lunes, 9 de febrero de 2015

Ecuador: ¿Cuál es el debate central en el seno de la Asamblea Nacional?

Guillermo Navarro Jiménez (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando se auscultan las noticias de la Asamblea Nacional sobre las contradicciones que se ventilan públicamente en su seno, difundidas ampliamente en el espacio público, gracias a todos los medios de comunicación social de oposición que no desaprovechan la ocasión para solazarse de las diferencias que se observan en Alianza País, el movimiento en el gobierno, parecería que el problema central es un problema de poder entre el Presidente de la Comisión Permanente de Fiscalización Gabriel Rivera y sus compañeros de bancada, puesto que se presupone: por una parte, que el problema radica en los inadecuados alcances que plantea el asambleísta Rivera para la fiscalización, esto es casi suplantar las funciones propias de la Contraloría, de la Fiscalía y de las Juntas de Investigación de Accidentes Militares (JIAM) ; y, por otro, que en detrimento de la Comisión Permanente de Fiscalización, la Comisión Administrativa del Legislativo (CAL) debería se la instancia que termine por "fiscalizar" los accidentes de los helicópteros Dhruv.

El debate principal que se sucede en el bloque de Alianza País, por las notas de prensa, tienen un sustrato mucho más decidor. Dice a la responsabilidad compartida que debemos todos los ecuatorianos cuando el país confronta dificultades, como las derivadas de la baja del precio del petróleo, de la revalorización del peso colombiano y del sol peruano frente al dólar, lo que terminará por incidir negativamente sobre la capacidad competitiva del Ecuador, la balanza de pagos, y el circulante. problemas todos que afectarán a la inversión, principalmente pública, a la demanda externa, y, por todo ello, al ritmo de crecimiento de la economía.

Sobre la base de esa solidaridad compartida, los funcionarios que desempeñan las más altas funciones del Estado deberían ser los primeros en demostrar a sus conciudadanos el cumplimiento de ese mandato social. El Presidente Rafael Correa ha dado la pauta al negar el incremento del 5% de los sueldos de los funcionarios públicos para el presente año, y la ya prevista reducción adicional del 10% de los sueldos de los señores Ministros. Ante ello, la nota de prensa publicada en el diario El Comercio, en su edición del día de hoy 6 de febrero del 015, señala que el asambleísta Gabriel Rivera mediante oficio AN-GRL-2015-195 remitido el miércoles 4 de febrero de este año, una reducción del 20% en el salario de los legisladores y la reducción del 50% correspondiente a compensación económica por alquiler de vivienda. Propuesta que ha sido negada por los miembros de su bancada en reunión convocada expresamente para ello.

A nuestro criterio, el punto central del debate en la Asamblea Nacional se deriva de la propuesta de reducción salarial del asambleísta Rivera, ante la cual sus coidearios se manifiestan abiertamente en contrario, como parecen haber incluso ya acordado de consuno. Ante ello, permítaseme, guardando las distancias críticas que presente Grecia respecto a nuestro país, me parece muy saludable para la democracia ecuatoriana recordar varios de los principios que plantea SYRISA el partido de la izquierda radical sobre este tema.

En primer lugar plantean en forma explícita, sin reticencia alguna, que "Para nosotros la política no es una profesión y el poder no es parte del botín. Para nosotros, la política es un medio para que las personas sean capaces de ver y vivir mejores días. Y somos plenamente conscientes de que ningún poder nos pertenece. Todo el poder emana del pueblo y pertenece al pueblo", puesto que cuando así se entiende a la política ésta se convierte en una forma de vida. Entendimiento que lo amplían en un segundo principio: los miembros del parlamento no son profesionales de la política, por lo que y en consecuencia, deben ostentar la representación de SYRISA un sólo período, lo que evita convertir a la representación en una forma de vida, a más, hemos de entender que les priva de considerarse detentadores de un poder que no les pertenece. Esta idea la recrea permanentemente el Presidente Correa, cuando admonitoriamente proclama "nada para nosotros, todo para nuestro pueblo".

Visto desde esa perspectiva, dada la prolongada permanencia de un importante número de asambleístas y su reticencia abierta a reducir sus emolumentos, vale preguntarse si no estamos transitando ya por la senda de convertir su presencia en un nueva forma de vida, y de un proceso de transferencia del poder de los mandantes hacia quienes deben desempeñar el papel de voceros y no de representantes a la vieja usanza de la democracia liberal.

Ante ello, creemos ineludible que los asambleístas de Alianza País revean su decisión, consideren desde la perspectiva de la solidaridad social la reducción de los sueldos propuesta por el asambleísta Rivera, y, hagan extensiva esa decisión al conjunto de asambleístas demostrando que abjuran de convertir a la política en una profesión. Que se suman a las medidas adoptadas por el señor Presidente de la República para los funcionarios del Ejecutivo. Decisión del Ejecutivo sobre la cual, considero que debe ampliarse en los siguientes términos:

1. Si se reducen los sueldos de los señores Ministros en un 10%, ¿Por qué no ampliarlo a los señores Viceministros, Subsecretarios y Asesores del nivel más alto?

2. Visto la necesidad de generar ahorro, ¿Por qué no eliminar esa parafernalia que acompaña, debidamente en el caso del Presidente y Vicepresidente de la República, pero que se muestra en demasía en el caso de los restantes funcionarios. Esta propuesta, por cierto, no pretende que alcance el nivel de las decisiones de SYRISA al respecto, que por cierto son muy saludables, pero sí que se reflexione sobre la prudencia de la decisión del Gobierno de Grecia, de que a los funcionarios no se les asigne vehículos oficiales del Estado, puesto que pueden movilizarse en sus vehículos particulares.

3. Considerar la pregunta que formula SYRISA a través de su viceministro de Reforma Administrativa, Georgios Katrougalos: "¿Por qué necesito protección policial?". Pregunta que merece una respuesta dado lo desproporcionado presencia que se observa a diario en nuestro país en este ámbito, incluso en el caso de funcionarios de menor nivel.

A forma de conclusión, de lo antes expuesto, el debate que se produce en la Asamblea Nacional y que ha trascendido ya a la esfera pública, no radica en quien fiscaliza el proceso de compra de los Dhruvs, sino por aceptar o no una reducción salarial, en solidaridad con nuestra Nación. Debate que aspiramos concluya en aceptar la línea impuesta por el Presidente de la República a nivel de la Función Ejecutiva.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.