viernes, 20 de febrero de 2015

Dossier sobre Ucrania

RT - SPUTNIK NOVOSTI

El mayor enigma de Maidán lleva un año sin respuesta / Hollande declara que no tiene pruebas de la presencia de equipo militar ruso en Ucrania / El armisticio no se respeta en el aeropuerto de Donetsk, según observadores.

El mayor enigma de Maidán lleva un año sin respuesta
El 20 de febrero del 2014, la tensión en la emblemática plaza de Kiev conocida como 'Maidán' alcanzaba su punto de ebullición. Una acampada en el centro de la capital se convirtió en la arena de mortíferos combates con francotiradores sin identificar. En tan solo un día 50 personas, entre civiles y policías, perdieron la vida bajo el fuego.
El enigma del 'jueves sangriento' no ha hallado respuesta a día de hoy. Sigue sin salir a la luz quiénes eran las personas, ataviadas con el uniforme de la policía antidisturbios Berkut, con rifles en las manos.

Sin tener prueba alguna, las nuevas autoridades en Kiev se apresuraron en atribuir todo lo sucedido al presidente depuesto Víktor Yanukóvich. Pero la falta de progreso en la investigación empujó a varios expertos y periodistas a buscar sus propias respuestas. Muy a menudo sus versiones contradicen la postura oficial del actual Gobierno ucraniano.
Llegó la primera prueba de donde menos la esperaban. En Internet filtraron la grabación de la conversación entre la entonces jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y el que fuera ministro de exteriores de Estonia, Urmas Paet. Su diálogo confirmaba que los francotiradores de Kiev habían sido contratados por la oposición.
Poco después esta versión ganó más fuerza. El portal analítico Global Research publicó un artículo de un politólogo independiente estadounidense, Michel Chossudovsky, que afirmaba que los francotiradores pertenecían a la organización UNA-UNSO ('Asamblea Nacional Ucraniana-Autodefensa Popular Ucraniana'). Varios exagentes de inteligencia de Estados Unidos afirman que esta misma estructura forma parte de los cuerpos especiales de la OTAN, alianza que se vio involucrada en varios golpes de Estado en el espacio postsoviético, y Ucrania no fue una excepción.
El exdirector del Consejo de Seguridad ucraniano Alexánder Yakimenko también levantó un poco la cortina que se cierne sobre esta masacre. Aseguró que detrás de los francotiradores se encuentra el entonces secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional y comandante de Maidán, Andréi Parubíi. Pero la justicia ucraniana desestimó esta acusación. Solo se limitó a señalar que el fuego fue abierto desde los edificios controlados por la oposición, como el hotel Ukraína y el edificio de la filarmónica.
Los periodistas alemanes de la cadena ARD llevaron a cabo una investigación propia. Su versión de lo sucedido tuvo mucha resonancia, ya que hizo cuestionar las declaraciones de la fiscalía general ucraniana. Esa instancia afirmaba haber averiguado quiénes eran los culpables, pero altos cargos del Comité de Investigación confiaron a la cadena que la fiscalía tergiversó muchas conclusiones.
Una comisión especial del Parlamento ucraniano intentó averiguar los detalles del caso y concluyó que no fueron los agentes de seguridad quienes dispararon contra los manifestantes. Su resumen fue que el primer disparo estuvo dirigido contra los policías y que las balas extraídas de los cuerpos de las víctimas no coincidían con los modelos de los rifles automáticos usados por los efectivos gubernamentales. Sin embargo, la comisión se limitó a atribuir la autoría a miembros de "entidades sociales fuera de control". No precisó cuáles habían sido ni prosiguió con las pesquisas. Los resultados de la investigación no tuvieron ninguna consecuencia.
Los agentes de la unidad especial ucraniana Berkut abandonaron la plaza de Maidán antes de que empezaran los disparos de los francotiradores. Fue otro hecho que permitió a las nuevas autoridades responsabilizar al antiguo régimen. Sin embargo, pasado casi un año, la BBC ha divulgado el testimonio de un francotirador que admitió haber disparado contra agentes de Berkut y que asegura que eso fue precisamente lo que obligó a la retirada de los agentes.
Ucrania sigue sumida en una profunda crisis judicial, afirma Amnistía Internacional. Según la ONG, el país sufre una falta de competencia jurídica y está mermado por la impunidad. Al parecer, todavía está lejos el día en que los seres queridos de los que murieron en Maidán sepan finalmente saber quién es el culpable.

