viernes, 27 de febrero de 2015

Argentina, Entre Ríos: Procesaron a asambleístas ambientalistas

RNMA - ANRED

Lo resolvió el 19 de febrero pasado el Juez Federal Pablo Sero, por el delito penal de “Entorpecimiento del normal funcionamiento del Transporte Terrestre”. Se trata de Horacio Miguel De Carli, Facundo Scattone Moulins, Bernardo Zalisñak, Francisco Domingo Larocca y Cesar Arístides Pibernus que en agosto pasado ayudaron a desviar a la banquina, en Concordia, a cuatro camiones que transportaban equipos para exploración sísmica con el objetivo de localizar yacimientos de petróleo bajo el Acuífero Guaraní en la zona de Salto y Piedra Sola de la República Oriental del Uruguay. En la emisión de Enredando las Mañanas del martes 24 de febrero dialogamos con Francisco Larocca, quien recordó lo sucedido el año pasado y detalló cómo continúa el proceso en su contra.

“Nosotros estamos en la lucha contra el fracking, que es la extracción de combustible por métodos no convencionales, que significa hacer perforaciones e inyectar productos químicos y hacer explosionar la piedra que se encuentra en los suelos de nuestra zona para poder extraer la energía no convencional, alternativa. Ese día venían desde el sur camiones que provenían de Vaca Muerta y que estaban destinados a hacer vibraciones y empezar así la posibilidad de explotación vía fracking en la zona de la República Oriental del Uruguay, la zona de Salto. Todos nosotros, inclusive Salto, vivimos en la zona del Acuífero Guaraní, que es la mayor reserva de agua dulce del mundo, y nosotros vivimos de esa agua que bebemos diariamente. Entonces vemos con profunda preocupación que en esta zona se empiece a explorar el subsuelo con el método de fracking con un alto riesgo de contaminación del Acuífero e incluso del agua del Río Uruguay. Entonces cuando venían los camiones se hacían algunas manifestaciones, y ese día estaban los compañeros al costado de la ruta repartiendo volantes, folletos, concientizando sobre esta situación y pidiendo el no paso de esos camiones a Uruguay, ellos pararon sobre la banquina e hicimos una asamblea y estuvimos casi más de un día con ellos, deliberando, hasta que una noche vino la Gendarmería Nacional”, explicó Francisco Larocca a Enredando las Mañanas.

“Nos reprimieron sin ninguna orden de juez, nos pidieron que desalojemos la banquina, de hecho nosotros estábamos en una forma legal porque uno puede estar al costado de la banquina, justamente la banquina de un ruta es para estacionar, estar detenido, y la Gendarmería nos reprimió igual. A mí me dieron varios golpes en la cabeza y nos detuvieron de forma irregular en la sede de Gendarmería de Concordia, después nos pasaron al juzgado de Concepción del Uruguay donde el juez Sero, después de un trámite con los abogados, nos liberó, pero quedamos imputados”.

La causa se inició por dos delitos: agresión a la autoridad – “cosa que nosotros nunca hicimos, al contrario fue la autoridad la que nos agredió”, aclaró Larocca –, y entorpecimiento del libre tránsito de los vehículos por la ruta – “también es falso porque nosotros estábamos en la banquina”, expresó el asambleísta.

“El juez nos sobreseyó de la parte de agresión a la autoridad pero sí nos procesaron por el tema de entorpecer el libre tránsito por una ruta nacional”, agregó.

Los asambleístas procesados son Horacio Miguel De Carli de la localidad de Colón, Facundo Scattone Moulins y Bernardo Zalisñak de Concordia, Cesar Arístides Pibernus de Chajarí, y Francisco Domingo Larocca de Concepción del Uruguay. Todas ciudades que se encuentran en la costa del Río Uruguay.

“Yo soy ingeniero, estoy trabajando en la construcción, otros asambleístas son docentes, otro es jubilado, otro es militante social y trabaja. Todo esto complica mucho, porque hay que reunirse, organizar cosas, estar defendiéndose de la Justicia cuando nosotros quisiéramos invertir ese tiempo en seguir defendiendo el medio ambiente”, agregó Francisco Larocca.

