lunes, 9 de febrero de 2015

Las mil y una gorras

Manuel Costa (EL ESLABÓN - REDACCIÓN ROSARIO)

Cinco policías de Rosario están bajo investigación a raíz de una denuncia anónima por supuesta protección a kioscos de droga. Según el titular de la secretaría de Control de Seguridad santafesina, suman un millar los sumarios abiertos a miembros de la fuerza.

La Dirección de Asuntos Internos inició una investigación contra cinco policías de la Unidad Regional II, a raíz de una denuncia anónima enviada al titular de la Secretaría de Control de Seguridad provincial, Ignacio del Vecchio, vía correo electrónico, con un video adjunto donde aparece un efectivo policial manipulando bolsas de nylon presumiblemente conteniendo drogas.

La denuncia enviada por e-mail sostiene que algunos de los uniformados, que aún siguen en funciones, son propietarios de bienes que no se corresponden con sus ingresos, específicamente vehículos de alta gama.

La investigación se inició a fines de enero, a partir de la recepción del correo electrónico y el video a la cuenta de correo electrónico del titular de la Secretaría de Control. “Aparentemente, una persona que estaba en el lugar donde supuestamente se estaba haciendo la distribución de drogas en bolsas de nylon, lo filma con un celular y esta misma persona es la que me manda la filmación y una denuncia (vía mail) contra este policía que pasó a disponibilidad y de otros más que estarían en el negocio”, narró Del Vecchio a el eslabón. La autora del correo electrónico, identifica a la persona que aparece en el video como un sargento de la policía santafesina de iniciales L.G.

Tras corroborar su identidad, Asuntos Internos inició la investigación al suboficial así como también del comisario superior A.B., el subcomisario F.F., el subinspector E.R. y el suboficial C.A. Sobre estos últimos, el funcionario provincial dijo que se está haciendo una investigación patrimonial dado que en la denuncia se les atribuyen bienes muy por encima de lo que podrían acceder con sus sueldos. En ese sentido, indicó que existe una ley específica (la Nro. 12.238) “por la que se deben investigar los bienes de todos los policías”.

La denuncia sostiene que el suboficial L.G. administra quioscos de droga en la zona sur de Rosario, “en su mayoría, en jurisdicción de la comisaría 11ª”. Afirma además que este suboficial fue secretario del comisario A.B. y luego de F.F. –siempre según el correo, estos dos últimos “investigados por enriquecimiento ilícito”– hasta que fue asignado a la subcomisaría 19ª del barrio Las Flores donde “entabló relación con miembros de la banda de Los Monos”.

La denunciante asegura que estos cinco policías compondrían una banda narco liderada por A.B. y señala que entre ellos está el nexo entre una comisaría y una de las barrabravas locales.

Saludos de una policía honesta

“Lamentablemente la fuerza está podrida y eso los mandos inferiores lo ven. ¿Cómo hace un comisario principal con un sueldo de 15.000 pesos mensuales para conducir una Volkswagen Amarok de casi medio millón de pesos? ¿O un sargento con un sueldo de 9.000 pesos para ir a trabajar en un Chevrolet Cruize de 300.000?”, señala la denuncia enviada a Del Vecchio por mail.

“Esta gente tiene que estar como mínimo exonerada de la fuerza, son una vergüenza al uniforme y sin embargo permanentemente son premiados por las distintas conducciones con destinos más seductores para la concreción de su actividad”, agrega el texto, según detalló Del Vecchio a este medio, que habría sido remitido por la misma persona que habría filmado el video que adjunta y que cierra con la frase: “Saludos de una policía honesta”.

No éramos pocos

La investigación sobre estos cinco policías se suman al millar de sumarios e informaciones sumarias que impulsa la Secretaría a cargo de Ignacio Del Vecchio, quien aseguró que muchos de los cuales tienen origen en la presunta complicidad de efectivos policiales con el crimen narco.

Del Vecchio precisó que los sumarios abiertos derivan de una cantidad mayor de denuncias recibidas tanto por la fiscalía, realizadas vía telefónica al servicio 0800 de esa entidad, o vía correo electrónico.

Sostuvo que entre las denuncias hay de todo: “policías que denuncian a otros policías porque no hacen horas extras y las cobran o porque están sin servicio y siguen cobrando, casos de extorsión y de presunta vinculación con la venta de drogas”.

Ante el intenso flujo de denuncias, Del Vecchio destacó la importancia de la inminente reglamentación del Tribunal de Conducta, organismo que para el funcionario viene a agilizar los tiempos de resolución de los muchos sumarios que “hoy duermen el sueño de los santos justos. Nunca se definen”.

En cuanto al estado general de la fuerza policial, el ex presidente del Colegio de Abogados de Rosario evaluó que “lo que se ve hoy en la fuerza ha sido así desde siempre. En todo lugar, en cualquier profesión están los corruptos y los que no lo son. Lo que sí rescato es que creo que por primera vez se destapa la olla. Hay una olla bastante podrida que el gobierno la está destapando y que al hacerlo sale a la luz cualquier clase de porquería. Pero lo importante es haber destapado la olla. Por ahí avanzamos un paso y retrocedemos cuatro, pero lo importante es la voluntad política de destapar esa olla para empezar a limpiar esa suciedad que estaba desde siempre bajo la alfombra”.

Agregó que es un trabajo de “largo plazo”, confió que “la fuerza ejemplificadora de la sanción va a repercutir sobre todo en la conducta de la nueva policía que se está generando desde el gobierno de la provincia y que son el futuro”, y supeditó a la pronta resolución de los sumarios abiertos la disminución a mediano y largo plazo de la cantidad de denuncias contra la policía.

“Parecen alarmantes estos mil sumarios, lo importante es que se está trabajando en corroborar si es o no cierto que esto es así, y esto antes no se hacía y ahora sí. Hay que quedarnos con la parte positiva y no la negativa. Parece un número alto pero lo importante es que se esté investigando y que todos estos casos estén saliendo a la luz”, insistió por último.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.