martes, 10 de febrero de 2015

Ecuador: ¿Y a quién más?

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Fue una conversación entre amigos, de hace fu. “Te he dejado de leer” me dijo mi amigo, ex compañero; y me preguntó: ¿por qué ya no escribes en estos tiempos, más seguido? “Por eso pensamos que estabas enfermo”. No escribo más seguido “porque ya soy un jubilado; y jubilado viene de júbilo” le comenté y me respondió; he dejado de leerte porque ya no sabes qué decir de (Rafael) Correa. A lo que le respondí: en las décadas que llevo, si no es a Correa, a quién más… A lo que me respondió; más bien dicho, no me respondió.

La pregunta me quedó flotando hasta que hice una revisión de los actos de mi vida (que ya son muchos) y me dije que estaba bien. Al señor Correa no le conozco sino una vez: y eso me basta. En los años que llevo no he visto otro Presidente que haga lo que el señor Correa ha hecho en este Ecuador. No exagero si digo que en este ¡paisito! no hay una revolución verdadera sino que es de sentido común. Y el sentido común es menos común de los sentidos: en esto, y en otras cosas, estoy de acuerdo con el escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano.

Me explico: digo lo que digo, porque ya soy viejo y no he visto a otro hacer lo que este (Rafael) Correa ha hecho. Para mí me basta y me sobra. No ha quitado nada a nadie; ¿y eso es bueno o malo? Lo que no se ha dado en una revolución-revolución. Que yo sepa. A continuación me explico ya que soy criado con la vieja escuela de marxismo-leninismo; si no hay confiscaciones y más, no hay revolución. Por eso es que los de siempre “se quejan” de que el Correa le está haciendo el caldo gordo a los que tienen para que tengan más. ¿Y eso es bueno o malo?

No le conozco al señor Guillermo Lasso, de Guayaquil. Solo sé que fue super ministro del señor Mahuad que hoy (el exPresidente) dicta clases en Harvard (Estados Unidos de Norteamérica) y que a los ecuatorianos, cuando ya se iba a los EE.UU. (El señor Mahuad - enero del 2000) nos dejó “dolarizados” hasta la fecha. Y nos quitó el “Sucre” que era nuestra moneda. Y no hay modo de volver a lo que siempre fuimos. El señor Lasso no deja de ser tan banquero al más puro estilo; y nada más. Todo lo tergiversa o piensa mal.

Al señor Jaime Nebot tampoco le conozco personalmente; solo sé que es la cuarta vez que se postula a Alcalde de Guayaquil; y gana. A los dos no les conozco personalmente, sino a través de la “prensa corrupta” y de las fotos publicadas, que para eso si están. Del señor Nebot solo sé que perdió la presidencia de la república cuando era social cristiano (hoy día es “madera de guerrero”) y el jefe (ya fallecido) no se conformaba con solo las putas y los ladrones, que habían (¿que hay?) en Guayaquil. Lo cierto es que perdió. Dicen que la tercera es la vencida. Por lo menos eso cree el señor Fernando Torres, de Ambato, que sigue en la línea social cristiana.

Tampoco le he visto de cerca al señor Mauricio Rodas, actual Alcalde de Quito, sin saber cómo ni cuándo. Si el señor Rodas quiere llegar a mucho después, tal vez nunca ser el primer ecuatoriano tiene primero que conocer bien este Ecuador y Sudamérica. No le vaya a pasar lo que cuando fue elegido Alcalde de Quito; no sabía ni el “chulla quiteño” peor, mucho peor, algunas otras canciones de los quiteños, quiteños. No sé, pero al señor Rodas le estimo para después; tal vez, nunca; no sea, como dice el señor Presidente Correa, “que no volverán al poder” El mismo Correa dice que la derecha, en toda esta Latinoamérica, “se rearma” y tiene con qué. Por eso no hay que olvidarnos nunca jamás.

¿Quién más? La doctora Romo y señor Montúfar (que están muy tiernos) los dos se fueron de Alianza País, muy pronto, demasiado. Si los dos son de izquierda, los que nos criamos en anterior lucha cívica, ¡dóndemestaremos? Quizá mi tocayo Alberto Acosta, que fue el ultra de Montecristi (Manabí) con una Constitución “tan manoseada” que ya no es la misma. Acaso ignoran los de derecha que no hay Constitución en el mundo, que perdure así sea un año entero, tal cual. Y los de derecha no son “brutos” para ignorar que en el mundo entero las revoluciones tienen sus propias “constituciones”. Que todo cambia. Los de derecha. Acostumbrados a que nada cambie, piensan y actúan como no tiene que ocurrir, nunca. Y así por el estilo. No sigo.

Por si fuera poco, me quedo ahí. Como soy limpio de cuerpo y de espíritu no sé a quién, más. Lo cierto es que no se merecen ni una mención en esta “columna”; habiendo sido los mandamases de este país (y de otros) No solamente que no pudieron (o no quisieron) los que quieren volver. No recuerdo haber escrito a favor del señor economista Rafael Correa, algo concreto, en esta columna, a pesar que me llaman “gobiernista” Por algo será. No tengo porqué envidiar a nadie así solo sean los antigobiernistas con 39 votos de los mil y poco que somos periodistas y afiliados. Allá ellos y ellas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.