viernes, 6 de febrero de 2015

Marcha a 13 años del asesinato de Javier Barrionuevo

ANRED

Si bien 15 meses después, en mayo de 2003, se lograba llevar a juicio a Jorge Bogado, su crimen quedaría impune, a raíz de una turbia actuación del fiscal actuante en la causa. Al cumplirse 13 años del asesinato del militante piquetero Javier Barrionuevo. mañana viernes 6 de febrero a las 9 horas, se realizará en su nombre, la Caravana contra la impunidad. La cita es en la estación El Jagüel, Fray Luis Beltrán 2848.

Como fueron los hechos

En la madrugada del 6 de febrero del 2002 un "Ford Falcon" atravesó un corte de ruta realizado por el MTD local sobre la ruta 205, a la altura de la ciudad de El Jagüel en el marco de un plan de lucha en reclamo de planes de empleo y alimentos para los comedores populares. Su conductor era Jorge "Batata" Bogado, un conocido puntero de estrecho vinculo con el ex intendente de Ezeiza y actual ministro de Seguridad bonaerense Alejandro Granados, ayer duhaldista, anteayer menemista y hoy devenido ferviente oficialista y con el ex intendente de Esteban Echeverría Alberto Groppi * (tres mandatos 1995-2007 en democracia y fallecido en 2011) quien fuera intendente también durante la última cívico-dictadura, entre noviembre de 1979 y diciembre de 1983. En ese distrito funcionaron 5 Centros Clandestinos de Detención y en el período de su mandato, según está denunciado en la CONADEP, hubo por lo menos 4 casos de detenidos desaparecidos.

Bogado sin vacilar abrió fuego con su pistola 9 milímetros hiriendo de muerte a Javier Barrionuevo de 31 años de edad y uno de esos tantos changarines bonaerenses que la peleaban en un duro contexto de represión y exclusión que propiciaba el gobierno del ex presidente Duhalde. Este piquete se encontraba permanentemente custodiado por efectivos de la comisaría 5° de El Jagüel quienes misteriosamente desaparecieron en el momento del hecho.

“Gordo, quedate tranquilo que era un malandra… después nos comemos un asado en tu parrilla”. (Palabras del comisario Claudio Bonorino a Jorge Bogado, reproducidas por ANRed, el 7 de febrero de 2002, 13 horas después del asesinato).

El juicio una farsa

El autor del tiro que asesino a Barrionuevo, tuvo el privilegio de esperar el juicio en libertad. El 23 de mayo del 2003, comenzaba el juicio en los Tribunales de Lomas de Zamora con los testigos que declararían contra "Batata" amenazados de muerte por la policía bonaerense y el manto de impunidad que habían dejado sobre los argentinos las represiones del 19 y 20 diciembre de 2001 y las muertes de Maxi Kosteki y Darío Santillán en el puente Pueyrredón.

El papel del fiscal, Pablo Pando, fue determinante para absolver a Bogado, éste desestimó las pruebas acusatorias existentes y declaró desierta la acusación. Según las normas procesales, los jueces, en este caso Pablo Little, Pedro Pianta y Guillermo Puime no tienen atribución de condenar si el fiscal no pide condena.

El fiscal en sus ratos libre era el presidente de un selecto club de rugby de Adrogué, Pando es sobrino del ex almirante represor Lacoste, cuñado del dictador Jorge Rafael Videla. Los engranajes de la justicia democrática parecían aceitados con la misma impunidad que existió en dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.