lunes, 2 de febrero de 2015

Enseñantes vs juristas

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

No sé si se han percatado ustedes de esta circunstancia...

En las justas políticas que ha de librar esta democracia, una democracia que no está degenerada porque nunca lo ha sido plenamente en España aunque la orgía del gasto generalizado y la euforia que lo acompañó han eclipsado durante años su endeblez, hay por encima de todo dos adversarios. Son dos partidos políticos que destacan por unos rasgos que les distancian hasta hacer irreconocible que estemos ante dos clases de políticos con el mismo fin propio de la política: proporcionar el gobernante a todos los gobernados el máximo y aproximadamente el mismo grado de bienestar; esforzarse para que no haya nadie tan rico que pueda comprar a otro, ni tan pobre que se vea precisado a venderse...

Pues bien, por un lado destaca la formación académica de la mayoría de los políticos de relumbrón, activos o apartados, y desde luego ahora la de los principales miembros del gobierno. Dicha formación es básicamente jurídica en la mayoría de los casos, aparte los exactamente versados en economía. Registradores, abogados del estado, inspectores de trabajo, abogados a secas... Todos funcionarios de las leyes, todos en excedencia, todos entrenados en la retorcida oratoria forense, en la logomaquia y en el discurso florido y vacío, en la argucia del leguleyo. Incluso en algunos casos, dada la torpeza discursiva y los razonamientos incompatibles con el rigor exigido por los principios generales del derecho y por la interpretación estricta de las leyes, dan la impresión esos personajes de haberse licenciado o doctorado con trampa. Pues hay cosas que no pueden decirse en voz alta o ante un micrófono con todo descaro, sin traicionar un sólido espíritu jurídico basado en la epiqueia ni forzar el ánimo ni sonrojarse...

Por otro lado está el partido de los profesores, de los profesores de universidad, aunque también vale cualquier enseñante. El mimbre del enseñante es diametralmente opuesto al de los anteriores. Además y para mayor solidez en la estructura del partido político que los aglutina, enseñantes de la ciencia política en sus diferentes vertientes de estudio. Una pléyade de profesores, de pedagogos y además jóvenes que no es posible que tengan por motor de sus ideas y de sus propósitos otros fines distintos de los que dicen. La disciplina y la actitud mental de quien se dedica a la enseñanza son justo lo opuesto al intrincado razonar sobre las leyes que ofrecen innumerables resquicios en su favor a los poderosos que las promulgaron; leyes en un ordenamiento jurídico saturado de ellas que luego las cúpulas y sus capitanes desparramados por los gobiernos autonómicos y locales son los más proclives y los primeros en incumplir...

Hay notable distancia entre ambos posicionamientos.

Por un lado los pragmáticos, utilitaristas y positivistas que simulan mirar por todos pero actúan en todos los planos en favor de élites. Por otro, los idealistas y utópicos dispuestos a hacer sus sueños, nuestros sueños de los biennacidos y de los hombres y mujeres de bien: hacer justicia con los desfavorecidos. Pero no una justicia de beneficencia sino una justicia emanada de la voluntad política. Yo, provecto, veo, en fin, en estos jóvenes a los integrantes de una casta que habrá de imponerse sobre la otra en el bien de todos y para la gloria de todo el país. Aunque se queden en la mitad sus propósitos, serán bastantes para explicar con qué legitimidad y oportunidad alcanzaron el poder...

Con la recuperación de la democracia como sistema político en la época contemporánea, los viejos y originales debates y polémicas del mundo griego cobran actualidad, especialmente en un momento en que sobre la democracia pende el riesgo de quedar reducida a mero nombre, desvirtuada y vaciada de contenido real por los intereses de los grupos de poder basado en la acumulación de dinero por encima de toda otra consideración.

Jaime Richart es antropólogo y jurista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.