viernes, 27 de febrero de 2015

Gobierno y sindicatos negocian contra reloj el inicio de las clases

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Este miércoles, más de 5000 docentes se movilizaron por el centro de la ciudad de Córdoba rechazando el acuerdo firmado por la conducción sindical y repudiando la represión del Gobierno provincial sufrida en la puerta de la sede de UEPC el martes pasado que terminó con 4 docentes detenidos y decenas de heridos. Los detenidos fueron liberados el mismo miércoles al mediodía, después de pasar toda la noche en dependencias policiales mientras una importante asamblea votaba una nueva movilización para el próximo lunes 2 de marzo, desde las 18:00 en la esquina de Colón y General Paz.

El lunes pasado hubo cortes de calle y asambleas en la Plaza Jerónimo del Barco, en el CPC de Juan B. Justo y en la Ruta 20. Ese día los docentes confluyeron en la puerta del edificio gremial en que se realizaría la asamblea de delegados escolares del departamento Capital.

Al momento de la votación la Celeste, verdadera cadena de transmisión de las decisiones políticas del gobierno del ajuste que encabeza De la Sota, perdió por 376 votos contra sólo 151.

El rechazo no fue sólo del departamento Capital. También se habían pronunciado en el mismo sentido los departamentos Unión, Río Cuarto, Punilla, San Javier, Colón, San Martín e Ischillín.

Desde las asambleas docentes se denunció que los delegados departamentales de la conducción Celeste desconocieron sus mandatos, y aceptaron un acuerdo a espaldas de los trabajadores, mientras el 70 % de la docencia rechazó en las asambleas escolares la propuesta del gobierno por insuficiente y engañosa.

El rechazo implica mantener las demandas que hace más de un mes vienen sosteniendo los "Docentes por la Educación": incremento salarial de 50% (no desdoblado), el respeto al escalafón vigente y $9.000 para el/la docente que recién se inicia.

Sólo dos provincias confirmaron el inicio del ciclo lectivo el 2 de marzo: Río Negro y Neuquén, donde se hicieron sendos acuerdos cortos de un 30% en una cuota y renegociación a mitad de año. También se habrían sumado Santiago del Estero y La Pampa.

La propuesta salarial de Scioli divide a los gremios docentes en la provincia de Buenos Aires

A nivel nacional el Ministro de Educación, Alberto Sileoni, ofreció el pasado viernes tan sólo un 22% de aumento, rechazado por los gremios ya definieron no iniciar las clases las provincias de Santa Fe, Santa Cruz y Entre Ríos. En la Provincia de Buenos Aires ofrecieron elevar el sueldo mínimo del maestro de grado a $ 7.000 a partir de marzo.

El Congreso Extraordinario de la FEB (Federación de Educadores Bonaerenses) definió rechazar la propuesta salarial por considerarla insuficiente y votaron el no inicio de clases el lunes 2 de marzo y continuar con medidas de fuerza el martes y miércoles próximos. El rechazo se centró en que la última propuesta provoca un achatamiento de la pirámide salarial, por lo cual un docente que recién se inicia va a ganar casi lo mismo que uno con 10 ó 15 años de antigüedad.

Esta situación, a 3 días del inicio de clases lleva a que haya 4 gremios que aceptaron la propuesta: AMET, SADOP, SUTEBA y UDA e impulsan el inicio de clases y 2 que lo rechazaron: FEB y UdocBA a los que debemos sumar las 9 seccionales combativas del SUTEBA que impulsan el no Inicio con paros de 72 y 48 horas respectivamente.

Scioli propuso un aumento que sorprendió a los docentes y puso en evidencia que plata hay, pero solo para cuando es necesario ganar elecciones y evitar crisis políticas o de Estado, que implicaría una suba significativa del salario de bolsillo, pero no así en el básico, con lo cual el aumento es desigual y tiende a igualar el salario de los docentes sin antigüedad con los que la tienen.

Este nuevo escenario mantiene a la mayoría de los docentes como espectadores de la situación, siguiendo las novedades a través de los medios de comunicación y los comunicados de los distintos gremios, ya que ninguno de ellos ha desarrollado la discusión en las escuelas para que sean los trabajadores quienes decidan en asambleas si aceptan o rechazan la propuesta.

Finalmente, ayer por la tarde se conoció la nueva propuesta del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que implica una vez más la existencia de cuotas por lo que sólo será efectivamente de un 34% aproximadamente a partir de septiembre 2015. Anualizado será realmente de un 24,3% lo que está muy por debajo de la inflación calculada.

Todos los porcentajes de la propuesta del gobierno se calculan sobre el sueldo cobrado en mano en diciembre de 2014 y no sobre el sueldo de enero con el 10% de ajuste, lo cual significa que un maestro de grado jornada simple que en diciembre cobró $6050 cobrará en abril $7200 y recién a partir de septiembre cobrará $8130. Es decir, que cuando el gobierno se refiere a un 34% de aumento, debemos atender a que sólo a partir del mes de septiembre el salario sumará $2080 más que en diciembre 2014.

Por todo esto, Ademys rechazó la propuesta presentada por el gobierno y convocaron a una Asamblea Abierta con mandatos de escuela el próximo sábado 28/02 a las 10:00 en Solís 823 para impulsar el no inicio de las clases.

