viernes, 6 de febrero de 2015

Dossier sobre Ucrania

SPUTNIK NOVOSTI

Influyente senador de Estados Unidos reconoce el empleo de bombas de racimo por Kiev / El embajador ruso ante la OTAN califica de inadmisibles suministros de armas a Ucrania / Diputado alemán dice que la guerra en Ucrania se utiliza para vender tierras laborables.

Influyente senador de Estados Unidos reconoce el empleo de bombas de racimo por Kiev
El senador estadounidense, John McCain, una figura política influyente en su país, reconoció que los militares ucranianos utilizaron bombas de racimo no guiados en el este de Ucrania.
"Creo que si les hubiéramos suministrado las armas que necesitan, ellos (uniformados ucranianos) no habrían considerado necesario utilizar las bombas de racimo", dijo el senador a Sputnik.
La autoproclamada República Popular de Lugansk (RPL) afirmó el 27 de enero que la ciudad había sido atacada con un lanzamisiles múltiple Uragán y que el bombardeo causó 11 heridos.
La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa confirmó que en el ataque lanzado el pasado 27 de enero contra zonas residenciales de la ciudad ucraniana de Lugansk se utilizaron bombas de racimo.
Varios días más tarde, las milicias de la RPL volvieron a acusar a las fuerzas de Kiev de usar municiones de fósforo y de racimo.
En su informe de octubre pasado, la organización internacional Human Rights Watch (HRW) documentó casos de empleo de bombas de racimo en más de 12 localidades del este ucraniano durante los combates entre las tropas y las milicias.
El uso de bombas de fósforo y otras municiones incendiarias está restringido por el III Protocolo de la Convención sobre Armas Inhumanas que entró en vigor en 1983.
El protocolo prohíbe el uso de este tipo de armamento contra civiles o en lugares cercanos a sus viviendas.
Casi todos los países, entre ellos Ucrania, firmaron y ratificaron la convención y sus cinco protocolos.

El embajador ruso ante la OTAN califica de inadmisibles suministros de armas a Ucrania
Los suministros de armas a Ucrania por los países miembros de la Alianza Atlántica son inadmisibles y pueden traer consecuencias desastrosas, declaró el embajador de Rusia ante la OTAN, Alexandr Grushkó.
Ucrania en reiteradas ocasiones pidió que la OTAN le suministre armamento. El secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, manifestó con anterioridad que hay que resolver este problema en formato bilateral entre Kiev y los países miembros de la OTAN.
"En cualquier caso, partimos de que estos suministros son inadmisibles, empeorarían aún más la situación y podrían traer las consecuencias más peligrosas e impredecibles", destacó Grushkó.
La OTAN, según el embajador, "juega un papel sumamente destructivo" en cuanto a Ucrania, tanto con su postura política como con los intentos de responsabilizar a Rusia por el agravamiento de la situación en el país eslavo.
A su juicio, el programa de asistencia técnica militar a Kiev tan solo "aleja la perspectiva del arreglo político" y de hecho "instiga al partido de la guerra a continuar las acciones militares contra su propio pueblo".

Diputado alemán dice que la guerra en Ucrania se utiliza para vender tierras laborables
El conflicto armado en Ucrania se utiliza para vender labrantíos a consorcios y empresas extranjeras, declaró Birgit Bock-Luna, jefa de la oficina del diputado alemán Niema Movassat, del partido La Izquierda.
Esas empresas, a su vez, son apoyadas financieramente por el Banco Mundial, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y el grupo bancario alemán KfW.
Bock-Luna dijo a RIA Nóvosti haber presentado al Gobierno federal una interpelación en la que reitera las sospechas de que las tierras en Ucrania se aprovechan para sembrar cultivos transgénicos prohibidos en la Unión Europea.
En el documento se habla de que Ucrania está vendiendo activamente sus tierras de labor a compañías extranjeras, incluidas alemanas, a pesar de que había aplicado una moratoria a estas transacciones hasta enero de 2016.
La prohibición se esquiva mediante un esquema de leasing (contrato de arrendamiento financiero) con el apoyo del Gobierno ucraniano, que a cambio recibe créditos de entidades financieras internacionales, afirma el diputado alemán en su interpelación.
La portavoz adjunta del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajárova, ha comentado que los holdings agrícolas ucranianos y extranjeros controlan ya más de la mitad de los labrantíos en el país, unos 17 millones de hectáreas de los 32 millones en total.
Como resultado, Ucrania se considera el mercado más prometedor para empresas estadounidenses como Monsanto y Dupont, dedicadas al negocio de las semillas transgénicas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.