jueves, 26 de febrero de 2015

El Estado Islámico y Panamá

Marco A. Gandásegui (h) (especial para ARGENPRESS.info)

Le dedicamos unas líneas al Estado Islámico (EI) de Irak y Siria en reacción inmediata a la declaración del gobierno panameño anunciando su apoyo a la alianza militar encabezada por Estados Unidos que pretende contener la ofensiva del movimiento fundamentalista. La reciente ejecución de 20 cristianos egipcios en Trípoli (Libya) por el EI ha horrorizado a la opinión pública mundial.

El gobierno panameño está siguiendo el ejemplo del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), que asumió posiciones internacionales que no respondían a los intereses de Panamá. Martinelli jugo con los diferendos en el medio oriente y en el este asiático Ahora, el presidente Juan C. Varela se suma a una guerra contra un movimiento que proclama su lealtad a una corriente religiosa. Mañana, ¿se sumará el gobierno a la guerra de Estados Unidos en Ucrania, a la política de aislamiento contra Irán o a las acciones de desestabilización del presidente Obama contra el gobierno bolivariano de Venezuela?

Veamos quienes son los tres actores en esta tragedia: El EI (y sus aliados sauditas, turcos y egipcios), Estados Unidos (y la OTAN) y, finalmente, Panamá (y la Embajada de Estados Unidos).

El EI es un proyecto político de una importante facción política que cuenta con el apoyo de comunidades sunitas distribuidas en Iraq y Siria y con simpatizantes a escala mundial. Es financiado por el reino de Arabia Saudita, fue organizado militarmente por Estados Unidos y en la actualidad recibe apoyo de Turquía y Egipto. Su bandera de lucha se basa en la corriente sunita que reivindica los valores árabes y musulmanes ‘tradicionales’ en el medio oriente.

El EI es una criatura de la política norteamericana que pretendía debilitar a los chi’i (otra facción musulmana) en Irán y la influencia soviética en Afganistán (en la década de 1980). Al igual que Estados Unidos, los sunitas son enemigos de la Hermandad Musulmana que representa la corriente política más poderosa en Egipto y Hamas en la franja de Gaza. Es enemigo también de Hezbola, presente en El Líbano.

Utilizando a Arabia Saudita y los Emiratos árabes como frentes, las agencias subversivas de Estados Unidos organizaron, financiaron y armaron a los sunitas de Al Qaeda. Después abanicó a los sunitas en su lucha contra el gobierno laico (único en la región) de Siria. El Estado Islámico cuenta con armas y adiestramiento militar norteamericanos, así como dólares de Arabia Saudita. El EI, más que una invasión que barrió con toda oposición en el Levante, es el producto de una insurrección. Ocupó los territorios que respondían a su ideología (religión) y objetivos políticos.

Estados Unidos, en cambio, tiene como única estrategia en el medio oriente, dominar los ricos yacimientos de petróleo. El 50 por ciento de la producción mundial de esta fuente de energía está concentrado en los países árabes y el golfo Pérsico.

Desde la década de 1950, Estados Unidos desestabilizó, primero, las potencias coloniales (Inglaterra y Francia) que controlaban la región, después a los gobiernos árabes nacionalistas que reemplazaron a los europeos y, en la actualidad, sataniza a los gobiernos fundamentalistas. Su objetivo estratégico es contar con regímenes inestables (Libia, Siria, Yemen, Palestina e Iraq), sumisos (Marruecos, Jordania, Kuwait y Túnez), militares (Egipto y Argelia) o dependientes (Arabia Saudita y los Emiratos). Por el momento su peor enemigo es Irán que no se somete a las políticas de Washington. Su aliado incondicional, desde 1955, es Israel. Ambos están en la región pero sus pueblos no son árabes.

¿Qué tiene que ver Panamá en esta lucha por controlar el petróleo del medio oriente? La respuesta es obvia: Nada. Según el gobierno panameño, se sumó al grupo para "combatir el terrorismo y los actos de violencia producto de la intolerancia religiosa, cultural y étnica".

Panamá debe contribuir a la paz en el medio oriente sin inmiscuirse en asuntos ajenos con falsas pretensiones de “bloquear fuentes financieras o ser parte humanitaria”. Hace poco, para ejercer presión política sobre Panamá, Estados Unidos colocó las operaciones bancarias del país en una lista ‘gris’. La ‘cooperación’ de Panamá podría aliviar al centro bancario de las presiones de Washington. En todo caso, Panamá perdió la oportunidad de convertirse en una pieza clave en la búsqueda de soluciones pacíficas a los conflictos en la región. Especialmente en la ofensiva contra Venezuela de Estados Unidos.

Ante la falta de iniciativa del gobierno en la cumbre, que se efectuará en la ciudad de Panamá en abril, le tocará a los movimientos sociales asumir el papel.

Marco A. Gandásegui, hijo, profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.