miércoles, 11 de febrero de 2015

Argentina. El hambre es un crimen: Se agrava la desnutrición infantil en Salta: Nueve niños internados

ELDIA.com - ACTA

En Salta se calcula que unos 135.000 chicos se encuentran en situación de vulnerabilidad. El flagelo de la desnutrición infantil en la provincia de Salta, donde en enero pasado se registró la muerte de dos niños, parece agravarse cada vez más.

Según publicó el diario El Tribuno, a partir de los datos brindados por la jefa de servicio de Atención Primaria para la Salud (APS) del Hospital Juan Domingo Perón de la ciudad de Tartagal, Silvana López, sólo en ese Hospital fueron internados en estado de gravedad 9 niños afectados por la desnutrición.

Se estima que en lo que va del año, en el Hospital Perón se asistió a 193 menores de edad con bajo peso, de los cuales 150 presentaron cuadros relacionados con la falta de alimentación, y 9 de ellos, peor aún, permanecen en este momento bajo cuidados médicos por el alarmante deterioro de su salud.

Estado crítico

“Nueve de esos niños se encuentran en estado crítico, y quienes, ante una diarrea o alguna otra enfermedad sobre agregada, lamentablemente puede, convertirse en otro caso de mortalidad infantil”, confirmó la jefa del servicio de APS.

La profesional remarcó que el cuadro de los pacientes se agudiza cuando estos vuelven a sus casas. “Tenemos niños con desnutrición desde muy temprana edad. Pero la situación no se soluciona con recuperarlos y enviarlos a sus casas. Allí no tienen cloacas, tienen letrinas a cielo abierto, conviven con animales enfermos, algunos con sarna y todo eso hace al entorno”, apuntó.

Los registros

Cabe señalar que el Hospital de Tartagal cuenta con un observatorio dependiente de la cartera provincial de Salud dedicado a llevar el control de los niños con desnutrición.

“Tenemos registrado a cada niño que está en riesgo nutricional o con bajo peso, información que se envía en forma permanente a Salta. A la vez se controla que las madres traigan a sus niños a los seguimientos médicos o cuando tienen que ser asistidos en la sala de control nutricional. Pero el gran inconveniente que se nos presenta es que los padres no concurren”, expresó López.

“Lamentablemente -añadió- el trabajo de los agentes sanitarios es cada vez mayor y no siempre disponen del tiempo suficiente para ocuparse ellos mismos de traer a los niños hasta el hospital cuando esto es responsabilidad de los propios padres”.

En este marco, El Tribuno de Salta confirmó que el gobernador de esa provincia, Juan Manuel Urtubey, reconoció que “estamos controlando a 135.000 chicos en situación de vulnerabilidad, 40.000 más que hace 7 años”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.