viernes, 20 de febrero de 2015

Inundaciones en Córdoba. Dreizik: “Es la voracidad del capital nuevamente conspirando contra la gente”

Melissa Zenobi (ACTA)

En relación a las inundaciones que tiene consternado al pueblo cordobés, con cientos de evacuados y una cifra de muertos que asciende a 8, hablamos con Guido Dreizik, Secretario General de la CTA en esa provincia. Se refirió a las principales causas y a la actitud que mantiene el Estado, incapaz de asistir debidamente al pueblo damnificado.

-¿Cómo está la situación en Córdoba en relación a las inundaciones?

- La situación es dramática porque la gente no tiene a donde ir, hay muchos evacuados, y ha vuelto a llover. Todo indica que durante febrero va a llover varias veces más, lo que no sería una cosa de locos teniendo en cuenta que hay dos elementos que se conjugan y que sí tienen que ver con la mano humana. Una cuestión fundamental es que en la zona se ha desmontado mucho a favor de los emprendimientos inmobiliarios, y la falta de árboles hace que el agua se deslice rápidamente y se formen estos aludes. Es la voracidad del capital nuevamente conspirando contra la gente. Este es un elemento, y el otro es que no hay organización para contener este tipo de acontecimientos. La provincia no tiene forma de llegar rápidamente a la gente, por más discursos que haga el Gobernador. Todos tenemos gente alojada en nuestras casas, porque la gente solidariamente ha ido en busca de sus amigos y sus conocidos. Pero ni las municipalidades, ni la provincia saben qué hacer en un momento como este. No se orienta claramente sobre qué cosas hacen falta, cuáles son las prioridades, cuáles serán las vías de distribución. Se le ha tirado el problema a Cáritas, por lo que no es la provincia quien coordina la ayuda a la gente, sino que es Cáritas.

-Por un lado tenemos los emprendimientos inmobiliarios como principal causa, pero a la vez hay una desidia en relación a la falta de obras para contener este tipo de eventos climáticos que son comunes en Córdoba.

- En Córdoba y en la zona es muy común. Los ríos tienen lechos que exceden el caudal habitual. Uno mira esos ríos pequeñitos que van por el medio de un cañadón gigante y dice “qué exagerado el cañadón gigante”. Lo que pasa es que, como es montaña, cuando llueve se junta el agua y pasa. Ahora bien, si en el medio se instalan casas precarias –porque la gente se instala donde puede y no hay planes de vivienda con la correcta planificación-, entonces cuando viene el agua, arrasa con todo, incluido viviendas. Entonces el verdadero problema es que la gente que está en los gobiernos no piensa en lo que tendrian que hacer en un lugar como este. La ciudad de Córdoba tiene el mismo problema, sólo que todavía no se ha juntado el agua.

-Va camino a lo mismo…

- Y sí, acá en Córdoba han canalizado arroyitos, le han hecho canales –que debieron ser como los del Arroyo Maldonado- pequeñitos. Porque en el invierno pasa poquita agua. Son problemas estructurales de la Ciudad que se suman a un problema de una lluvia intensa. 300 milímetros en 14 horas es muchísimo, pero podrían haber sido dos días de zozobra y se convirtó en una semana de tragedia.

-Desde la CTA, y los sindicatos que integran la CTA, ¿están realizando algún tipo de actividad solidaria?

- Nos hemos puesto a disposición y estamos organizándonos. Pero muchas de las cosas que se hacen pueden ser obstáculos cuando uno ve que hay una presencia del Estado obstruyendo la organización popular. Entonces, está Gendarmería, está el Ejército pero no hay indicaciones de qué, cómo hacer, por dónde ir. Y todos tenemos que ir a llevar nuestras donaciones a Cáritas. Algo similar pasó durante los incendios el año pasado. En ese entonces, había brigadas de jóvenes dispuestos a entrar al monte para combatir el fuego y la policía los echaba y se lo impedía. Una cosa del Estado que no deja que se desnude su incapacidad ni su negligencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.