jueves, 29 de enero de 2015

Venezuela: El gobierno bolivariano enfrenta la guerra económica de los empresarios

Diego Olivera Evia (BARÓMETRO INTERNACIONAL)

La oposición venezolana apuesta a la desestabilización y la niega públicamente.

Los días 23 y 24 de enero de este 2015, marcaron de manera muy diferenciadas, las propuestas políticas, económicas y sociales, que desarrolla el gobierno bolivariano, dirigido por el presidente Nicolás Maduro, con los distintos sectores de la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), porque no podemos hablar, de unidad, menos de articulación de políticas, entre los miembros de la ultraderecha, la derecha, como pequeños sectores democráticos de la misma, pero que son manipulados por la extrema derecha venezolana.



Estas fechas muestran, dos visiones marcadas de Venezuela, mientras hoy la visión popular, tienen una visión del Caracazo, en aquel aciago 23 de enero 1988, donde el pueblo de manera espontánea salió a las calles, buscando una salida a su crisis económica, asaltando negocios de comida, mientras recibían las balas de la policía y el Ejercito, ordenadas por el hoy extinto presidente Carlos Andrés Pérez. Este 23 de enero 2015, los bolivarianos salieron a denunciar los asesinatos del 88, festejando en la avenida Bolívar, de Caracas, con una gran feria de alimentos, a precios regulados justos, con actividades sociales y culturales, ante los efectos de una guerra económica.

Por su parte la MUD, salía este 26 convocando una marcha de la cacerola vacías, en alusión a las colas que hoy existen en esta nación, los llamativo es que la ausencia de una decena de productos de la canasta familiar, aparecen en los operativos que realizan las autoridades venezolanas, son de los empresarios y testaferros de las empresas privadas, donde toneladas de alimentos y enseres, son descubierto, muchos de ellos sin facturas, demostrando la impunidad de estos sectores capitalistas, ante las necesidades del pueblo.

La oposición venezolana apuesta a la desestabilización y la niega públicamente

Muchas veces cuando escribimos de guerra económica, surgen las críticas de los comunicadores y medios al servicio de la oposición, como parte de la obra dramaturgo ingles William Shakespeare, Macbeth, en su monologo “ser o no ser, estar o no estar”, así actúan los golpistas, llamando a las colas, con profesionales pagados, acaparar, elevar los precios, manipular al pueblo. Pero nos pareció importante, citar al periodista Eleazar Díaz Rangel, que advirtió este domingo, en su columna del periódico Ultimas Noticias, del cual es el Director, Sobre el interés del gobierno de Estados Unidos en una guerra económica que impulsa la derecha contra Venezuela”.

En su columna el comunicador comparó “la actual situación en el país con las maniobras empleadas por Washington para derrocar al presidente chileno Salvador Allende, en los años 70”. Donde recordó que “en documentos desclasificados de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y el Departamento de Estado encontró entonces la evidencia de instrucciones del entonces jefe de la Casa Blanca Richard Nixon. En esas indicaciones a Henry Kissinger, al fiscal general John Mitchel y al director de la CIA, Richard Helms, se precisaba promover un golpe de Estado que impidiese a Allende ser investido el 4 de noviembre o que lo derrocara luego de su recién creado gobierno”.

También Eleazar Díaz, reveló que en un mensaje de Helms a Kissinger que andaba por Europa con Nixon, donde le decía que “el pretexto más lógico para lograr poner en marcha a los militares sería una repentina situación económica desastrosa”. También señalo que “si esa guerra económica y la ofensiva en otros frentes se desarrollaban solo ante una posibilidad de influir, es natural suponer cómo serían esas guerras en el caso de la Venezuela del fallecido presidente Hugo Chávez, y ahora Nicolás Maduro”.

La oposición arma un Foro con ex presidentes neoliberales de América Latina

Nuevamente la MUD y la ex diputada María Corina Machado, arma un nuevo show mediático, con Los ex-presidentes Andrés Pastrana, de Colombia, Felipe Calderón, de México, y Sebastián Piñera, de Chile, en Caracas este 26 de enero, a un foro organizado, para hablar de la seudo democracia. Esta nueva pantomima es una copia, del encuentro con los ex mandatarios Felipe González de España, Ricardo Froilán Lagos Escobar de Chile y Oscar Arias de Costa Rica.

