viernes, 20 de febrero de 2015

La Marcha del Silencio que hizo mucho ruido

Ramiro Parodi (RED ECO)

Para el siguiente análisis nos valdremos de las tapas y las notas centrales de tres de los diarios más masivos de la Argentina: Clarín, La Nación y Página 12. Retomaremos la cobertura del 18F con el fin de analizar el relato construido entorno a ella. La manifestación, que también fue llamada “La marcha del silencio”, brilló por los dichos que alrededor de ella se pronunciaron. Red Eco Alternativo.

La Nación



El tinte “objetivista” de la cobertura de este matutino no nos extraña. Sin embargo, se filtran en pequeños detalles su postura y la defensa de sus intereses. El diario fundado por Mitre tituló: “Una multitud bajo la lluvia” con el fin de remarcar el carácter masivo y épico de la jornada. En la tapa optó por una toma general en la que se veía la gran cantidad de personas que presenciaron la marcha. Un dato que no es casual es que en la foto de tapa se puede observar una pancarta (la única) que reza: “Apagaron a Nisman, encendieron la esperanza”. Con un claro mensaje hacia el Gobierno. La Nación no lo escribe, su foto lo exhibe y si ellos lo muestran, de alguna manera lo están avalando.

La nota central intenta describir “los hechos tal cual fueron”, es un relato cronológico que comienza con la llegada de Sandra Arroyo Salgado con una de sus hijas y finaliza con el “minuto de silencio” y el himno nacional cantado entre manifestantes, fiscales y partidos políticos. Esta nota no titulada puede ser complementada por la escrita por Gabriel Sued: “Una multitud marchó bajo la lluvia para pedir justicia por la muerte de Nisman”.

Para el periodista la marcha fue “contra el kirchnerismo” y califica como “obvia” la increpación por parte de algunos manifestantes a Cristina Fernández de Kirchner como “asesina” (“También corearon ‘¡Argentina! ¡Argentina!’, en un grito que se mezclaba con otro de tono muy agresivo: ‘¡Asesina! ¡Asesina!’. Era una referencia elíptica, pero obvia, a la Presidenta, a la que buena parte de los que marcharon culpa de la muerte del fiscal”). Con estos datos podemos entender que, lejos de ser una marcha “familiar” y “apartidaria” el diario intentó sostener un discurso que se tensaba entre el carácter cívico del 18F y la responsabilidad del Gobierno Nacional en la muerte del fiscal Nisman.

Clarín



En su tapa, el diario remarcó la situación climática adversa y el número de manifestantes pero, a diferencia de La Nación, señaló que participaron representantes de partidos políticos, la Unión Industrial Argentina, la AEA y ruralistas. El matutino la definió como “una impresionante muestra de solidaridad con la familia Nisman y un potente reclamo sobre verdad y justicia sobre su muerte”, en clara contradicción con el oportunismo del que se valieron las instituciones que ellos mismos señalan.

En la nota central, escrita por su editor Leonardo Míndez, destacó que la marcha fue “sin banderías”, idea con la que luego se insistió al sostener “sin colores políticos”. Aquí encontramos un claro intento por desteñir de politicidad a una manifestación que la convocó parte del Poder Judicial, sucedió en Plaza de Mayo (topos político por excelencia en la Argentina), fue retomada masivamente por los medios de comunicación e incluso participaron partidos políticos. Si allí no se juega la política...

Finalmente en un párrafo fatídico, Míndez comparó la marcha del 18F con la que se realizó el 20 de julio de 1994 a escasos dos días del atentado a la Amia. En este marco, trató de resaltar el gesto del entonces presidente Carlos Menem que “pese a la silbatina” estuvo ahí mientras que durante la Marcha del Silencio Cristina Fernández de Kirchner estaba “encabezando un acto propio y autocelebratorio en la Central Nuclear de Atucha y luego voló a su residencia veraniega de Chapadmalal, donde hoy festejará su cumpleaños 62”.

Página 12



En su portada optó por una toma detalle de los fiscales que convocaron a la marcha. Esto viene en línea a la forma en que abordó la marcha desde que se anunció. Particularmente en las ediciones dominicales Página 12 se centró en la historia de los fiscales; el 8 de febrero, en su bajada de tapa señaló: “Varios de los fiscales convocantes a la marcha con la excusa de la muerte de Nisman, entre ellos Raúl Plee y Germán Moldes, fueron acusados por las víctimas de entorpecer la investigación del atentado a la AMIA”. El diario se centró en destacar la composición social de los manifestantes (“similar a la de los cacerolazos”) y de la ventaja que intentó sacar la oposición política al asistir a la marcha.

En su nota central de la cobertura del 18F, Nicolás Lantos enfatizó sobre el oportunismo político de los partidos opositores al kirchnerismo: “Los precandidatos presidenciales con aspiraciones en las elecciones de este año tuvieron asistencia perfecta” quienes “luego (de la marcha) salieron a expresar su opinión por los medios”.

A su vez escribió que la convocatoria fue ampliamente inferior que las del 13S, 8N o 18A (cacerolazos contra el kirchnerismo entre 2012 y 2013) mientras que para Clarín y La Nación fue la manifestación más numerosa contra el gobierno. Fueron 60.000 manifestantes para Página 12 y 400.000 para los otros dos matutinos.

Por último, P12 es el único de los medios analizados que resaltó la presencia de autoridades de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) y de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) mientras que subrayó que los familiares de las víctimas del atentado de 1994 declinaron su participación de forma unánime. Aquí hay una clara puesta en cuestión de la transparencia del motivo de la marcha, P12 retoma la postura de los parientes de las víctimas para dar a entender que detrás de la marcha no (solo) hay un reclamo por el esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman sino que subyacen cuestiones de la política actual en un año de elecciones presidenciales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.