lunes, 9 de febrero de 2015

Guatemala: La inseguridad de la prensa podría alcanzar los niveles de México y Honduras

CERIGUA

El escenario de violencia e inseguridad que enfrenta la prensa en México y Honduras podría volcarse a Guatemala, principalmente por el actuar del crimen organizado y la narcoactividad en el país, quienes se han constituido como los nuevos censores de la prensa, afirmó Ileana Alamilla, directora de Cerigua.

Alamilla señaló, durante su participación en un taller organizado por el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ), que el crimen organizado se ha constituido como uno de los principales peligros para los periodistas guatemaltecos, pues censuran y generan autocensura en la prensa departamental.

Además de ellos, recordó, los poderes locales, la policía y otras autoridades también representan un riesgo para los comunicadores; vivimos en medios de los dos países, Honduras y México, más peligrosos para ejercer el periodismo sin estar en guerra, agregó.

Durante el 2014 el Observatorio de los Periodistas reportó 54 violaciones contra la libertad de expresión y de prensa; en lo que va del 2015 los casos ascienden a nueve.

Cuestionada sobre el estado del Programa de Protección a Periodistas anunciado por el gobierno, recordó que esta fue una iniciativa de Cerigua junto a ocho organizaciones de prensa, a la que posteriormente se incorporaron dos más y que contó con el acompañamiento de UNESCO; no fue una idea de la actual administración.

Alamilla dijo que mostraría su rechazo si el gobierno decide implementar el programa este año, en las condiciones actuales, en donde solo se han reunidos burócratas nacionales e internacionales ajenos a la actividad periodística, pues sería algo irreal que se utilizaría para otros fines.

Agregó que hay que crear las condiciones para la construcción del Programa que debe ser un compromiso serio de Estado y no solo un discurso, lo que requiere necesariamente de la participación de las y los periodistas, especialmente del área rural, así como de entidades reconocidas en la defensa de los derechos de periodistas y comunicadores; es urgente mejorar el escenario idóneo para el ejercicio de una profesión que ha sido catalogada como de alto riesgo, afirmó.

La experta en el tema, incluida por Reporteros sin Fronteras entre las 100 héroes y heroínas por la libertad de expresión en el 2014, enfatizó que el Ejecutivo mostró su anuencia para implementar este mecanismo en mayo del 2012 y lo reafirmó en octubre del mismo año, luego del Examen Periódico Universal (EPU), realizado en Suiza; previo a esta cita, Cerigua realizó cabildeos con distintas misiones diplomáticas para que este tema fuera una de las recomendaciones al Estado.

En mayo del 2013 el gobierno reiteró su compromiso; en noviembre de ese año se firmó un documento que según el gobierno daría inicio a la creación del programa, sin embargo en éste no participó ningún miembro de la prensa, contiene información desfasada y carece de los elementos necesarios para ser considerado como una iniciativa seria.

El pasado año se contrató a una coordinadora que no tiene el perfil idóneo para el cargo para construir el mecanismo y se instalaron dos mesas para discutir el tema, sin embargo el trabajo reportado fue catalogado por Alamilla como acciones de burocracia de instituciones nacionales e internacionales cuyos magros resultados han sido criticados por periodistas.

No hay voluntad política para implementar el programa, además de que es absurdo que el Estado diga que quiere proteger a la prensa, si entre los principales agresores se cuenta a agentes del Estado, expresó la directora de Cerigua.

En 27 de los 54 casos de agresiones cometidas durante el pasado año figuran autoridades del Estado y miembros de la seguridad pública; por su parte, 65 funcionarios fueron señalados en las 74 denuncias recibidas por el Ministerio Público (MP).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.