viernes, 6 de febrero de 2015

Entrevista al economista político Julio Gambina: Lo que se ha puesto de manifiesto en Argentina es una profunda crisis política

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

M.H.: Buenas noches Julio, has retomado la actividad con fuerza. El jueves pasado compartimos una reunión con los representantes de la Embajada de Chile vinculada al retiro de las tropas de la Minustah de Haití y recién se acaba de ir Pablo Gitter de la Asociación por el esclarecimiento de la Masacre impune de la AMIA (APEMIA), quien me comentaba que mañana vas a coordinar una conferencia de prensa en la sede de la CTA Autónoma, vinculada a la muerte del Fiscal Nisman, aunque el tema es mucho más amplio.

J.G.: Es la muerte de Nisman, es la impunidad por el caso AMIA, son los archivos secretos del espionaje. Con todo lo que ha pasado se amplían los comentarios y están totalmente asociados con las tropas militares en Haití, porque el Jefe del Ejército es Milani, que está denunciado por organismos de derechos humanos y por organizaciones sociales y políticas de ser partícipe de la represión genocida en tiempos de la dictadura. Es el Jefe actual del Ejército, es quien comanda las tropas argentinas en Haití y es un hombre del Ejército que forma parte del servicio de inteligencia. Incluso, en el discurso de la Presidenta del día de ayer, se habla de la Secretaría de Inteligencia (SI), ex SIDE, pero no de los otros servicios de inteligencia, como es el caso de las Fuerzas Armadas, por eso creo que está bien vincular los temas, es interesante mirarlo en el plano argentino e internacional, porque la realidad de la economía y la política mundial es la militarización, una escalada terrorista mundial liderada por Estados Unidos, y cuando se ven los entretelones como se vieron durante estos últimos 15 días después de la muerte de Nisman, todo lo que se ventila y la profunda crisis política que se ha desatado, no hay otra razón para explicar cómo después de 12 años de gobierno, recién ahora se plantea una reestructuración que incluso, a priori, se podría pensar que solo se le está cambiando de nombre a los servicios de inteligencia.
Tuvo que manifestarse una crisis de tal magnitud, que prácticamente dos semanas después aparece la propuesta como iniciativa política del Poder Ejecutivo, de disolución de la ex SIDE y la conformación de una nueva Agencia Federal de Investigaciones. Seguramente con Pablo Gitter habrán hablado que desde junio hay un Proyecto de ley de APEMIA al respecto.

M.H.: Justamente él mencionaba que junto a este proyecto que la Presidenta va a mandar a extraordinarias se presentará también el de APEMIA.

J.G.: En el documento que acabamos de suscribir y que se va a entregar a la prensa mañana, vamos a pedir que se incluya en el debate este proyecto. Porque muchos van a creer que ahora al gobierno se le ocurrió la disolución, pero esto ya estaba planteado en la realidad argentina, y esta es la oportunidad ante tamaña crisis política, de abrir los archivos secretos.
Se ha dado a conocer el contenido de la denuncia de Nisman, pero hace falta ver todo lo que tiene la SIDE y la SI, y que nunca más existan escuchas. Dicen que las escuchas tienen que ir a la Procuraduría, como si no estuviera vinculada al gobierno de turno.
Son todos temas muy delicados y los que reciben la represión de los organismos de seguridad son los movimientos populares. Un ejemplo es lo que nos sucedió el jueves pasado cuando nos presentamos en la Embajada de Chile, los diplomáticos nos explicaron que ellos no habían solicitado el dispositivo de seguridad de cerca de 50 efectivos fuertemente armados, con carros de asalto, cuatro patrulleros, policía de civil, todo eso para controlar a 8 personas que fuimos a entregar un documento como lo habíamos acordado previamente con las autoridades de la Embajada. Ellos afirman, y nosotros les creemos, que no avisaron ni solicitaron seguridad, entonces ¿cómo se enteraron? Es para pensarlo, hasta en broma nos planteamos lo que gastan en esa movilización preventiva de efectivos, para amedrentarnos y en todo caso reprimirnos, que además pagamos nosotros, el conjunto del pueblo argentino.