La situación de los trabajadores estatales

Aunque tres provincias (Córdoba, San Luis y Santiago del Estero) acordaron aumentos salariales para sus empleados públicos, que en todos los casos parten de un piso del 30%, la Mesa provincial de la CTA bonaerense había definido un plan de acción que incluye la convocatoria a un paro y movilización a la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires para el 2 de marzo. En la reunión, que tuvo lugar el último jueves 19 de febrero en la sede nacional de la CTA, el secretario General, Oscar de Isasi, planteó la necesidad de unificar acciones ante el creciente conflicto salarial.

En esa línea, el dirigente expresó que es importante que la CTA convoque a todos los sindicatos y organizaciones a pelear por el salario de manera unificada. Como muestra de ello, el 25 de febrero y el 2 de marzo ATE y CICOP (médicos) realizan un paro en rechazo de la propuesta salarial del gobierno y otras demandas. En tanto ATE, que representa a los trabajadores que recibieron una oferta aún inferior a los trabajadores de la salud y docentes, también tienen dispuesto parar el 3 de marzo.

Además proponen desde la Federación Nacional Docente, llevar adelante una carpa blanca en el Obelisco el 2 y 3 de marzo en consonancia con las medidas de fuerza de la Central Sindical. Por su parte, los Judiciales están a la espera de la propuesta oficial, pero si no reciben una acorde a las demandas de los trabajadores también estarían en condiciones de convocar al paro del 2 y 3.

En Santa Fe los gremios que aglutinan a los trabajadores estatales de la provincia, ATE y UPCN, cerraron el acuerdo paritario por un 31% con el gobierno provincial. La propuesta se habría realizado el viernes pasado y el martes se firmó el acuerdo.

Así la burocracia de ATE y UPCN intentaron impedir cualquier instancia de asamblea entre las bases y de movilización donde se pueda expresar el descontento de miles de estatales contra un gobierno que mantiene un salario por debajo de la canasta familiar y la precarización laboral al interior de las propias dependencias estatales.

No obstante, estatales y docentes pararán el próximo lunes y marcharan unitariamente con otros trabajadores. La cita será a las 10 horas en la plaza 25 de Mayo para dirigirse a la sede local de la gobernación, frente a la Plaza San Martín.

Tras una larga asamblea realizada en la ciudad de Santa Fe durante la mañana de ayer, la Asociación del Magisterio (Amsafe), rechazó la propuesta gubernamental y, en contra de lo que impulsaba su propia dirección provincial, las bases impusieron su voluntad: habrá paro el lunes 2 y el martes 3 de marzo con movilizaciones locales, y también el miércoles 11 (con marcha a la capital santafesina) y el jueves 12. Luego de dos días de votación, con 27.834 sufragantes en toda la provincia, hubo 15.715 que rechazaron el ofrecimiento del gobierno y 12.119 que votaron por aceptarla.

En Salta, el miércoles 25 el Frente Intergremial, conformado por ADP, AMET, SADOP y UPCN acordaron con el gobierno provincial un aumento del 25% en dos cuotas: una del 12,5 % a cobrarse en marzo y otra del mismo porcentaje en mayo. Así el salario inicial docente de la provincia, que hoy ronda los $5200, apenas superaría los $6000.

ATE rechazó la propuesta del gobierno sin definir un plan de lucha. Mientras que los/as docentes autoconvocados/as en Docentes Unidos de Salta realizarán una asamblea el sábado 28 para debatir la propuesta.

La vuelta al “colegio” de la burocracia sindical

Mientras tanto, las centrales sindicales se preparan para el próximo gobierno y sus dirigentes regresaron de sus vacaciones con protagonismo del moyanismo en la marcha del #18F, anunciando un paro de los gremios del transporte para el 31 de marzo y discutiendo la reunificación de la CGT.

Quien más resaltó fue el moyanista Julio Piumato (único orador de la "marcha del silencio"), apoyando a la corporación judicial y a la movida de los partidos tradicionales de la oposición que se proponen para suceder al kirchnerismo en el poder. Este sector hasta se hizo cargo de la logística de la movilización (usando como escenario un camión aportado por el sindicato camionero). Hace pocos años atrás, estos mismos dirigentes aportaban logística y movilización para las marchas del kirchnerismo, como las recordadas por la crisis del campo en 2008.

Apenas pasado el #18F, mientras los dirigentes sindicales K continuaban con su defensa del gobierno, Hugo Moyano y su hijo Facundo desembarcaron en Salta para apoyar al ex menemista Juan Carlos Romero en su disputa por la gobernación de la provincia.

La burocracia sindical se había despedido del 2014 levantando un paro nacional anunciado, dejando en banda a millones de trabajadores que exigían un bono de fin de año luego de meses de alta inflación, y libradas a su suerte a las luchas contra los despidos, como en Lear.

La anunciada reunificación de los gremios del transporte y las declaraciones a favor de la reunificación de la CGT, van en el sentido de fortalecer el poder de la burocracia sindical para la defensa de sus intereses de casta. Por otro lado, al llamar un paro para el 31 de marzo, con 40 días de anticipación (cuando lo habitual es que estos dirigentes convoquen sin tiempo ni preparación seria, y menos aún con participación de las bases para garantizar el éxito de las medidas), los dirigentes del transporte abren también la puerta para múltiples negociaciones en este tiempo que les permitan obtener “algo” y levantar las medidas, sin luchar, y sin conseguir nada de fondo, pero mostrando a los políticos patronales que se los debe tener en cuenta cuando amenazan parar el país.

Fuentes: Clarín, Amsafe Rosario, Equipo de Comunicación CTA Rosario, La Izquierda Diario, Boletín Ademys, Agencia Télam, Anred, Ambito.com, Jornada Online, ACTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.