones en los precios de productos esenciales, como es la actual baja internacional, del precio del petróleo, para intentar ahogar gobiernos libres, que no se someten fácilmente a lo que ellos disponen También actúan mediante Bancos y Multinacionales, mediante los cuales, manejan el Mercado, la inflación, fijan precios y producen desabastecimiento, con el fin de conducir un desastre económico que termine beneficiando a sus propios intereses, sin contar con los fraudes electorales, que siempre están urdiendo, con ayuda de minorías locales, que están a su servicio, traicionando a la patria, algo que en realidad no les importa, porque son adoradores de otros países que llaman civilizados, pero que pagan a estos mercenarios internos de su propia patria o les prometen cargos importantes que no pueden alcanzar por méritos propios.

Otras armas, sobre las que nadie habla y que están haciendo estragos son las del manejo climatológico global, que provocan desastres y enfermedades.

Podemos agregar a las semillas transgénicas y a los plaguicidas tóxicos introducidos para mejorar el rendimiento de las cosechas rurales, que son altamente nocivos para productores y consumidores, Y hablando de campo, a los nuevos sistemas de producción de carne y leche, que son perjudiciales para la salud humana,

También el hombre sirve de conejillo de indias, para experimentar drogas medicamentosas y vacunas, que enriquecen a las mafias de las industrias farmacéuticas y alimenticias, con la complicidad de los gobiernos y productores. Podríamos hablar de armas de guerra secretas, poderosas, y muy sofisticadas como las bombas de fósforos, los drones, de los espías cibernéticos, de los DNI inteligentes con que pretenden controlarnos a cada uno de nosotros, convirtiéndonos en blancos fáciles de exterminio.

Pero estoy segura de que culparán a las teorías conspirativas o pensarán que estoy enloqueciendo. Por eso, prefiero hacer una síntesis que sí van a entender. El mundo está siendo atacado con la misma crueldad de siempre. Recordemos cuando fueron perseguidos los cristianos en Roma, los no cristianos con las Cruzadas y la Inquisición, con cuyo argumento se exterminaron Noventa Millones de Indígenas en América.

También hubo dos guerras mundiales horrorosas. El mundo será finalmente derrotado por el arma más poderosa, que es la IGNORANCIA, implantada en nuestros cerebros por falsas imágenes y mentiras impuestas por los medios hegemónicos y cómplices. Desde la antigüedad, la imprenta nos mentía en los libros de historia, dominada por monjes y luego, por los intereses de ciertos grupos.

Y aún hoy, con la ayuda de la tecnología, se sigue mintiendo, callando y deformando la verdad, deliberadamente, Y será por estos mismos medios que veremos la derrota de la humanidad, que está idiotizada e indiferente, a lo que le está sucediendo. Que no piensa por sí misma, no se preocupa por el otro y tampoco se rebela ante la Injusticia.

Entonces, la ignorancia y la mentira, son las armas más poderosas del siglo XXI. Yo descubrí esto, recientemente, cuando en Internet vi la pantomima televisiva, del hombre llegando a luna.

Por suerte, no fui la única. Marcelo Colussi, tampoco se engaña, cuando dice “Si es cierto que todos somos Charlie (como el hebdomadario), también todos somos los miles y miles de niños muertos por las bombas asesinas de la OTAN y las potencias occidentales, con Washington a la cabeza, en los más de 20 frentes de guerra abiertos en el mundo ¿para defender la democracia? Y también todos somos los diez mil niños muertos diariamente por hambre, y todos somos los miles de damnificados por las inmorales deudas externas de los países que pagan a los acreedores del Consenso de Washington, y todos somos los que viven en favelas, y todos somos los que mueren de diarrea por no tener acceso al agua potable.

Ninguna de esas víctimas se merecía morir, como seguramente tampoco lo merecían los 12 asesinados de la revista parisina. ¿O acaso alguien se lo merece? ¿Tal vez esos “malos de la película” retenidos en Abu Ghraib, o en Guantánamo? ¿Tal vez sí lo merecían los 108.000 desaparecidos de las guerras sucias en América Latina? Como dijo Thierry Meyssan: “No es en El Cairo, en Riad ni en Kabul donde se predica el «choque de civilizaciones» sino en Washington y en Tel Aviv”. El petróleo robado por las compañías occidentales lo deja ver. Y si no se ve clarito, es porque este oro es demasiado… negro.”

El atentado de París, fue adelantado por un periodista. Los otros medios parecían amateur, difundiendo contradicciones sobre los hechos. Un documento de identidad, fue encontrado en el lugar de los acontecimientos y esto me hizo recordar a otro, que se encontró en las Torres Gemelas. Y como si esto fuera poco, un día después del “atentado” parisino, de manera muy marginal se dio a conocer el extraño suicidio de Helric Fredou, comisario subdirector de la Policía judicial de Limoges, que trabajaba en el caso Charlie Hebdo. Muchas mentiras repetidas a lo largo del tiempo, que me quitaron las ganas de creer en ellos. No afirmo, ni niego, sólo dudo. Y por eso... existo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.