M.H.: Incluso el jefe de la comisaría se mostró sorprendido.

J.G.: La denuncia que quiero hacer es que alguien decidió gastar dinero en movilizar una cincuentena de personas altamente armados, gastar combustible, etc. Es un gasto altísimo, ¿quién decidió esto? ¿Alguna autoridad parlamentaria, alguna autoridad nacional o de la Ciudad, la Cancillería? Es interesante este tema. Por eso la conferencia de prensa de mañana tiene el objetivo de convocar a la movilización popular para el 4 de febrero, porque muchos creen que ahora la Presidenta tomó la iniciativa política de presentar el proyecto de disolución y creación de la Agencia Federal en sesiones extraordinarias, bueno, que también incluyan este proyecto de carácter alternativo.
Pongamos el tema en discusión abiertamente, porque cuando hablamos de impunidad ponemos el acento en el caso AMIA porque es lo que se está discutiendo ahora, pero la impunidad va mucho más atrás del gobierno kirchnerista, del gobierno de la Alianza y del gobierno menemista, tiene que ver con los tiempos institucionales y la herencia de los servicios de inteligencia de la dictadura que sobrevivieron al tiempo constitucional, fuertemente asociados a los servicios de inteligencia de potencias imperialistas, es muy clara la intervención de la CIA, del Mossad, no es nada nuevo, lo importante es poner esta discusión de por medio y asociarla al clima internacional que se vive, en un momento donde como buena noticia hay una respuesta popular en Atenas que manda un mensaje muy fuerte de crítica a la política de austeridad, de ajuste, del Banco Mundial, del Banco Europeo y las autoridades europeas, más allá de lo que esté dispuesto o no a hacer el gobierno electo, aunque algunos rápidamente pueden suponer que no va a hacer nada, esperemos que la voluntad del pueblo, que entre otras cosas está en el programa del partido que ganó y ya es gobierno en Grecia, en el sentido de discutir la deuda, sacar las bases militares y poner en discusión temas muy estratégicos de la política y la economía griegas.

Las clases dominantes a escala mundial ven que Grecia puede contagiar a España

Hay una intencionalidad de las clases dominantes a escala mundial, porque ven que Grecia puede contagiar a España y ahí los indignados constituidos en partido, más allá de muchas críticas que desde la izquierda se le hace a Podemos, puede haber un cambio en la política europea.
Esto pasa en la misma semana en que asumen Evo Morales y Alvaro García Linera en Bolivia con discursos que ponen en discusión la necesidad de profundizar la política de cambio, hablando de estrategias de vivir bien, de socialismo comunitario. Es un momento delicado y lo que menos podemos hacer en este tiempo histórico es quedarnos con cuestiones menores, con propuestas tibias, porque lo que se ha puesto de manifiesto en Argentina es una profunda crisis política que involucra al gobierno y, por supuesto, a la oposición sistémica que están encontrando formas de darle gobernabilidad a la crisis política a través del debate parlamentario en extraordinarias, aunque la mayoría de la oposición se oponga a la Agencia Federal y el gobierno con las mayorías que tiene en el Parlamento pueda resolver favorablemente en extraordinarias su proyecto oficial.
Nosotros estamos convocando mañana a una conferencia de prensa con el objetivo de una movilización popular el 4 de febrero, a la que queremos que se sumen organizaciones de las más diversas y pensando en la perspectiva de construir alternativas. No es un momento para pensar en acumulación política ni para el gobierno ni para sectores de la oposición de carácter sistémico, que no quieren confrontar con la lógica capitalista en Argentina.

M.H.: Tocaste algunos temas muy importantes, decías algo del contexto internacional y con Pablo Gitter estábamos señalando cómo los hechos de Francia estaban siendo utilizados para un lanzamiento de una suerte de nueva cruzada, de “choque de civilizaciones” como lo planteaba hace algunos años Huntington. Casualmente el sábado vi a un par de personas con ese libro en la mano. Y algo que señalás de Grecia, que más allá del debate que se le plantea a Tsipras, retroalimentado por el acuerdo que hizo con la derecha nacionalista, lo fundamental a tener en cuenta es que por primera vez en un país europeo el pueblo ha votado mayoritariamente en contra de la Troika.

