viernes, 6 de febrero de 2015

Al menos diez femicidios en 2015: Piden la emergencia nacional por violencia de género

Giselle Scardilli (RED ECO)

En las últimas semanas se conocieron varios casos de femicidios, en su gran mayoría cometidos por parejas o ex parejas de las víctimas. Algunos tuvieron mayor repercusión que otros pero lo cierto es que en lo que va de 2015 al menos diez mujeres perdieron la vida debido a la violencia machista. Red Eco Alternativo

El 1° de enero, en la localidad chaqueña de Castelli, Angel Klein asesinó a su novia Valeria Beatriz Anriquez, de 25 años. Contra él pesaba una restricción judicial para acercarse a la víctima, sin embargo la estranguló delante de su hijo de 5 años y posteriormente intentó suicidarse. Actualmente está detenido.

El 9 de enero, tras un mes de búsqueda, hallaron el cuerpo sin vida de María Eugenia Villafañe a la vera de una ruta entre las localidades de Canals y La Carlota, en el interior de Córdoba. La mujer, de 33 años, había desaparecido el 11 de diciembre. El ex concejal Walter Aragallo está detenido por homicidio calificado por violencia de género.

El mismo día pero en el partido de San Martín del conurbano bonaerense, Micaela González murió en un hospital luego de ser golpeada en la cabeza con un ladrillo por su ex novio, Brian Navarrete. Tenía 18 años y un hijo de dos con el femicida.

Valeria Borgiani, de 31 años, fue asesinada en su lugar de trabajo en Marcos Juárez, provincia de Córdoba, el 15 de enero. Su ex pareja, Gabriel Consol, está imputado por el delito de homicidio calificado por el vínculo y por violencia de género.

El 20 de enero, Angelina Quinteros, de 63 años, fue encontrada sin vida por familiares en su casa de la ciudad salteña de Orán. Su esposo Luis Añazgo la atacó con un cuchillo luego de una fuerte discusión.

Al día siguiente en Rosario, Joana Galarza, de 23 años, falleció tras recibir varias puñaladas de parte de su ex pareja, "Andy" Ruiz.

El 24 de enero se identificó el cuerpo calcinado de Luciana Inés Ferrer, que se encontraba desaparecida desde el 11 de enero cuando partió desde la ciudad de Rosario hacia Posadas, Misiones. Aún se desconocen los motivos de su muerte.

El 25 de enero, Luis Armando Luján asesinó a golpes a su ex pareja Beatriz Tinte, de 60 años. Tras entregarse a la policía, confesó que la mató “por un ataque de celos” y quedó imputado por el delito de homicidio calificado.

Dos días más tarde, Rosa Barberi, de 34 años y madre de cinco hijos, fue asesinada con un arma blanca en el patio de su casa en la ciudad de Monte Cristo, en Córdoba. Su pareja, Alfredo Achával, está detenido e imputado por homicidio agravado.

El 3 de febrero encontraron el cuerpo sin vida de Rocío Juárez, una joven de 21 años que estaba desaparecida desde hacía tres días, en una vivienda de la localidad jujeña de Calilegua. Por el femicidio hay tres detenidos, y uno de ellos sería ex pareja de la víctima.

Al día de hoy, en 2015 hubo al menos diez femicidios, que fueron relevados de periódicos digitales por esta redactora. No sería descabellado pensar que la cifra real es mucho mayor, teniendo en cuenta que muchos casos no trascienden a los medios de comunicación. De acuerdo a este comienzo de año, es fácil imaginar que en 2015 la sangre de las mujeres seguirá tiñendo las páginas de la sección de policiales de los diarios de todo el país.

En todos los casos, excepto en el de la joven oriunda de Pergamino, Luciana Inés Ferrer, los femicidas son los novios, esposos, parejas o ex parejas de sus víctimas. Hombres nacidos y crecidos en una sociedad patriarcal, insertos en una matriz social en la que consideran a las mujeres como objetos de su posesión, a las cuales se puede maltratar, agredir, torturar, reducir, golpear, violar y asesinar.

