viernes, 6 de febrero de 2015

¿Dónde está realmente el oro de Alemania?

RT

Casi la mitad del oro alemán está todavía almacenado en bóvedas bajo las calles de Manhattan, en Estados Unidos Sin embargo Peter Boehringer, fundador y presidente de la Asociación Alemana de Metales Preciosos, duda si realmente permanezca allí intacto.

Preocupado por el hecho de que la economía mundial "se base en una ficción de divisas no respaldadas por metales preciosos", en 2012 Boehringer lanzó la campaña '¡Repatríen nuestro oro!'. Según informa Bloomberg, el tesoro alemán, almacenado en las bóvedas de la Reserva Federal en Nueva York durante la Guerra Fría, nunca había sido objeto de una revisión física por parte de sus propietarios.

Tras la caída del Muro de Berlín en 1989, el oro se quedó en Nueva York, "o eso era lo que les habían dicho a los alemanes", escribe el portal. "Ahora probablemente está desaparecido desde hace mucho tiempo", remata.

En septiembre de 2012, la Corte Federal de Auditoría de Alemania, que examina la gestión financiera del gobierno federal, pidió al Bundesbank informar sobre la cantidad de oro existente en el extranjero y su ubicación exacta y, además, exigió inspeccionar físicamente los lingotes argumentando que su existencia nunca había sido verificada.

Un mes después, el Bundesbank respondió revelando que para finales de 2011 disponía de un total de 3.396 toneladas de oro –hoy estimadas en unos 140.000 millones de dólares–, que están almacenadas en Fráncfort del Meno, la Reserva Federal en Nueva York, el Banco de Inglaterra en Londres y el Banco de Francia en París.

"Estos bancos anualmente proporcionan al Bundesbank la confirmación de sus tenencias de oro", reveló el banco alemán explicando que "la reputación y seguridad de estos depositarios extranjeros son irreprochables". Sin embargo, el Bundesbank destacó que la inspección física solicitada por la Corte de Auditoría no corresponde a la práctica común entre los bancos centrales.

Aunque la Reserva Federal de Nueva York asegura que no ha participado en ninguna transacción en la que pudiera estar involucrado el oro almacenado y que todos los lingotes de oro están presentes en el lugar, algunos expertos destacan que la decisión de Alemania de repatriar sus reservas de oro se debió precisamente a sus temores de que Estados Unidos pudiera utilizarlas en sus operaciones bancarias.

En octubre de 2012, como parte de un compromiso con la Corte de Auditoría, el Bundesbank anunció que comenzaría a expatriar algunas de las reservas del metal precioso. En enero del 2013, el Bundesbank presentó el plan, según el cual para 2020 Alemania tiene la intención de mantener la mitad de sus reservas de oro en sus bóvedas.

En 2014 un total de 120 toneladas de oro fueron repatriadas a Fráncfort del Meno desde Nueva York y de París. Para finales del 2014, el volumen total de las reservas oficiales de oro alemán en el Bundesbank se estimaba en un 35,2% (1.192 toneladas) del total, mientras que en las bóvedas de la Reserva Federal de Estados Unidos se mantiene el 42,8%(1.447 toneladas) del oro alemán.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.