J.G.: No solo contra la Troika, sino también contra la lógica del sistema partidario tradicional de Grecia, por eso digo que puede influenciar en España y allí también puede romper la lógica tradicional del bipartidismo español. Más allá de lo que luego quiera hacer el gobierno y de cómo responda el contenido del voto popular, que lo que pretende es ir contra la política de ajuste y que está pensando en otra economía y una inserción de Grecia en otra Europa y en una inserción de Europa en otro mundo.
Esto es válido para un debate que tenemos en varios ámbitos de los movimientos sociales y populares incluso de la izquierda, sobre qué es lo que está pasando, porque es cierto que hay una ofensiva imperialista, como señalabas en Francia o en el golpe de Estado de Paraguay o de Honduras, o el mantenimiento de las tropas de ocupación en Haití, es cierto, pero también lo es que se desarrolla una corriente popular que pugna por instalar cambios profundos en la economía, en la política, en la cultura, en la sociedad y no solo en América Latina, ahora se puede hablar con autoridad sobre esta perspectiva de una dinámica de masas en Grecia, porque es una votación donde millones de personas se han pronunciado por un programa que puede no satisfacernos ampliamente pero que tiene una cantidad de puntos que son tremendamente importantes y que toman en cuenta cuestiones centrales de la política mundial, de la hegemonía y del debate contemporáneo y Argentina es parte de ese debate.

M.H.: Quiero aprovechar este contacto, si bien estos temas resultaban inevitables de tocar, para interiorizarnos en alguna información que no ha sido muy difundida. Por ejemplo, la reunión del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, que se está desarrollando en estos momentos. ¿Cuál es la característica de esta reunión?

J.G.: Es un foro que empezó en 1971, en el momento en que comienza la ofensiva neoliberal, una avanzada ideológica de lo que luego se pondrá en práctica en Chile en 1973, en Argentina en 1976, en Gran Bretaña en 1979 y en Estados Unidos en 1980 y que ahora llamamos neoliberalismo. De alguna manera el Foro de Davos anticipó ideológica, política y programáticamente, lo que es el programa neoliberal como corriente principal de la política económica mundial del sistema capitalista contemporáneo, ahora en crisis. Incluso en esta reunión convocaron a copresidir a una ONG conocida como OXFAM que presentó su informe anual de desigualdad, donde pone en evidencia en el corazón del Foro Económico Mundial, cómo pese a estos años de crisis, incluso del 2013 al 2014, donde en diciembre de 2013 había 85 fortunas que tenían la misma riqueza que la mitad de la población mundial, o sea, 3500 millones de personas, ahora hay solo 80 fortunas en esa situación.
Hay muchos datos que he difundido ampliamente porque es muy interesante ver cómo dentro de la crisis mundial del capitalismo actual, se da un momento ideal para potenciar la desigualdad entre los pocos que tienen muchísimo y la mayoría que sufre las consecuencias, y cómo la crisis es una oportunidad para aplicar las políticas de austeridad, de ajuste y subordinación, entre otras, el tema del endeudamiento.
Argentina en estos últimos años se ha convertido en un profundo pagador de deuda, resignando recursos que se podrían haber destinado a salud, educación, alimentación, desarrollo, empleo, etc. Son muchos los destinos alternativos de lo que se ha utilizado para pagar. Y ahora hablamos de investigaciones, caso Nisman, AMIA, ¿cuántos años han pasado de gobiernos constitucionales y no se ha investigado la deuda? Es más, en septiembre se aprobó la Ley de pago soberano. Durante muchos años habíamos luchado por una comisión investigadora para que haya una auditoría, una vez que se aprobó por ley estuvimos conformes, pero la verdad es que eso se aprobó en septiembre, ya estamos en enero y, sin embargo, no se trata en el Parlamento. Es más, una Asamblea por la suspensión de los pagos que hemos constituido, le mandó una carta a cada uno de los parlamentarios preguntándoles qué habían hecho para impulsar esta comisión investigadora, haya votado en contra o a favor, porque una vez que está aprobado es ley y, sin embargo, eso no avanza.

