miércoles, 18 de febrero de 2015

Medios movedizos: ¿Descubrirá El Ciudadano?

Manolo Robles (REDACCIÓN ROSARIO)

Todo indica que Cristóbal López tiene casi cerrado su desembarco en Ámbito Financiero, de Orlando Vignatti, también dueño del matutino rosarino. La incógnita es si en la negociación se incluye el futuro del centenar de laburantes del diario de calle Dorrego.

Una novedad de peso asomó en el horizonte siempre complicado de los trabajadores del diario El Ciudadano: la irrupción del empresario Cristóbal López como posible comprador de Ámbito Financiero, cuyo dueño es Orlando Vignatti, también propietario del matutino rosarino que sobrevive desde 1998. La definición de la venta de Ámbito Financiero es seguida con expectativa por el centenar de laburantes de El Ciudadano y el Sindicato de Prensa Rosario, por cuanto se supone que tras ello se definirá el futuro del diario con redacción en calle Dorrego al 900, donde desde fines del año pasado persisten señales de abandono patronal.

En principio, todo se encaminaba a que Vignatti le vendiera Ámbito Financiero a sus socios históricos del grupo Uno de Daniel Vila y José Luis Manzano, propietarios de La Capital y LT8. Pero el lunes 9 de febrero, Cristóbal López entró en escena. Ese día, los delegados sindicales del diario porteño que fundara el aristocrático Julio Ramos fueron a la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación para una nueva audiencia en el marco de su reclamo de pago de deudas salariales: el sueldo de enero, vacaciones, parte del último aguinaldo, el aumento paritario del 2014, incumplimientos típicos de las empresas regenteadas por Vignatti y varias otras del ámbito de las comunicaciones.

Enorme fue la sorpresa de los delegados cuando el funcionario de la cartera laboral les informó que fueran a ver sus cuentas, porque la empresa había saldado absolutamente todas, sí, todas, las deudas salariales. “Estamos totalmente al día”, se pellizcaron los delegados, que luego fueron anoticiados formalmente por personal jerárquico del diario de la aparición en escena de Cristóbal López: “Antes había un oferente, ahora hay dos”, les informaron.

En sus ediciones del jueves 12, los diarios Clarín y La Nación ya daban por hecho el traspaso de Ámbito a Cristóbal López, pero ni comprador ni vendedor habían aún oficializado que la operación ya estuviera cerrada. En Rosario, en tanto, las imaginaciones volaban en la redacción de El Ciudadano, cuyos trabajadores han sabido soportar patrones poco apegados al cumplimiento de los derechos laborales, como los propios Vignatti y Vila-Manzano y también el ex presidente de Newell’s, Eduardo López.

Este otro López, Cristóbal, titular del grupo Indalo, conocido por ser propietarios de numerosos casinos pero con expansión en varios otros rubros, incluido el de los medios, es cuestionado en sectores opositores por su cercanía al gobierno nacional y a la familia Kirchner. De allí que se especule con que el hombre irrumpió en la escena para evitar que Ámbito quede en manos de los empresarios mendocinos, jugados con la candidatura presidencial de Sergio Massa. En cuanto a las actitudes de Cristóbal López como patrón, con el cancelamiento de la deuda salarial en Ámbito dio una señal más que fuerte, lo que obviamente no garantiza nada a futuro pero al menos alivia el presente de los laburantes, quienes siempre son el pato de la boda.

En los últimos años, Indalo adquirió varios medios, como por ejemplo C5N y Radio Diez. Y ahora, con el desembarco en Ámbito, incursionaría en la prensa gráfica. Lo que resta saber es si las negociaciones entre Cristóbal López y Vignatti tendrán definitivo final feliz y si El Ciudadano está incluido en el posible acuerdo o no. Como siempre en los conflictos en los medios, lo que está en juego son fuentes de trabajo y también los derechos a la información y la libertad de expresión de la población, más en una ciudad como Rosario, donde el monopolio de La Capital en la prensa gráfica lleva décadas y décadas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.