Hollande declara que no tiene pruebas de la presencia de equipo militar ruso en Ucrania
El presidente de Francia ha asegurado que no tiene pruebas de la presencia de equipo militar ruso en Ucrania. François Hollande hizo el anuncio durante una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel.
"No podemos confirmar que tanques rusos hayan entrado en Ucrania", dijo Hollande, citado por RIA Novosti.
Varios países occidentales y Ucrania tratan de culpar a Rusia de una supuesta presencia militar en el país vecino. "Las declaraciones de Kiev sobre el presunto traslado de unidades de las Fuerzas Armadas de Rusia a través de la frontera ruso-ucraniana no resisten ninguna crítica", ha declarado a su vez el Ministerio de Defensa ruso.
Este mes Ucrania entregó a Estados Unidos fotografías tomadas en Georgia en 2008, como prueba de que Rusia había invadido Ucrania. Los autores del proyecto de ley que había de permitir a Estados Unidos armar a Ucrania, y que fue elaborado a base de estas "pruebas", se sintieron "furiosos" al enterarse de la verdad.
Los políticos que apoyan la guerra contra Rusia se enfurecieron al enterarse de que las pruebas de la supuesta invasión rusa de Ucrania presentadas por este país, son una falsificación.
En junio del año pasado el presidente de Rusia, Vladímir Putin, recomendó a Estados Unidos, que asegura que Rusia ha intervenido en la situación en Ucrania con sus Fuerzas Armadas, que presentase las pruebas que afirmaba tener.
"Vimos, todo el mundo lo vio, cómo el secretario de Estado de Estados Unidos, para demostrar ante el Consejo de Seguridad de la ONU que Irak tenía armas de destrucción masiva, agitaba un tubo de ensayo con detergente dentro. Al final, las tropas estadounidenses entraron en Irak, ahorcaron a Saddam Hussein y, a continuación, se reveló que en Irak no había y no hay armas de destrucción masiva. Usted sabe que una cosa es decir que se tienen pruebas y otra muy distinta es tenerlas. Se lo digo una vez más, las Fuerzas Armadas de Rusia no están [en Ucrania]", dijo Putin.

El armisticio no se respeta en el aeropuerto de Donetsk, según observadores
La tregua se respeta en el este de Ucrania, excepto en el recinto del aeropuerto de Donetsk, declaró el jefe del grupo ruso de coordinación del alto el fuego, Alexandr Lentsov.
"El armisticio rige desde el sur de la provincia de Donetsk hasta el oeste de la provincia de Lugansk, excepto en el aeropuerto de Donetsk, donde se tienen problemas", dijo Lentsov a la cadena de televisión LifeNews.
Anteriormente, el Estado Mayor de la autoproclamada República Popular de Donetsk denunció que las posiciones de los milicianos cercanas al aeropuerto fueron atacadas en 23 ocasiones durante el último día.
El Grupo de Contacto para el arreglo de la crisis ucraniana aprobó un documento que estipula el cese del fuego en Donbás, la retirada de las armas pesadas y la creación de una zona de seguridad.
El alto el fuego entró en vigor el 15 de febrero y se ha respetado en general, menos en la región de Debáltsevo, donde quedaron bloqueadas tropas gubernamentales.
El conflicto armado ucraniano, según datos de la ONU, ha causado más de 5.600 muertos y al menos 13.400 heridos desde abril pasado, cuando Kiev lanzó una operación especial contra los independentistas de Donbás.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.