Sobre aquella noche, Larocca aseveró: “Evidentemente no es que Gendarmería Nacional actuó de forma rápida, fue prácticamente más de un día y medio, dos, que estuvimos ahí en la ruta, o sea que Gendarmería recibió una orden del gobierno nacional. La Justicia a nuestro entender debería estar garantizando nuestra seguridad y no la de los camiones que pertenecen a empresas multinacionales que vienen a extraer lo que está en el subsuelo de nuestro país y de nuestra región. La Justicia hace todo por el contrario, nos manda a la Gendarmería para agredirnos y detenernos. Por lo que se vio ese día y se ve siempre hay mucha connivencia entre el poder político y las grandes empresas multinacionales”.

Respecto al motivo principal de la lucha de los asambleístas aquel día, Larocca fue contundente: “Estábamos luchando para mantener el Acuífero Guaraní libre de contaminación, por el derecho al agua, que no es solamente para nosotros, es para todos, para los que vivimos hoy, para los que van a venir en el futuro. Nosotros estábamos luchando para tener un agua limpia, no porque nosotros tenemos una empresa que embotella agua mineral. Nosotros estamos luchando por la defensa del medio ambiente y en ese tema concreto la defensa del agua dulce”.

Tras el procesamiento, los abogados de los asambleístas, que ya habían logrado su liberación en agosto, se encuentran presentando recursos de apelación: “Después tendremos la posibilidad de hacer nuestro descargo y esperar que nos dicten el sobreseimiento”, explicó Larocca.

Respecto al accionar de la justicia agregó: “Es un debate que hay que hacer y la ciudadanía tiene que saber qué tipo de jueces tiene, qué tipo de políticos tienen que promueven jueces que en vez de cuidar a la gente que lucha por el bien común prefiere inclinarse por los intereses de algunas empresas multinacionales”.

Libres de fracking

En el último tiempo, los Concejos Deliberantes de varias localidades de la provincia de Entre Ríos votaron a sus ciudades como libres de explotación a través del sistema de fracking. “Hay varias asambleas ciudadanas ambientales que venimos hace rato militando sobre todo en lo que es la costa del Río Uruguay –afirmó al respecto Larocca–, con la instalación de las papeleras en Gualeguaychu. Nosotros hemos iniciado en Entre Ríos una idea de concientizar a la clase política, a la sociedad sobre los perjuicios que trae el fracking. De a poquito fuimos hablando con concejales, autoridades; de pronto en algunos concejos deliberantes que son más autónomos del gobierno nacional o del provincial que responde al gobierno kirchnerista se fue dando un debate sobre el fracking, hemos proyectado videos, hemos llevado a técnicos para que puedan explicar qué es el fracking. En definitiva muchos concejos deliberantes terminan votando que su ciudad sea libre de fracking. Es una tarea de concientización, de explicar, de utilizar los métodos que da la democracia, la participación ciudadana y eso es muy positivo. Y de a poquito vamos poniendo algunos puntitos, ya son varios puntitos en la provincia de Entre Ríos en la que varios concejos deliberantes han manifestado que sus ciudades sean libres de fracking, eso para nosotros es una gran ayuda”.

De todos modos, Larocca se mostró preocupado por el incumplimiento de un convenio internacional firmado entre Brasil, Argentina y Uruguay. Allí se señala que una exploración de cualquier tipo de emprendimiento que signifique poner en riesgo el Acuífero Guaraní debe contar con el consentimiento de los tres países: “sin embargo resulta que van los camiones igual a explorar en Uruguay, y nosotros le hemos pedido al gobierno nacional que haga cumplir ese acuerdo internacional. Hay una ley a partir de la que Argentina adhiere a esta idea de preservar el Acuífero Guaraní, pero como muchas veces pasa se proclama una cosa, se hace un relato de que se cuida el Acuífero pero cuando hay que mandar a los organismos pertinentes del Estado para evitar que se dañe al Acuífero, nos mandan en realidad a la Gendarmería, palo y adentro”, denunció Larocca a ELM.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.