La lucha tiene que seguir para lograr terminar con la impunidad en todos sus niveles

El Foro Económico Mundial tiene la virtud de poner en discusión un documento que parece que va en el sentido contrario al que piensan los sectores más concentrados que se reúnen en Davos, que es un foro que sirve para alimentar ideas a los participantes que en general son funcionarios o asesores de los distintos gobiernos, influyentes de los medios de prensa, es una gran reunión del lobby mundial para decir por dónde tiene que avanzar el mundo.
Por eso, incluso 30 años después, en alternativa surgió el Foro Social Mundial que este año se va a reunir en marzo en Túnez con la intención que continúa, de muchas organizaciones populares de todo el mundo, por seguir batallando con iniciativas políticas. En ese marco, nosotros hemos definido en la Asamblea por la suspensión de pagos, convocar a una asamblea internacional por la suspensión de los pagos el 22, 23 y 24 de abril, porque el ese día se cumplen quince años de la muerte de Alejandro Olmos que fue quien planteó la denuncia contra Martínez de Hoz y la dictadura militar por endeudamiento en tiempo de la dictadura. En abril muere y en junio sale la sentencia del Juez Ballestero. Alejandro Olmos nunca vio esa sentencia.
Lo curioso es que se debatió en el Parlamento y duerme el sueño de los justos. No alcanza con que el Parlamento discuta, necesitamos que la sociedad argentina se haga cargo de lo que significa el pago de la deuda, la dependencia a la que nos convoca y, en términos generales, asociando el tema de la deuda a lo que nos viene sucediendo durante estos últimos 15 días. La sociedad argentina tiene que pelear contra la impunidad, no alcanzan los juicios que se vienen desarrollando, es más, esos juicios provienen de una profunda lucha histórica del movimiento popular.
Me tocó ser secretario parlamentario del diputado comunista Floreal Gorini, en la década del ´90, y fuimos los que llevamos el proyecto por la nulidad del Punto Final y la Obediencia Debida que retomó luego Patricia Walsh y es la ley que se aprueba con la voluntad del gobierno de Kirchner. Cuando nosotros la presentamos en el Parlamento, había muchísima gente, incluso algunos de carácter progresista, que nos decían que era una locura plantear la nulidad del Punto Final y la Obediencia Debida, que apenas si daba para la derogación. Y en el gobierno de la Alianza se derogó, pero no tenía efecto hacia atrás. La lucha de 2001/02 fue la que generó las condiciones para que esa derogación se transformara en nulidad, con lo cual, la lucha contra la impunidad, sea con la deuda, sea con los espías o de esos servicios que decidieron preventivamente custodiarnos en la puerta de la Embajada de Chile el jueves pasado, tiene que seguir para lograr terminar con la impunidad en todos sus niveles.
Los planteos que estamos haciendo en la coyuntura vinculando todos estos temas es que se abran los archivos secretos, disolución real de la Secretaría de Inteligencia y de la ex SIDE, así como de todos los mecanismos de Inteligencia, no hay que hacer inteligencia interior, que no ha servido para afectar al delito del capitalismo contemporáneo, ya sea el tráfico de drogas o la trata de personas, el proyecto “X”, la nómina del Batallón 601, hay que hacer lo mismo ahora con todos los espías, dar a conocer las listas de los que están orgánicos e inorgánicos en los servicios de inteligencia. ¿De cuántos nos enteramos que fungían como amigos nuestros y eran infiltrados? Y así como se difunden las 4.000 cuentas del HSBC, es importante que aparezcan los nombres de los agentes del espionaje en contra del pueblo argentino.

M.H.: Hacías referencia al informe de la organización OXFAM, en el mismo sentido, nos visitó para presentar su libro El Capital en el siglo XXI, Thomas Piketty, quien se reunió con la Presidenta, el Ministro de Economía y el Presidente del Banco Central. ¿Por qué estos temas toman tal relevancia? Porque leer el informe de OXFAM y copresidir la reunión de Davos, no es un tema menor desde el punto de vista de la burguesía internacional. Y la repercusión que ha tenido el libro de Thomas Piketty con un millón y medio de ejemplares vendidos hasta el momento, tampoco.