En esa oportunidad hicimos un análisis exhaustivo, de las tendencias socialdemócrata de estos panelistas, que derivaron sus creencias al modelo neoliberal, hoy estos nuevos invitados, son expresión del carácter antidemocrático de la derecha latinoamericana, los cual se adecua a la inclinaciones de Machado, como sus compinches (panas), Leopoldo López y Antonio Ledesma, mientras el Gobernador de Mirando Henrique Capriles, juega al yo no fui, olvidando su llamado a la violencia el 14 de abril del 2013, ahora convocando a este Foro "neoliberalismo y derechos humanos", una nuevo esquema de los golpistas y guraimberos.

Este nueva farsa democrática muestra una vez más, el carácter irracional de una oposición irresponsable, así los hicieron recientemente en Asamblea Nacional (AN), en la designación de los miembros del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Consejo Nacional electoral (CNE), como el Contralor de la Republica, donde postularon sus candidatos y luego nos los votaron. De esta armaron una nueva estupidez anti democrática, como lo hicieron al no presentar candidatos a diputados, quedándose un periodo completo fuera de la AN, bajo la idea de que tumbarían al gobierno del hoy fallecido ex presidente Hugo Chávez Frías, estos demuestra una vez más el carácter antidemocrático y golpista la derecha venezolana.

El gobierno bolivariano enfrenta la guerra económica de los empresarios.

Nos pareció importante citar parte del discurso del Presidente Nicolás Maduro, el reciente 21 de enero su mensaje anual ante la Asamblea Nacional (AN). En la apertura de su alocución, donde afirmo que “No pocas expectativas existían en el país en torno a este mensaje presidencial; recuérdese que estuvo precedido de una campaña de guerra psicológica cuyo objetivo era generar una situación de violencia callejera ante el desabastecimiento causado por el acaparamiento de productos y un aumento inusitado del consumo en los primeros días del año debido al llamado del oposicionismo a un paro nacional el 12 de enero que resultó en un estrepitoso fracaso”.

A lo que agrego el mandatario, “La derecha venezolana concluyó que, ante la difícil situación creada por la guerra económica y la caída de los precios del petróleo, el gobierno no tenía otra salida que proceder a una gran devaluación de la moneda, acompañada de un conjunto de medidas neoliberales que afectarían negativamente las condiciones de vida del pueblo y crearían condiciones favorables para retornar al poder y revertir el proceso revolucionario”.

En otra parte de su mensaje el presidente afirmo que “la guerra económica nos ha obligado a sostener lo que él llamó “tres países”: el país de la familia venezolana, el normal que debe sostener el Estado; el país de la economía criminal, el de la especulación y el acaparamiento, que se esfuerza sistemáticamente en cortar las líneas de abastecimiento de productos para el pueblo y por el camino los encarece; y el país del contrabando de extracción, que mantiene varios millones de colombianos de las poblaciones fronterizas y de las Antillas Holandesas. En medio de esta situación, que entre otras cosas nos ha llevado a una inflación de alrededor de 60% en el 2014, el presidente defendió el modelo de inversión justa de la riqueza que ha caracterizado los quince años de revolución, en los cuales la inversión social pasó de 37,29% del ingreso entre 1983 y 1998, a 60,7% entre 1999 y 2014, con un crecimiento promedio de 2,8% y un mejoramiento sostenido de todos los indicadores sociales”.

Hemos tomado estas partes del discurso, para evidenciar los efectos de una guerra sin cuartel, parte de la estrategia de EEUU, diseñada y desarrollada en Venezuela, América Latina, como actualmente contra Rusia, siendo parte de esta estrategia, el precio del barril de petróleo, para controlar el mercado internacional. Pero a la vez esta defensa del gobierno y pueblo venezolano, es parte de construir una nueva estrategia, para elevar la capacidad productiva, en el tema de alimentos, de enseres, elevando la conciencia del pueblo contra el consumismo, el individualismo, no dejarse llevar por las intrigas y rumores, solo la unidad y el trabajo, son los mecanismos de una Venezuela productora, no rentista, dependiente del petróleo, con capacidad de desarrollo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.