En este contexto y advirtiendo la situación crítica actual, las Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) de la provincia de Santa Fe, emitieron un comunicado (1) en el que exigen que se declare en forma urgente la emergencia nacional por violencia de género. Apoyándose en las cifras sobre denuncias por violencia familiar difundidas por el Tribunal Colegiado de Familia N° 5 de la provincia, exigen una respuesta inmediata por parte del Estado. “Planteamos esta iniciativa porque queremos visualizar una situación a la que no se le está dando respuesta”, manifestó a Red Eco Sofía Botto, integrante de MuMaLá Santa Fe. ¿Qué implicaría esta declaración de emergencia nacional por violencia de género? Como explicó Botto, “el principal problema que tenemos a nivel nacional es que no hay estadísticas oficiales que permitan desplegar políticas públicas que realmente tomen con seriedad la magnitud que tiene el fenómeno de la violencia hacia las mujeres”.

Gracias al trabajo del Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, sabemos que en nuestro país una mujer muere cada 30 hs a causa de la violencia machista. La ausencia de cifras oficiales unificadas impide una asignación adecuada del presupuesto necesario para evitar que se llegue al nivel más extremo de violencia hacia las mujeres, el femicidio. Porque, en la mayoría de los casos, antes de llegar a este brutal desenlace, hay todo un historial de distintas violencias encadenadas, empezando por la desigualdad de género y por la posición subordinada de las mujeres con respecto a los hombres que aún persiste y continúa reproduciéndose en nuestra sociedad.

En Argentina, desde marzo de 2009 contamos con una Ley Nacional de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. Si bien muchas de las herramientas y políticas que plantea la Ley 26.485 se han puesto en marcha, es evidente que resultan insuficientes. La declaración de emergencia nacional favorecería a que las instituciones encargadas de aplicar la Ley Nacional funcionen correctamente y se ajusten a la situación que viven las mujeres que sufren de violencia.

Una realidad es que el desempeño de estas políticas se caracteriza por la heterogeneidad: cada mujer víctima de violencia está librada a la suerte del distrito del país en el que se encuentre. “Se necesita la apertura de Oficinas de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias, para que logren agilizar las medidas cautelares de protección. A todas las mujeres víctimas de violencia del país se les debe garantizar igualdad de oportunidades para el acceso a la justicia mediante un asesoramiento jurídico gratuito”, plantea el comunicado de MuMaLá.

Y esto se vincula directamente a una capacitación y formación con perspectiva de género de lxs operadores de las fuerzas de seguridad y de la justicia que intervienen en los procesos y en las dependencias a las cuales las mujeres acuden pidiendo ayuda. “En muchos casos, las denuncias no se encuadran como violencia de género, o cuando se emiten las órdenes de alejamiento o exclusión no hay castigo para las personas que no las están cumpliendo”, apuntó Botto a Red Eco. Este punto es crucial, ya que, como señalan los informes anuales del Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano, en muchos casos los femicidas cuentan con denuncias previas realizadas por las víctimas u órdenes que les prohibían acercarse a las mismas.

Según el comunicado de MuMaLá, “actualmente se destina al Consejo de las Mujeres un 0,00027% del presupuesto nacional, del cual una ínfima parte va destinada para asistencia a las víctimas”. Al no haber estadísticas oficiales, resulta imposible una correcta asignación de los fondos para poder dar respuesta integral a una problemática de tal magnitud como la violencia contra las mujeres. “Muchas veces denunciar implica la necesidad de irse del hogar, que generalmente se tiene que hacer con lxs hijxs, y no hay fondos suficientes para dar respuesta a esa situación”, indicó Botto.

No estamos solas, estamos organizadas!

El pasado 3 de febrero se realizó la segunda Caminata contra las Violencias hacia las Mujeres, en el distrito bonaerense de San Martín, bajo la consigna No estamos solas, estamos organizadas!, con el objetivo de desnaturalizar y visibilizar la situación que viven las mujeres en dicho partido y en todas partes del país. “Si nos quedamos esperando las respuestas del Estado por sí mismas no llegan”, expresó Cecilia, integrante de la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres, al programa Enredando las mañanas de la Red Nacional de Medios Alternativos. En la movilización, que partió desde la Estación de San Martín hasta la Plaza Principal, se denunciaron los últimos hechos de violencia contra mujeres en el Partido y se exigió el cese de la Violencia machista, así como el pedido de justicia para las víctimas.

Si sos víctima o conoces a una persona que sea víctima de violencia de género podes llamar a la línea 144 las 24 horas.

1) Comunicado: http://www.redeco.com.ar/nv/index.php?option=com_content&task=view&id=15213&Itemid=99999999

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.