miércoles, 18 de febrero de 2015

"A Romina la mató la policía"

VOCES - ANRED

Romina Marilin Ríos de 18 años, quien se encontraba desaparecida desde el 12 de febrero, en la localidad de Patquia La Rioja, fue hallada sin vida. Su caso se suma a la larga lista de femicidios que ocurren en nuestro país. " El crimen de Romina Ríos nos dejo nuevamente a todos en un lugar de impotencia, de tristeza y de sed de justicia. La manera de proceder de la institución policial en estos casos es cada vez más irregular y más injusta" .

Romina, venía desde Patquía a la Capital Riojana para estudiar, desapareció el jueves 12 en la tarde y desde entonces conmocionó a toda la comunidad. Al momento de hacer la denuncia, su madre fue víctima de distintas irregularidades por parte de la institución policial. Ya encontrado el cuerpo, en busca del asesino, se llego a este joven Pedro Miguel Ortiz, quien casualmente había comenzado a prestar servicio a la fuerza hacía unas pocas semanas, y contenía un arma hacía cinco días, elemento con el que luego asesinó a Romina.

Los casos de femicidos aumentan, en nuestra provincia ya son 12 mujeres las víctimas en lo que va del año. En todos ellos, las irregularidades de la policía son puntos clave e incluso a veces son ellos mismos los protagonistas de los crímenes.

En profundización del crimen de Romina en el programa radial ‘Noticias con Mate’, entrevistamos a Mary, la madre de Romina quien a pesar de su tristeza, mostró su indignación y un mensaje claro exigiendo justicia por su hija. Aclaró también, que el asesino no era primo hermano de la joven, algo que erróneamente muchos medios difundieron. “Nunca imagine que podría haber sido alguien del pueblo” expresó la mujer, confundida porque creía que el autor debía haber sido alguien ‘de afuera’. La misma sensación tuvo todo el pueblo de Patquía, acostumbrados a que sus jóvenes, sin tener otra salida laboral, decidan trasladarse a la capital para ingresar a la fuerza policial.

Nuestra compañera Nicky Contreras, quien participo en todo momento con la familia de Romina, dijo: “Se empezaron a replantear la formación de los policías, el entrenamiento que reciben, el famoso test psicológico que no funciona y que en menos de un año les entregan un arma, cuando no están capacitados para portarla.”

Además nos detalló como fue todo el proceso desde la denuncia hasta ahora que se encontró el asesino: “Cuando llegaron al sector de trata anotaron el nombre de la madre y de la hija en un cuaderno, no tenían recursos para alguien que había desaparecido. No sabíamos nada de ella. Cuando la encontraron, solo le mostraron las prendas y esa fue la única forma de reconocerla. La policía estuvo en todo momento (por inoperancia) y fueron quienes no quisieron tomar la denuncia en principio.”

Finalmente Nicky nos compartió su reflexión sobre el tema: “Que esto no quede en el olvido, la comunidad tiene muy claro que el accionar de la policía fue turbio, hay que reclamar mejores protocolos de seguridad, de búsqueda de personas. Conocemos que la institución se mueve por otros intereses, el problema no está en un policía o dos, el problema está en la institución, y es ella quien debe hacerse cargo porque todo el proceso pasa por ellos, los policías.”

Así Romina, otra víctima más de femicidio, despertó en la gente esa incertidumbre y esa necesidad de luchar y exigir el cambio que se precisa con urgencia. Que la sociedad no se conforme con esa visión de la policía, de la violencia de género, ese discurso que siempre pone el foco en la victima y en lo que ella hizo o como iba vestida, encubriéndose detrás de la caratula de “crimen pasional”. Que Romina no sea una más.

Cooperativa en Arte y Comunicación Voces

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.