J.G.: El libro se llama El Capital en el siglo XXI entonces muchos rápidamente lo asociaron a Marx por El Capital y, sobre todo, porque a partir del comienzo de la crisis en 2007/08, apareció como uno de los libros más vendidos, como un dato comercial destacado, cuando muchos volvieron a Marx. Recuerdo que en los ´90 muchos nos decían antiguos porque fundamentábamos nuestras opiniones en las teorías del valor de Marx y ellos se fundaban en las teorías de Adam Smith y las concepciones neoliberales que se habían desarrollado prácticamente un siglo antes de que Marx planteara su teoría.
El tema de Piketty, quien se aleja claramente de Marx, porque no propone la revolución y Marx da toda una fundamentación para explicar que el capital es trabajo acumulado, que es robo de fuerza de trabajo histórico. Marx escribe El Capital para fundamentar la revolución, Piketty escribe su libro para fundamentar el proceso de desigualdad y plantear, en síntesis, un impuesto a las grandes fortunas para amenguar la desigualdad de la situación mundial.
Es básicamente eso, así como Piketty no plantea la revolución y OXFAM describe la situación de desigualdad que genera la crisis, lo mismo que hace la Organización Internacional de Trabajo (OIT) cuando denuncia cómo en tiempos de la crisis ha subido el desempleo a escala mundial y la proyección para la próxima década es de crecimiento del desempleo, no plantea la revolución ni mucho menos, sino que ahora con la ofensiva de las clases dominantes, el carácter tripartito de la OIT, gobiernos, organizaciones sindicales y patronales, éstas últimas están haciendo una ofensiva en contra del derecho de huelga. Es más, en los próximos días va a haber una jornada mundial de lucha en defensa del derecho de huelga porque las patronales en la OIT dicen que no hay ninguna resolución que hable del derecho de huelga, por lo tanto, las patronales del mundo en la OIT están yendo contra una cultura social mundial del derecho de los trabajadores a la huelga.
En relación a tu pregunta diría que, ante la crudeza de la desigualdad y la miseria que condena a millones de personas en el mundo, cada tanto en estos foros internacionales o en el ámbito académico, tiene que aparecer alguna formulación que diga que hay que poner un poco de equilibrio al desequilibrio global al que se condena a la humanidad. Cuando aparecen los debates internacionales sobre el cambio climático, aparecen vinculado al modelo productivo mundial y se discute en grandes foros internacionales, sin embargo, Estados Unidos no firma ningún acuerdo que suponga destruir la capacidad de generación de gases tóxicos que genera la producción en su país, ni en ninguno donde funcione alguna de las transnacionales norteamericanas.

M.H.: China tampoco.

J.G.: China está buscando su lugar en la geopolítica mundial para intervenir en la toma de decisiones y lo viene haciendo silenciosamente, y ha encontrado en América Latina una sociedad adecuada. Por mucha necesidad, Argentina se ha prendido como garrapata, hay que hacerse cargo que desde septiembre, todos los meses, ha recibido nueva deuda de parte de China por el acuerdo swap que ha realizado por U$S 11.000 millones, del cual ya se han ejecutado 2.700 millones.
Es muy probable que la semana que viene aparezca otro tramo de esos 11.000 millones, no sería nada raro que todos los meses la Argentina vaya compensando sus necesidades de divisas y en una estrategia de contener el dólar paralelo, sobre la base de préstamos chinos.
La Presidenta va a viajar este fin de semana a fortalecer los lazos económicos, políticos y militares con China que va a tener consecuencias muy serias. Estos temas pasan desapercibidos porque la noticia es que Argentina recompuso reservas internacionales y ahora tenemos U$S 31.000 millones, habiendo estado en 27.000 millones en septiembre del año pasado y eso es básicamente producto de que se han liquidado algunas exportaciones de soja pero principalmente porque han ingresado estos préstamos de China.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.