martes, 24 de febrero de 2015

Argentina, Córdoba: "La naturaleza pasó factura y el hombre la está padeciendo"

LA RETAGUARDIA

La frase pertenece a un guardaparque cordobés. El domingo 15 de febrero la lluvia pegó duro en Córdoba. En pocas horas cayó la misma cantidad de milímetros que lo que habitualmente cae en meses. Una cifra aún imprecisa de muertos y decenas de familias evacuadas fueron las principales consecuencias de este temporal que azotó sobre todo la zona de Sierras Chicas y especialmente la localidad de Río Ceballos. Pocos días después La Retaguardia dialogó con Julio Vallejos, guardaparque en La Quebrada, quien se encontraba ayudando a los afectados. En este marco, reflexionó acerca de cuánto hay de naturaleza en estas catástrofes y cuánto ayuda la mano del hombre.

Cuando La Retaguardia inició el contacto telefónico con Julio Vallejos, había finalizado hacía instantes un operativo en uno de los barrios más afectados, ya que el alud de la creciente del río, que incluye no solo barro sino también piedras, había ingresado en las viviendas que quedaron en pie. Voluntariamente se había convocado un grupo de personas para colaborar. Armaron brigadas y se dividieron para limpiar las casas y ayudar en lo cotidiano para que – en palabras del guardaparque – la situación mejore un poco.

Julio Vallejos explicó que en Córdoba conviven con dos tipos de catástrofes ambientales: los incendios forestales y las inundaciones. “Ambas tienen que ver con el agua, pero quiero hacer hincapié en que cuando ocurren los incendios forestales yo siento que es el hombre el que daña la naturaleza a través de la contaminación y la eliminación de plantas y animales, pero ahora lo que veo es que la naturaleza pasó factura y el que lo está padeciendo es el hombre. Todo lo que ha pasado tiene un impacto social muy grande”.

Ante cada inundación de estas características surge inevitablemente una pregunta: si estos fenómenos se producen de la mano de la naturaleza o por obra de los hombres. Al respecto, Vallejos reflexionó: “quizás hay personas que no tengan por ahí el sentir de por qué pasan estas cosas y le echan la responsabilidad a la naturaleza por su propia forma, pero en las sierras de Córdoba venimos viendo actividades del hombre como la urbanización en zonas de cuenca hídrica que requieren el desmonte y la pavimentación de alguna manera de las laderas de nuestras sierras, entonces el ambiente, que en algún momento estaba cubierto de bosques y naturaleza, soportaba estas lluvias, quizás no como esta porque fue histórica, nunca llovió tanto en 200 años, pero el agua era absorbida por mecanismos que tiene el ecosistema para resistir. La función del árbol y el bosque en su conjunto ayuda a mitigar los efectos del agua sobre el suelo, esto se ha acabado prácticamente en parte de nuestras sierras. En los bosques, arriba, abajo, se empieza a implementar construcciones de cemento que no tienen una función ecosistémica, sino que en realidad agravan la situación hídrica porque el agua no se absorbe en un suelo, porque ya no existe un manto verde, sino uno de cemento. Esa agua escurre a mayor velocidad y genera lo que estamos viviendo acá”.

Para Villegas las acciones del hombre tienen un impacto negativo y otro positivo, y ejemplificó con las obras del Camino del Cuadrado, una ruta provincial ubicada en la región de las Sierras Chicas, que une las ciudades de La Falda y Río Ceballos. Su nombre se debe a que atraviesa el cerro “El Cuadrado”. “Esta obra ha tenido un impacto negativo quizás en el ambiente y un impacto positivo quizás en lo social. La argumentación de los desarrollistas es la conectividad entre dos valles turísticos y paseos; lo negativo que nosotros hemos observado fue que no se cumplió la Ley Ambiental, esta obra no ha tenido estudio de impacto ambiental hasta que las organizaciones ambientalistas nos plantamos, luego de eso se hicieron los estudios pero la obra ya prácticamente estaba trazada. Una obra de ese tipo te genera dos problemas: uno es la capacidad de absorción que tiene la cuenca; cuando se hizo el Camino del Cuadrado estábamos viviendo un proceso de sequía en la que un mínimo metro de suelo virgen que tengamos es vital para el ambiente, para la absorción y generación de nuevas aguas, y con la pavimentación hemos perdido 5% de esa capacidad. Todo esto pasa a medida que el hombre va avanzando con la urbanización y la pavimentación. También genera cambios en las aguas que antes iban para un lado, luego pasan a ir para el otro a través de la canalización que tienen los drenajes de una ruta de semejante magnitud y que por cierto nosotros con los compañeros guardaparques y con los ambientalistas nunca quizás lo vimos técnicamente como una ruta turística, siempre dijimos que eso era un camino minero”, explicó Villegas.

En este punto, el guardaparques especificó: “si uno ha visto quizás por fotos los caminos mineros que destrozan prácticamente la montaña para trabajar un camino, esto ha sido igual. Esta no es una ruta, es un camino minero que ha sido pavimentado y lo han hecho caprichosamente, no respetando los tiempos técnicos, y hoy por hoy cuando se producen deslizamientos, desmoronamientos, los tienen que subsidiar constantemente. Hablando del impacto ambiental uno también analiza lo económico, y esta es una obra que constantemente tiene que estar sostenida por maquinaria vial. Estamos hablando que una hora de utilización de una máquina vial cuesta 5.000 pesos por hora. Entonces en el año se generan constantemente trabajos para subsidiar el ambiente, se generan costos económicos que terminamos pagando hasta nosotros mismos que queremos que el ambiente se cuide. Son los mejores ejemplos de lo que no hay que hacer”.

Finalmente, Villegas aseveró: “lo que nos ha pasado con la inundación es un simple efecto, cuyas causas ya las conocemos y son viejas. Lo que nosotros vemos y recalcamos con las organizaciones ambientalistas es que esto es producto de una falta de planificación, de la ausencia de una política concreta de respeto hacia las legislaciones ambientales y que hoy por hoy se cobra con vidas humanas, con pérdidas económicas, con gente en una ciudad paralizada”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.